_
_
_
_

Por qué Leonardo DiCaprio debería ganar un Oscar

¿Conseguirá dejar de ser el eterno nominado con ‘El Renacido’, de González Iñarritu? Analizamos las razones por las que el actor podría convencer de una vez a la Academia.

cover
Getty
Héctor Llanos Martínez

Como actor es casi infalible. En su vida personal es un héroe ecologista que llena páginas de periódicos y sale en cientos de revistas por ligarse siempre a la rubia más guapa. ¿Por qué Leonardo DiCaprio no tiene un Oscar? Google también se lo pregunta. Si pruebas a escribir en él “Why Leo”, el buscador ya sabe de lo que estás hablando y te sugiere la frase completa. Hasta Reddit lleva tiempo que trina con el asunto, pero pocos tienen respuesta. La última vez que perdió, en 2014 frente a Matthew McConaughey, el uso del hashtag #poorleo se disparó en Twitter: 12.000 veces en menos de 24 horas. El actor, de 40 años, lleva la mitad de su vida intentándolo y muchos se plantean si le ha llegado el momento de que por fin lo logre con su trabajo en El renacido, de Alejandro González Iñárritu.

La nueva cinta del director de Birdman, triunfador de los Oscar a principios de 2015, es un thriller centrado en la supervivencia de un cazador en medio de las montañas, dado por muerto y abandonado por sus compañeros de expedición. Además de ser una de las producciones favoritas para los premios de la Academia en 2016, casi todo el drama se apoya en Leonardo DiCaprio y, en cierto modo, se centra en su lucimiento. Director y protagonista vivieron una odisea durante el rodaje en las nieves de Calgary (Canadá) y se espera reconocimiento, aunque nada se sabrá hasta que se anuncien las candidaturas a mediados de enero.

Puede que el gran problema que aleja a Leo de la preciada estatuilla es que todos asumen que algún día se la llevará, incluidos los votantes de la Academia de Hollywood. Años antes de explotar con Titanic (1997), el adolescente DiCaprio era considerado el gran prodigio de la interpretación, capaz de comerse en pantalla a un Robert de Niro que ya llevaba tiempo en piloto automático en el drama Vida de este chico (1993). De esta actuación a su primera candidatura al Oscar como secundario por ¿A quién ama Gilbert Grape? le separaban solo unos meses. En esa ocasión le arrebató el premio Tommy Lee Jones por todo un éxito de la época, El fugitivo. Que nunca defraude significa que no sorprende a nadie. Ni ganando el Globo de Oro en dos ocasiones ha sido capaz de llevarse el Oscar a casa con sus candidaturas por El aviador (2004), Diamante de sangre (2007) y la reciente El lobo de Wall Street (2014). De hecho, hasta el apuntador de Titanic recibió candidatura a premio, pero él ni siquiera fue considerado.

Pero, amigos, la suerte de Leo puede estar cerca de cambiar. Éstas son las claves de las que depende que el actor deje de ser el eterno perdedor de la ceremonia:

– Su nominación está casi asegurada

Por lo general, el 2015 es un año flojo en cuanto a películas contendientes. No hay claras favoritas, por lo que los votantes pueden animarse a eludir patrones que en otras ocasiones han sido más estrictos. En lo que respecta a la categoría a mejor actor principal, en la que el actor se encuentra este año, los responsables del drama periodístico Spotlight han decidido no decantarse por uno de sus dos intérpretes masculinos principales –Michael Keaton y Mark Ruffalo–, por lo que ambos compiten en igualdad de condiciones en la categoría de actor secundario.

Una de las favoritas de la crítica, Carol, no supone una amenaza para Leo porque es un drama lésbico ambientado en los años 50 y con protagonistas evidentemente femeninas (Cate Blanchett y Rooney Mara), mientras que Eddie Redmayne, que tanto suena en las quinielas por The Danish Girl, recogió el premio el año pasado. Repetir es algo que muy pocos actores han hecho en la historia de los premios del cine estadounidense así que no hay razón para preocuparse. Michael Caine, por Youth, también aparece en la lista de favoritos, aunque con una coproducción europea lo que suele restar posibilidades.

– Michael Fassbender y Johnny Depp, los dos enemigos a batir

DiCaprio se topa en el camino con dos actores igualmente huérfanos de Oscar y casi tan importantes como él. Michael Fassbender, que encarna al fallecido Steve Jobs en un biopic dirigido por Danny Boyle cuyas críticas celebran por lo general el trabajo del intérprete por encima del de su director, es sin duda su mayor obstáculo. El británico ya está a punto de superar al estadounidense como favorito en las casas de apuestas, aunque El renacido todavía no se ha proyectado ante los expertos.

Johnny Depp ha convencido en su encarnación de uno los mafiosos más peligrosos de la historia, James Whitey Bulger, en Black Mass, tras años algo perdido entre disfraces y taquillas poco abultadas. No hay nada que le guste a Hollywood más que un buen “comeback” y qué mejor que otorgando su primer galardón al antiguo compañero de reparto de DiCaprio en ¿A quién ama Gilbert Grape?. Son dos contendientes que pueden hacer que se repita en febrero el #poorleo en las redes sociales.

– El dinero está de su lado

A estas alturas casi nadie duda que los Oscar poco tienen que ver con el talento o la meritocracia en sus categorías principales y sí con el marketing que se haya desarrollado en torno al candidato. Al igual que ocurre con una campaña política, sin inversión económica es muy complicado llegar a la meta en estos galardones. Si quiere ganar tiene que poner encima de la mesa una buena campaña de marketing porque, en otras ocasiones, un candidato que despertaba mayores simpatías le arrebató el premio con producciones mucho más pequeñas que con las que competía el actor fetiche de Martin Scorsese. Así ocurrió en 2005 con Jamie Foxx (Ray), dos años después con Forrest Whitaker (El último rey de Escocia) y después Matthew McConaughey por Dallas Buyers Club. De nuevo, El renacido, de 20th Century Fox y con un presupuesto superior a los cien millones de dólares, es una producción más ambiciosa que Jobs y Black Mass. La otra gran apuesta de la “major” estadounidense es Joy, con la actriz Jennifer Lawrence a la cabeza, por lo que la campaña a favor de Leonardo DiCaprio no genera conflicto de intereses.

Solo queda disfrutar del trailer de la película que va a colocar a Leonardo DiCaprio a las puertas del Oscar. ¿Se abrirán esta vez?

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Héctor Llanos Martínez
Redactor especializado en nuevas narrativas audiovisuales (streaming, pódcast, redes sociales) y en el género documental, con varios años como autor del blog 'Doc&Roll'. Formado en Agencia Efe y elmundo.es, antes de llegar a Verne y la sección de Madrid de El País, escribió desde Berlín para BBC, Deutsche Welle, Cineuropa, Esquire o Yorokobu.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_