_
_
_
_
_

El espectacular estilismo de Samantha en ‘Sexo en Nueva York’: la condición que Kim Cattrall puso para volver a la serie

La estilista Patricia Field, la responsable de que la moda fuera la quinta protagonista de la serie, quiso encargarse de vestir una vez más al personaje de Kim Cattrall en su breve cameo en ‘And Just Like That…’.

Volvió Samantha Jones. Eso sí, hubo que esperar al último capítulo de la segunda temporada de And Just Like That…, el spin-off de Sexo en Nueva York, para poder ver de nuevo a la actriz Kim Cattrall en el papel de la inolvidable relaciones públicas. Tras años de polémicas y dardos en redes sociales, su regreso consistió solo en una escena de pocos segundos en la que no coincidió en el plano (ni el plató) con sus compañeras, pero que contentó a los fans. “71 segundos de majestuoso aplomo”, definía The Guardian. Una breve concesión en la que la intérprete se metió de nuevo en el personaje, sentada en la parte trasera del coche y vestida una vez más por Patricia Field, que no había querido estar hasta ahora en esta serie.

Con una gabardina metalizada sobre un vestido rojo y grandes anillos y pulseras de plata, Jones recupera todo su poderío. En la mano lleva un bolso de napa en color lima de Fendi, concretamente el modelo Fendi First en tamaño midi que apareció por primera vez en la colección otoño-invierno 2021/22 de la firma italiana. Una imagen con la que Field condensa el espíritu del personaje: “Quería traer de vuelta a Samantha Jones porque los fans lo pedían a gritos”, ha declarado en la versión estadounidense de Elle.

Samantha Jones sabía lo que quería en todos los aspectos de su vida, así que su armario siempre reflejaba esa seguridad con prendas tan rotundas como su personalidad. Inmensos abrigos, trajes sastre, vestidos estructurados, bolsos carísimos y llamativas joyas nunca faltaban en sus apariciones. El color era clave, tonos intensos como el rojo o el púrpura, así como los atrevidos estampados animales. Aunque si había una característica que marcaba su estilo era su apariencia despreocupada. Frente al tiempo que se le presuponía a Carrie Bradshaw preparando cada uno de sus looks, la sensación que transmitía ver a Samantha era una mucho más relajada.

No fue fácil establecer este estilo tan particular. Contaba Field que en un principio tuvo que pelearlo: los ejecutivos y productores de la serie querían que llevara minifaldas y escotes a todas horas, prendas en las que lo sexy fuera totalmente evidente, pero la responsable del vestuario supo definir una sensualidad más evolucionada y sofisticada sin recurrir necesariamente a clichés.

El rojo y el morado fueron los colores que definieron al personaje; también los grandes accesorios y los bolsos de lujo.
El rojo y el morado fueron los colores que definieron al personaje; también los grandes accesorios y los bolsos de lujo.cordon press / getty images (Getty Images)

Field, estilista de todas las temporadas de Sexo en Nueva York, así como de las dos películas posteriores, fue la responsable de convertir al armario de las protagonistas en un personaje más de la serie. De hecho, podría decirse que ella inauguró la prolífica comunión entre series y moda que hoy alimenta las cuentas de resultados de los grandes grupos del lujo. Desde la Baguette de Fendi, el bolso que obtuvo estatus de culto tras colgarse del brazo de Carrie Bradshaw (no es casualidad que Jones lleve Fendi en su retorno), a los zapatos de Manolo Blahnik que aparecen desde el primer capítulo de 1998.

Por eso sorprendió que al anunciarse el regreso de Carrie y sus amigas tampoco estuviera Field. Entonces alegó el comodín de los problemas de agenda (trabajaba en Emily en París), pero su aparición solo para vestir a Cattrall habla por sí sola. Si hacen falta más aclaraciones, también las ha dado: en los últimos meses se ha encargado de señalar siempre que ha podido que sin Jones hay un vacío en And Just Like That…, “todo el mundo está enfadado”, decía por ejemplo en The Sunday Times.

Cattrall y Field son grandes amigas y así lo han demostrado en las últimas décadas en todo tipo de actos públicos y privados retransmitidos en sus redes sociales: “Yo con Patricia Field. Una querida amiga y confidente”, escribía en su Instagram en 2021 la actriz. Por eso Field no quiso perderse su breve cameo, porque Samantha Jones se merecía plasmar de nuevo su imagen poderosa en muy pocos segundos y nadie como la estilista para conseguirlo.

El vestuario de Samantha Jones era siempre sensual, pero no necesariamente ‘sexy’.
El vestuario de Samantha Jones era siempre sensual, pero no necesariamente ‘sexy’.cordon press
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_