_
_
_
_
_

¿Está Rachel McAdams a punto de marcarse un Matthew McConaughey?

Con sus trabajos en ‘True Detective’ y ‘Sherlock Holmes 3’, la actriz se aleja de los papeles ligeros con los que conquistó Hollywood y da un giro hacia el género de suspense.

cover rachel mcadams
Héctor Llanos Martínez

Acaba de estrenarse la esperada segunda temporada de True Detective y Rachel McAdams ya ha obsesionado a la crítica, que destaca su trabajo por encima del trío masculino protagonista. Todo apunta a que el rol de la sheriff Ani Bezzerides, una mujer aficionada al alcohol, al juego y al tabaco en la oscura serie de HBO, puede colocar a la actriz en la primera línea de Hollywood, el lugar que nunca llegó a ocupar. ¿Está a punto de marcarse un Matthew McConaughey?

En el verano de hace diez años, Rachel McAdams iba a protagonizar su primera portada en la edición estadounidense de Vanity Fair, posando para Tom Ford. En apenas unos meses había pasado de ser la protagonista de telefilmes y comedias con títulos tan reveladores como desastrosos (Este cuerpo no es el mío) a encadenar tres éxitos incontestables; Chicas Malas, El diario de Noa y De boda en boda siguen contando a día de hoy con el apoyo de muy dispares grupos de admiradores. Ella estaba a las puertas de la A-list, el exclusivo olimpo de los más cotizados del negocio, cuando, al llegar al set que el mensual había preparado en Los Ángeles para su número de noviembre, descubrió que a su publicista Amy Van Iden se le había olvidado comentar un pequeño detalle. Ford la quería desnuda. La veinteañera McAdams no tuvo ningún reparo en dejar plantados al diseñador, a su equipo y a la revista y, de paso, despedir de inmediato a Van Iden. La decisión no solo no perjudicó su posición en la industria, sino que despertó cierta admiración en el seno de Condé Nast, sorprendida por cómo la aspirante a estrella se había mantenido fiel a su criterio.

Lo que sí afectó para siempre a la carrera de la canadiense fue su decisión de dejarlo todo, renunciar al papel protagonista de El diablo viste de Prada y pasar una temporada sabática en Toronto con su familia y amigos que se prolongó durante casi tres años. “Quería volver ser una chica normal por un tiempo. Necesitaba evaluar de nuevo muchas cosas y preguntarme qué tipo de éxito quería lograr”, recuerda ahora en la entrevista de portada del Marie Claire estadounidense.

La intérprete no ha dejado de trabajar desde entonces, solo que no en los papeles que se esperaban para ella. Ha sido la chica abocada a la soltería del particular Sherlock Holmes en la exitosa saga liderada por Robert Downey Jr y Jude Law, la prometida abocada a la soltería ante un alleniano Owen Wilson en Midnight in Paris y la antigua novia recuperada (y abocada a la soltería) de Ben Affleck en la indescifrable To the Wonder de Terrence Malick. Ella sigue demostrando solvencia en comedias románticas, cine con ínfulas artísticas e incluso thrillers bien construidos, dando la réplica a Philip Seymour Hoffman en El hombre más buscado; pero asegura estar harta de ser la “chica de” en la pantalla grande.

El primer triunfo de McAdams ha sido hacerse con el papel protagonista en ‘True Detective’.

HBO

¿Por qué Rachel McAdams nunca llegó a convertirse en una estrella de cine?, se preguntaba hace unas semanas sin paños calientes la revista Forbes. Al parecer la culpa, al margen de sus decisiones personales, la tiene Hollywood. Para el analista de la revista económica, Scott Mendelson, en este último lustro apenas han existido papeles femeninos protagonistas que puedan construir carreras, a no ser que hayas nacido a partir de 1990, como Jennifer Lawrence. Los roles protagonistas están ahora en las sagas young adult, que son las que pueden impulsar el valor comercial de las actrices. Con ese tirón extra de popularidad es mucho más sencillo convencer a los productores a la hora de participar en los proyectos más codiciados, los que aspiran al mismo tiempo a los premios sin renunciar del todo a la taquilla. Los pocos puestos disponibles entre su generación ya están ocupados por nombres como Anne Hathaway, precisamente quien recogió en el momento adecuado el papel vacante de El diablo viste de Prada, o por Emma Stone. Con la actriz pelirroja, McAdams coincide en unas semanas en la cartelera española en Aloha. En la cinta también aparece Bradley Cooper, otro antiguo colega de reparto que ha logrado en este tiempo el status que también parecía destinado para la canadiense. Otro actor cuya trayectoria ascendente contrasta con la suya es Ryan Gosling, con quien tantos problemas tuvo durante el rodaje de El Diario de Noa.

La lucha por lograr el codiciado papel protagonista de True Detective mantuvo en liza a nombres como Reese Witherspoon, Lupita Nyong’o, Emily Blunt, Amy Adams y Greta Gerwig. Vencer en uno de los castings más publicitados y complicados de los últimos tiempos, tras la negativa de Jessica Chastain a hacerse con el personaje, ha sido el primer triunfo de McAdams. “Es uno de esos papeles que marcan tu vida”, ha declarado sobre un rol televisivo que le ha dejado con cierto síndrome de Estocolmo tras un rodaje de más de seis meses de duración.

En estos días Rachel McAdams se coloca en el puesto 32 del starmeter de imdb. La base de datos profesional del cine construye cada semana un mercado de valores en el que muestra la cotización a tiempo real de sus talentos artísticos, en función del número de clicks que atraen en la conocida web. Ella escala posiciones hasta colocarse por encima de la propia Chastain y solo superada por los protagonistas de trending topics del momento como Jurassic World, Mad Max y Juego de Tronos. Sus tres compañeros de reparto (Colin Farrel, Vince Vaughn y Taylor Kitsch) se conforman con mantenerse en el top 500, a mucha distancia de ella en este ranking de popularidad que la protagonista femenina de True Detective gana de calle en todos los ámbitos, a la espera de que el renovado fervor de la audiencia y la crítica se traslade a los directores de casting.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Héctor Llanos Martínez
Redactor especializado en nuevas narrativas audiovisuales (streaming, pódcast, redes sociales) y en el género documental, con varios años como autor del blog 'Doc&Roll'. Formado en Agencia Efe y elmundo.es, antes de llegar a Verne y la sección de Madrid de El País, escribió desde Berlín para BBC, Deutsche Welle, Cineuropa, Esquire o Yorokobu.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_