Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BARCELONA

Un hombre de 86 años ahoga a su mujer, enferma terminal, "para no verla sufrir"

"Sólo me arrepiento de no haberme suicidado después", asegura el asesino confeso

"No podía seguir viéndola sufrir". Con ese dramático argumento ha justificado V.L.B. el asesinato por estrangulamiento de su esposa esta mañana en Barcelona. La fallecida, M.B.C., que padecía alzheimer en fase terminal, demencia senil y obesidad, tenía 83 años. El homicida confeso, que por su avanzada edad no irá a la cárcel de ser condenado, 86.

Los hechos han sucedido poco después de las 11 de esta mañana en el domicilio de la pareja, situado en el segundo piso del número 129 del paseo Valldaura. A esa hora los vecinos se han visto sorprendidos por los gritos de "la he matado, la he matado" que profería el presunto asesino mientras bajaba corriendo a la calle.

Alertada una patrulla de la Guardia Urbana cercana al lugar y llegados los agentes a la escena del crimen, el anciano se ha autoinculpado de la muerte de su esposa. Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) han entrado entonces en el domicilio y han comprobado que la mujer yacía muerta en la cama. La investigación ha confirmado que la muerte se produjo por estrangulamiento.

Sin malos tratos

"Sólo me arrepiento de no haberme suicidado después", ha contado V.L.B. a los agentes, a los que ha descrito el terrible estado en el que se hallaba su esposa. "Se lo hacía todo encima, estaba en fase terminal y yo sufría mucho viéndola así", ha asegurado. La familia tenía intención de llevar a la fallecida a una residencia el mes que viene ante la dificultad de atenderla en casa, pero su marido "no quería que la ingresaran, aunque tampoco veía otra solución", según ha relatado su nuera.

"Él es una bellísima y excelente persona y el matrimonio se llevaba muy bien", ha confirmado. Fuentes policiales han asegurado que la versión del detenido parece ser cierta puesto que no se han encontrado indicios de malos tratos en la víctima. Además, los vecinos han corroborado que jamás habían visto discutir a la pareja.

El Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Catalunya, que se encarga de la investigación, tiene la intención de poner a disposición judicial al parricida a primeras horas de esta noche para que el anciano no pase la noche en la comisaría.