_
_
_
_

Chanel ‘vintage’ y fotografías estudiadísimas: cómo Rihanna ha reinventado el anuncio de embarazo

Nada es casual en las imágenes de la noticia: ni el look, ni el fotógrafo ni la pose. Con ellas, la artista y A$AP Rocky controlan la narrativa sin que resulte tan evidente como un selfie. Bienvenidos a la nueva era de los anuncios de embarazo de las celebrities.

A través de estas fotos, Rihanna y A$AP Rocky han querido controlar la narrativa de la noticia de su embarazo sin que lo parezca.
A través de estas fotos, Rihanna y A$AP Rocky han querido controlar la narrativa de la noticia de su embarazo sin que lo parezca.Avalon / ContactoPhoto (B4859 / Avalon / ContactoPhoto)
Clara Ferrero

La noticia del embarazo de Rihanna ha revolucionado internet. No solo por tratarse del primer hijo de la cantante y su pareja, el rapero A$AP Rocky, sino porque el anuncio representa una nueva forma de comunicar en tiempos de redes sociales. Si en los noventa Demi Moore causó sensación posando desnuda para la revista Vanity Fair en unas imágenes que crearían escuela –Cindy Crawford o Britney Spears siguieron sus pasos–, y hace unos años Beyoncé se coronó como la gran maestra en el arte de anunciar embarazos rodeada por un arco de flores en su Instagram, Rihanna inaugura una nueva era en la materia.

La de Barbados ha reinventado el concepto de ‘posado robado’ para hacer pública la buena nueva. Ella y A$AP Rocky, con quien se sabe que lleva saliendo de forma oficial desde hace un par de años, han sido capturados por un paparazi mientras paseaban por Nueva York. Sin embargo, las imágenes carecen de la espontaneidad y naturalidad propias de este tipo de fotos acercándose mucho más a la fotografía de street style. No solo no se ve ni un alma a sus espaldas en una ciudad en la que es imposible retratar a un famoso en una calle desértica, sino que todo ha sido elegido al detalle: el look de Rihanna (también el del futuro padre), el encuadre, la composición y, por supuesto, el fotógrafo.

Las fotos están firmadas por Miles Diggs, más conocido como Diggzy, un joven famoso en la industria por trabajar de una forma muy distinta a la imagen que tenemos del paparazi subido a un árbol para disparar su objetivo por encima de una verja. Diggzy se ha hecho amigo de las celebrities a base de respetar que en ciertos momentos prefieran no ser fotografiadas o de esperar pacientemente a que se coloquen el pelo o se quiten el abrigo antes de disparar la imagen que al día siguiente recorrerá las grandes cabeceras digitales. Así se ha ganado su confianza logrando imágenes muy cuidadas con un alto componente de moda. En una entrevista con la edición estadounidense de Vogue, en la que se alaba precisamente la calidad y limpieza de sus imágenes, aseguró que Rihanna era la famosa a la que más le gustaba inmortalizar «porque es imposible sacar una foto mala de ella aunque lo intentes». De ahí que él haya sido el elegido por la cantante para comunicar una de las noticias más importantes de su vida jugando a una naturalidad que no deja estar perfectamente calculada.

No hay más que echar un ojo al estilismo que la intérprete de Umbrella ha elegido para aparecer en las fotos. Mientras los últimos días ha sido retratada en sus salidas por Nueva York luciendo prendas amplias y estolas de pelo estratégicamente colocadas para ocultar su estado, en el momento de la sesión de fotos –atendiendo a las condiciones climatológicas las imágenes podrían haber sido tomadas hace días y guardadas hasta la fecha acordada– lleva un look que le permite mostrar su tripa en todo su esplendor. Dejándose llevar por el furor que causan las prendas de archivo, Rihanna eligió un llamativo abrigo rosa de la colección de otoño de 1996 que Karl Lagerfeld firmó para Chanel. Una prenda que abrochó solo hasta la mitad para dejar bien visible su barriga desnuda como están haciendo los últimos meses otras embarazadas de renombre. El pantalón vaquero, amplio, rasgado y de cintura baja, queda sujeto por un cinturón de la misma firma y sobre su estómago cae una cruz de colores y un collar de perlas que centran aún más la atención en su estado gestacional. Él, en segundo plano al menos desde el punto de vista cromático, lleva pantalones de cuero, una chaqueta vaquera de Carhartt, jersey varsity y un gorro negro.

Días antes la artista se dejó ver con prendas anchas y una estola de pelo estratégicamente colocada para ocultar su estado.
Días antes la artista se dejó ver con prendas anchas y una estola de pelo estratégicamente colocada para ocultar su estado.Getty (GC Images)

En las imágenes, la pareja pasea sonriente de la mano, mira a cámara e incluso posa mientras él la besa en la frente. Aunque las cuentas administradas por sus respectivos fans no tardaron en publicarlas, ni en el Instagram oficial de Rihanna ni en el de A$AP Rocky hay, por el momento, rastro de las imágenes. No les hace falta. El resto del mundo ya las han reproducido por ellos, creando así una narrativa en la que controlan la información igual que si se hubieran hecho un selfie en el salón de su casa, pero sin que lo parezca. Como apunta la crítica de moda Vanessa Friedman en The New York Times, parece que han sido «pillados» paseando por Harlem y que el espectador está siendo testigo de un momento privado. Sin embargo, «todo ha sido perfectamente coreografiado, hasta el sello de diamantes vintage que lleva en el dedo».

En su opinión, la elección del atuendo de Rihanna es un guiño a la primera portada orquestada por Anna Wintour para Vogue Usa. En ella, la modelo Michaela Bercu posa en la calle con un pantalón vaquero de tiro bajo, jersey estampado con una cruz con piedras de colores firmado por Christian Lacroix y pelo suelto y alborotado. Justo como Rihanna a excepción del llamativo abrigo rosa. En aquel momento, la portada fue símbolo de una nueva era en la que la moda parecía un poco menos encorsetada y algo más natural. Un mensaje similar al que podría querer lanzar Rihanna, aunque su look esté a años luz del que lucen el común de las mortales embarazadas.

Como era de esperar, siendo Rihanna un icono de estilo capaz de influir en cada aparición, el anuncio de su embarazo disparó las búsquedas de moda online. Según datos de plataforma de compra de moda Lyst, en 24 horas las visitas de chaquetas y abrigos rosas subieron 56%, mientras que para los vaqueros anchos crecieron un 59%. También se percibió un aumento del 62% en el interés por los cinturones de cadena. Que se preparen los buscadores y las tiendas para agotar todo lo que se ponga cuando salga a pasear por primera vez con su bebé en brazos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Clara Ferrero
Es redactora en S Moda, revista en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera. También es cocreadora de 'Un Podcast de Moda', el primer podcast en castellano especializado en la temática. Es licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, y especialista en Comunicación de Moda por la Universidad Complutense.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_