_
_
_
_
_

Sydney Sweeney: «No sé cuál es la definición del sueño americano, pero sí creo que cualquiera puede lograr su sueño si trabaja duro para conseguirlo»

La conocimos en ‘El cuento de la criada’ pero ‘Euphoria’ la situó como una estrella en ciernes. En cinco años, Sydney Sweeney se ha convertido en una actriz fetiche con talento para lo liviano y lo intenso. A pesar de la huelga del sindicato de actores, que le impide comentar sus nuevos proyectos, hablamos con ella del futuro, que sin duda brilla.

En ambas imágenes, la actriz lleva  jersey de MARNI.
En ambas imágenes, la actriz lleva jersey de MARNI.Thomas Whiteside

Esta entrevista no iba a ser fácil. Por el respeto y apoyo a la huelga del Sindicato de actores de Hollywood, Sydney Sweeney (Spokane, Washington, 25 años) no podría hablar, ni siquiera mencionar, ninguno de sus proyectos presentes, pasados o futuros. Es decir, hablar del éxito veloz y mundial que lleva viviendo esta actriz en los últimos cinco años sin hablar de El cuento de la criada, ni de The White Lotus ni de Euphoria. Tampoco de Reality (que estrenará Filmin en exclusiva en España el 15 de septiembre, tras su paso por el Atlàntida Mallorca Film Fest), una de sus interpretaciones más celebradas hasta ahora, ni de Madame Web, uno de sus próximos proyectos más grandes, con el que se mete en las grandes franquicias del cómic. Incluso comentar las películas que está llevando a cabo con su propia productora, Fifty-Fifty Films, quedaba excluido. Por suerte, Sweeney supo convertir la adversidad en otra cosa, como siempre ha hecho, por otro lado. Habló de su infancia en un pequeño pueblo, del sacrificio de su familia para perseguir su sueño de ser actriz, sus mediáticas aficiones como restaurar coches antiguos (y retransmitirlo por TikTok), sus acuerdos con marcas como Armani Beauty, Miu Miu, Ford, Laneige, Samsung, Bai…

Pero si ya iba a ser una entrevista diferente, no sencilla, se complicó aún más. Programada, en principio, para la tarde del 31 de julio, una llamada de su publicista en el último momento lamentaba que la actriz no se encontraba bien y teníamos que recolocarla otro día. Pocas horas después saltó la noticia de la muerte del actor Angus Cloud, su compañero de reparto en Euphoria, a los 25 años (la familia hizo alusión a su “batalla con la salud mental”). Tras ese inesperado golpe, resultaba comprensible que la actriz cancelara del todo la entrevista. Y, sin embargo, con la profesionalidad y la ética de trabajo de las que ha hecho bandera, nos citó solo 24 horas después, cuando aún ni siquiera había podido encontrar las palabras para despedirse de su amigo en las redes sociales. La entrevista no podía ser un camino de rosas. Tras las condolencias, nada más empezar, nos dijo: “No estoy lista para hablar de esto, para nada. Está siendo muy difícil para mí y para todo el equipo. Y no creo… No estoy preparada para hablar sobre ello”. De hecho, aunque en muchas de sus entrevistas pasadas Sweeney ha sido muy abierta hablando de salud mental, de la presión de la repentina fama, de ansiedad, el tema también quedó fuera de la charla. 

Sydney Sweeney lleva abrigo, medias y shorts de MIU MIU y collar de SYDNEY EVAN.
Sydney Sweeney lleva abrigo, medias y shorts de MIU MIU y collar de SYDNEY EVAN.Thomas Whiteside

La primera pregunta parece obligada, ¿cuáles son sus pensamientos sobre la huelga de actores? ¿Tendrá un final feliz pronto?

Eso espero. Todo el mundo merece un sueldo justo. Y creo que hay que trabajar mucho hacia ese fin. Esperemos poder llegar a un final amable porque la gente necesita trabajar. Y la gente necesita arte. El arte es bueno para ti, para el alma. Así que, ojalá, podamos dar arte a la gente de nuevo.

