Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCÁNDALO SEXUAL

Los franciscanos desmienten que el imputado por abuso de menores pertenezca a la orden

La Curia Provincial Franciscana, a través de su Ministro Provincial, Miguel Vallecillo Marín, ha desmentido hoy que José Herrera Pérez-Blanco, imputado como presunto autor de abusos deshonestos a menores perpetrados en una residencia de Cádiz, forme parte de la Orden Franciscana.

En contra de lo publicado ayer en un primer momento, el detenido no es "padre franciscano", lo que le elevaría al cargo de sacerdote, que no tiene.

Según el servicio de Información de los Obispos del Sur de España (Odisur), Herrera formó parte de la Congregación de los Franciscanos de la Cruz Blanca hasta su salida voluntaria de la misma en 1990" y que desde entonces "no ha mantenido ninguna vinculación ni con ésta ni con otras congregaciones religiosas". La nota indica que este hombre "no forma parte en la actualidad de ninguna congregación religiosa" franciscana, ni de la Orden de los Frailes Menores, Franciscanos de la Cruz Blanca, Franciscanos de la TOR o Franciscanos Menores Conventuales.

La Guardia Civil detuvo a Herrera el pasado 29 de octubre en Madrid tras la acusación de dos ex trabajadores de la residencia El Santísimo, en Medina Sidonia (Cádiz), de ser el autor de supuestos abusos sexuales. El antiguo fraile, que ha sido puesto en libertad con cargos tras prestar declaración ante la titular del juzgado número dos de Chiclana, ha negado las imputaciones y ha apelado al buen nombre de la institución.

Los dos trabajadores, Angel Sánchez, de 31 años, y Marco Antonio Rosendo, de 23, aseguraron a la Guardia Civil en su denuncia que fueron objeto de abusos sexuales por parte de Herrera durante años (Rosendo era entonces menor de edad) y también por otro fraile del mismo centro.

La Asociación Benéfica y Católica Obreros de la Cruz, de la que es responsable Herrera, se dedica a cuidar ancianos enfermos y niños deficientes, labor por la que recibe subvenciones de la Junta de Andalucía. La organización ha negado estas acusaciones y asegura que los denunciantes "sólo quieren dinero".

Desde la Iglesia se afirma que la asociación Obreros de la cruz "no tiene vínculo alguno con ninguna de las cuatro congregaciones de franciscanos".