Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arzobispo de Boston dimite por los escándalos sexuales en su diócesis

Bernard Law pide disculpas a todos los que han sufrido por sus "omisiones y errores" y ruega a todos que recen por él

Los escándalos sexuales protagonizados por el clero católico en EE UU se han cobrado hoy la cabeza del máximo responsable de la diócesis de Boston, donde se habían acumulado más de 450 denuncias por este tema. Bernard Law, cardenal arzobispo de la ciudad, que se encontraba en Roma para tratar precisamente de este tema con el Papa, ha presentado su dimisión. El Vaticano se ha apresurado a aceptar su renuncia.

En una declaración hecha pública tras su renuncia, Law ha expresado su deseo de que su renuncia "facilite la reconciliación y unidad que necesitamos desesperadamente" y ha pedido disculpas a "todos aquellos que han sufrido por sus omisiones y errores". Y concluye dramáticamente: "por favor, tenedme presente en vuestras oraciones".

Law, de 71 años, se encontraba en el punto de mira de la opinión pública, que le acusaba de haber protegido a curas pederastas de su archidiócesis. Según las denuncias presentadas, durante décadas el cardenal no tomó medidas contra los sacerdotes que habían sido denunciados reiteradamente por abusos sexuales y se limitó a trasladarlos de parroquia.

Posible bancarrota

El pasado mes de abril Law ya ofreció su dimisión y la jerarquía consideró la posibilidad de sustituirle. En los últimos días se había apuntado la posibilidad, más suave pero con iguales efectos prácticos, de colocar a su lado a un obispo coadjutor, destinado a sucederle cuando, dentro de cuatro años, el purpurado llegara a la edad de jubilación.

Resuelta, o al menos aliviada, el problema moral con la dimisión del arzobispo queda ahora pendiente el no menos importante problema económico. Las finanzas de la diócesis se hallan contra las cuerdas entre otras cosas porque las múltiples demandas por abusos sexuales van acompañadas de petición de cuantiosas indemnizaciones. Esta semana los asesores económicos eclesiales habían aconsejado incluso la declaración de bancarrota, pero fuentes legalmente se duda de que pueda aplicase dicha fórmula a una entidad teóricamente sin ánimo de lucro.

El sustituto de Law, monseñor Richard Gerard Lennon, un estadounidense de 55 años nacido en Arlington (Massachusets), es el obispo titular de Sufes y el auxiliar de Boston, cargos que ocupa desde junio de 2001.