Es conocido el plan de negocios que preparó para sus padres sobre su proyecto de ser actriz. ¿Qué decía, cuáles eran los pasos y la meta?

Así es, yo tenía unos 10 u 11 años, no había redes sociales, crecí en un pequeño pueblo, así que no tenía ni idea de cómo eran Hollywood o Los Ángeles, solo sabía que quería salir en televisión por lo increíble que debía de ser interpretar todos esos personajes tan distintos. Mis padres tampoco sabían nada de este mundo, ni teníamos ninguna conexión, ellos pensaban que era como que quisiera ser princesa, que no iba en serio, pero les hice cambiar de opinión con una presentación en la que explicaba qué necesitaba hacer los próximos cinco años, como conocer directores de casting, ir a audiciones para cortos, películas de estudiantes o anuncios. Quizá, con suerte, ahí conocería a un representante que me conseguiría audiciones para proyectos más grandes.

Esto fue cuando llegó una pequeña película de zombis a rodar a su pueblo…

Después de presentarles todo eso, me tomaron en serio y me dejaron ir al casting de esa peli muy pequeña, y conseguí un papel con una frase. Y nos lo pasamos muy bien, y me pagaron 200 dólares por dos semanas de trabajo. Después empezamos a ir a Seattle a audiciones. Solo con poder ir a castings sentí que estaba cumpliendo mi sueño porque ya podía fingir que era otras personas.

Y si esa pequeña película de zombis nunca hubiera llegado a su pueblo, ¿se ha planteado qué habría pasado?

Probablemente, habría dado con otra forma de ir a castings, yendo a Seattle. O cuando cumpliera los 18 años. Solo sabía que esto era lo único que quería hacer.

¿Y cómo y cuándo lo supo?

A los tres años ya montaba obras de teatro para mis abuelos en su casa. Siempre me gustó jugar, actuar, dejar volar mi imaginación. Y cuando me di cuenta de que eso era un trabajo real fue todo lo que deseé hacer. No tengo que elegir ser solo una cosa el resto de mi vida, porque como actriz puedo probar muchas vidas. Sonaba increíble. Y aun así mi madre insistía en que no me enamorara solo de una cosa, sino de muchas. Por eso, aunque mi gran sueño era ser actriz, me encantaban los deportes, estudiar… Es importante tener muchos y muy diversos intereses.

Fue número uno de su instituto, deportista… ¿pero no había plan b?

No, bueno, la interpretación es un negocio. Y creo que es muy importante ser capaz de llevar tu negocio, por eso fui a la escuela de negocios. Pero siempre pensé que si tenía un plan b significaba que estaba preparada a fracasar.

Esa orientación de negocio explica quizá por qué creó tan rápido su propia productora, un paso que los actores suelen dar mucho más adelante en sus carreras.

Aún estoy aprendiendo cada día, en cada rodaje, pero quería tener mi productora porque quería empezar a construir mundos en lugar de ser un mero personaje más, quería ser parte de la discusión de negocios y creativa detrás de mis proyectos. [Entre los que ya tiene dos películas rodadas, Immaculate y Anyone But You, más otros tres en preproducción, pero de los que no pudo hablar por la huelga].

¿Y en ese plan de negocios no hablaba de la posibilidad de ser una estrella como es hoy?

Nunca pensé en aceptar un trabajo pensando en que me iba a convertir en una estrella. Es un concepto que nunca se me pasó por la cabeza, solo me interesaban los personajes y los mundos que iba a construir. Nunca sabes si lo que haces va a tener éxito. Ni siquiera con… [se interrumpe antes de nombrar alguna de las series que la han convertido en famosa].

Viniendo de un pueblo pequeño, viniendo de casi nada —llegó a vivir con sus padres y hermano en una habitación de hotel— a tenerlo todo, ¿siente que está viviendo el sueño americano que tanto gusta en Hollywood?

No sé cuál es la definición exacta del sueño americano, pero sí creo que cualquiera puede lograr su sueño si trabaja duro para conseguirlo, sin importar de dónde vengas. Si de verdad quieres algo y vuelcas tu corazón, tu alma, tu tiempo y tu energía en ello, si trabajas muy duro, se hace realidad.

