Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El obispo de Boston viaja a Roma para tratar de los escándalos sexuales de sus sacerdotes

La Santa Sede estudia nombrar un obispo coadjutor para acallar las críticas sin forzar una renuncia traumática.- La diócesis afronta indemnizaciones por valor de cien millones de dólares y plantea declararse en quiebra

El obispo de Boston, Bernard Law, ha emprendido hoy un complicado viaje a Roma para tratar los dos problemas más acuciantes de su diócesis: los escándalos sexuales protagonizados por sus prelados y la inminente bancarrota derivada de las indemnizaciones millonarias que podría tener que afrontar. Los sacerdotes bajo su jurisdicción acumulan unas 450 denuncias por abusos sexuales.

"Puedo confirmar la presencia del cardenal Bernard Francis Law en Roma. El cardenal ha venido para informar a la Santa Sede de diversos aspectos de la situación de su diócesis" ha informado escuetamente en un comunicado el portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro-Valls, que no ha añadido más detalles.

Según la televisión estadounidense, el cardenal ha viajado a Roma para pedir consejo al Papa y buscar una solución que evite los procesos judiciales derivados de la presentación de las más de 400 denuncias. De prosperar éstas, las indemnizaciones y sus intereses podrían superar los cien millones de dólares.

De momento la Santa Sede se ha planteado una fórmula que permitiría acallar las críticas a Law, muchas de ellas procedentes de sus propios sacerdotes, sin forzar su renuncia. Esta consistiría en nombrarle un sucesor a título de coadjutor, lo que en la práctica le privaría de sus atribuciones, pero sería menos traumático que una dimisión. Esta posibilidad la ha apuntado una fuente del Vaticano que ha preferido guardar el anonimato a la agencia Reuters.

Posible quiebra

En este contexto caótico, el consejo financiero de la diócesis había dado el miércoles su aprobación para que el cardenal declarara a la misma en quiebra.

Sin embargo, un responsable vaticano experto en derecho ha expresado a la agencia AFP sus dudas sobre esta posibilidad, al tratarse de una entidad eclesiástica sin ánimo de lucro. "Habría que ver en detalle lo que dicen las leyes estadounidenses al respecto y los documentos que el cardenal va a aportar a la Santa Sede para pronunciarse con más precisión", ha asegurado.