_
_
_
_
_

Arena Martínez: «Quería que mis prendas llamasen la atención. Tienes que tener mucha personalidad para llevarlas»

Con tan solo 27 años la diseñadora madrileña da voz a la obra de artistas nacionales por medio de vibrantes diseños que irradian personalidad y energía.

kimono 1
Arena Martínez

Siempre tuvo clara su misión: “Llevar el mundo del arte a otra parte: el arte a la moda y la moda al arte”, cuenta Arena Martínez desde el otro lado del teléfono a S Moda. La joven madrileña, con una atracción innata por el arte y la moda, fundaba en 2017 su marca homónima con un objetivo rompedor: visualizar la obra de artistas en sus colecciones y trasladar el arte a otra dimensión.

“Desde el primer momento decidí producir en España y apoyar a artistas nacionales. Para mi era la oportunidad de darles voz”, recuerda. Después de estudiar business en Londres y cursar un máster de diseño en la prestigiosa Universidad Saint Martins, Arena se trasladó a los Emiratos para trabajar en la feria de arte de Dubái. Allí se fraguó la idea que le empujaría a volver a casa y lanzarse a crear su propia marca fusionando moda y arte.

Arena Martínez.
Arena Martínez.

En un primer momento una sola prenda, el kimono, se convirtió en el epicentro de su colección, cuyas dimensiones le proporcionaban la superficie necesaria para plasmar la obra del artista. “Mucha gente pensaba que me había inspirado en la cultura japonesa, pero en realidad su origen se encontraba en mi experiencia en Dubái y la prenda que llevan las mujeres islámicas, las abayas”, señala. Unos meses más tarde trasladaba sus diseños a otras superficies como trajes, blusas o accesorios.

Pero la sensibilidad de la diseñadora por el arte se remonta años atrás – y de cierta manera la lleva en los genes-. Hija del artista Papartus, Arena pasó los primeros años de su vida en el estudio de su padre rodeada de grandes lienzos, brochas y tubos de óleos. “Su estudio era como el parque infantil, allí pasaba los días pintando, jugando…”, recuerda. “La primera colaboración que hice fue con él. Es uno de los artistas a los que recurro asiduamente, porque su obra la conozco a la perfección”. Con el objetivo de dar visibilidad a piezas que todavía no habían traspasado las paredes del estudio – su padre dejó de exponer hace 14 años para centrarse en su trabajo- decidió trasladar las pinturas de su padre a sus diseños. “Ya no hacía exposiciones y el estudio estaba lleno de obra. Yo tenía muchas ganas de llevarla a la calle, comunicarla de alguna manera al mundo”, recuerda. Una obra enmarcada en el expresionismo abstracto y de grandes dimensiones que facilitaban el trabajo de la diseñadora a la vez que le ofrecía un universo de posibilidades.

A los pocos meses de lanzar Arena Martínez y como consecuencia del interés que despertaba su novedoso proyecto, le ofrecieron formar parte de la feria de arte moderno y contemporáneo Art Marbella, convirtiéndose en la primera marca del mundo que participaba en una feria de arte con prendas de ropa. “Llevé la colección y exponía junto a cada prenda los cuadros de los artistas, llamó mucho la atención y me abrió la puerta a otras ferias”, señala. A partir de entonces y siendo consciente del potencial de la obra de los artistas, decidió diferenciar la parte más artística de Arena Martínez con el objetivo de “tener el pie en los dos mundos: el arte y la moda”. Actualmente, “Arena Martínez Project”, el proyecto artístico independiente a la marca, roza convertirse en una galería y va a debutar en Artsy, una plataforma digital en la que descubrir, comprar o vender obras al que muchos designan como “el net-a-porter del arte”.

Un año después del despegue, Arena Martínez desfilaba en el Club Matador de Madrid y recibía una invitación de Google for Startups para dar una conferencia sobre su innovador proyecto. Pero el pistoletazo que ratificaba su éxito llegó en julio de 2019 con su debut en la Mercedes-Benz Fashion Week con un pintoresco desfile en el Palacio de los Duques de Pastrana. “Abrimos la semana de la moda en el Palacio de los Duques de Pastrana porque buscaba hacer algo más romántico (fuera de IFEMA). Para mí era muy importante la historia alrededor de la marca, trasladar el carácter contemporáneo y la fuerza del color contrastando con un escenario tan versallesco como ese lugar“, detalla la diseñadora.

“Cuando veo una obra por primera vez tengo claro si me encaja y de que manera puedo plasmarla en la ropa”, confiesa. La diseñadora parte de la obra del artista para más tarde desarrollar sus colecciones. “Normalmente voy a su estudio, hago fotos y más tarde desarrollo la colección partiendo siempre de su obra”. Un proceso que ha ido evolucionando desde sus inicios y en el que ahora impulsa su creatividad explorando nuevos escenarios, un dialogo entre el universo del artista y la diseñadora que da lugar a piezas extrovertidas y enérgicas. “Al principio plasmaba el cuadro en sí. Ahora, y siempre con el consentimiento del artista, incluso trabajo creando una nueva obra a partir de su obra, desarrollando algo diferente”, detalla.

Con una producción limitada ubicada en Madrid, Martínez apuesta por la fabricación artesanal y sostenible, priorizando el uso de fibras naturales y alternativas sustentables que velen por el cuidado del planeta. Sus diseños se dirigen a mujeres interesadas por “el arte, la cultura y el slowfashion” dispuestas a vestir una obra de arte y abandonar los rígidos cánones que colman la industria textil. Piezas que irradian energía mediante las que la diseñadora persigue el empoderamiento de la mujer a través del color. “Son prendas que llaman la atención, tienes que tener mucha personalidad para sentirte segura llevándolas”, añade.

Si hablamos de futuro, el objetivo de Arena Martínez es alcanzar una mayor presencia en el escenario internacional. “De aquí a cinco años tengo un plan de internacionalización. Manteniendo la producción aquí, pero llegando más lejos”, nos cuenta. Y en un futuro más inmediato adentrarse en un nuevo escenario: trasladar el arte a la moda nupcial. “En realidad mucha gente piensa que los vestidos de novia, por ser blancos, tienen que ser parecidos. Mi objetivo es llevar la elegancia al mundo de las novias pero con un punto contemporáneo. Sin partir de una obra en concreto, pero influenciada por el arte que me rodea”. Inspirada en la obra de la artista Ghada Amer, la colección mix and match, ideada para ofrecer a cada mujer la mayor libertad a la hora de elegir su vestido soñado, saldrá a la luz los próximos meses.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_