Total look de CAROLINA HERRERA y anillos de SYDNEY EVAN.
Total look de CAROLINA HERRERA y anillos de SYDNEY EVAN.Thomas Whiteside

Eso implica hacer muchos sacrificios.

Sí, muchos. Tienes que sacrificar mucho en el camino. Desde que era pequeña supe que esto es un intercambio. Y los sacrificios van cambiando.

Por ejemplo, siempre pensó que estaría casada y sería madre antes de los 22, ¿es incompatible con una carrera de su nivel?

Sí, simplemente hay tiempos diferentes para todo. Siempre quiero dar el 150% en todo lo que hago, ya sea actuar, producir, ser amiga, hija o madre. Quiero asegurarme de que cuando llegue el momento lo daré todo de mí. Siempre he soñado con ser madre, desde que era pequeña, pero también quiero ser capaz de darle todo a ese niño o niña o lo que quiera ser.

Da la sensación de que le gusta tener todo bajo control, ¿hay mucha frustración cuando las cosas no salen como pensaba, si llega un no?

Oh, estoy definitivamente acostumbrada al rechazo. Se me conoce por cinco series, pero me he pasado 10 años haciendo de 3 a 10 castings semanales en los que decían no. Aprendí a perseverar y a seguir adelante a pesar de todo.

¿Esos rechazos fueron crueles a veces, la hicieron sentir de menos?

Hay muchas formas de decir no, pero que te digan de joven o de niña que no eras buena para esto puede ser muy duro. Hubo muchas noches muy difíciles, pero siempre supe lo que quería y estaba decidida a, con suerte, lograrlo.

Mono corto de ALEXANDER MCQUEEN.
Mono corto de ALEXANDER MCQUEEN.Thomas Whiteside

¿Cómo definiría el éxito hoy? ¿Es demasiado apabullante?

Sinceramente, solo estoy viviendo la vida. Para mí, es solo seguir mi camino en la vida. ¿Es la vida más fácil? ¿Más difícil? Cada día es un nuevo día y yo intento tomarlo como viene, y sigo aprendiendo, e intento asegurarme de que estoy dando amor a todo el que me rodea, y de que soy feliz.

Hablando de felicidad, sus hobbies parece que son de esas cosas que la hacen feliz, como restaurar el coche de sus sueños, un Ford Bronco, las artes marciales…

Sí, es algo que sigo haciendo siempre que puedo. En cuanto estoy en Los Ángeles trabajo en mis coches. Tengo uno ahora mismo como próximo proyecto y me muevo por la ciudad en mi Bronco y en mi Mustang. Y en cuanto a las artes marciales no he podido practicarlas porque la mayoría de mis contratos profesionales no me dejan, ojalá pueda interpretar un personaje que luche. Me crie en la calle, practicando deportes de exteriores, siempre me interesó más aprender tocando y viendo, y haciendo. 

Otra de las cosas que sorprende sobre usted es su espontaneidad en entrevistas y apariciones públicas, ¿le ha traído consecuencias?

Creo que es importante ser honesta contigo misma y no creo que deba cambiar por aparecer en un medio, porque ya cambio a través de mis personajes, ese es mi trabajo. 

¿Qué es más difícil en esta industria: encontrarse a una misma o mantenerse fiel a una misma?

Lo más difícil para mí es que nunca hablo con mi voz auténtica porque sois los periodistas los que escribís mi voz. Puedo tener la conversación más auténtica contigo, pero lo que decimos o el contexto detrás acaba cambiado y los lectores lo ven de otra forma. Es lo más duro para mí.

* Estilismo Fabio Immediato. Maquillaje: Melissa Hernández (The Wall Group). Peluquería: Rob Talty (Forward Artists). Manicura: Zola Ganzorigt (The Wall Group). Técnico digital: Mike B. Producción: NM Productions. Producción local: Zoya Shybkouskaya. Asistentes de fotografía: Jacob Messex y Shanin Ansari. Asistente de estilismo: Claudia Murphy.

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_