_
_
_
_
_

Encuentros en la tercera fase: por qué importa tanto el aspecto en el primer encuentro con tu ex

¿Es mera banalidad o la imagen es la proyección de tu estado personal? Descubre qué se esconde tras la preocupación por el aspecto que tienes al encontrarte por primera vez con tu ex pareja tras la ruptura.

La imagen de Brad Pitt y Jennifer Aniston coincidiendo en 2020 en una ceremonia de premios tras años sin verse rompió internet.
La imagen de Brad Pitt y Jennifer Aniston coincidiendo en 2020 en una ceremonia de premios tras años sin verse rompió internet.Getty (Getty Images for Turner)

Aunque Isabel Ayuso cree que encontrarte con tu ex pareja (al menos, en Madrid) es imposible, lo cierto es que tarde o temprano, es bastante probable que este reencuentro termine por ocurrir. La forma en la que nos enfrentemos a este flashback en carne y hueso depende, cómo no, de la fase del duelo en la que se encuentre cada uno, y la interacción que entre en juego depende del perfil al que cada persona pertenece. El evitativo, aquel que finge no haber visto a su pareja; el básico, el de quien pone en marcha una conversación de ascensor. El hablador es el tercero y el último es el del kamikaze, que o echa cosas en cara o confiesa echar de menos a la ex pareja. Pero hoy no hemos venido a hablar de perfiles, sino de un asunto del que nunca se habla: el de por qué nos preocupa tanto cómo vamos vestidos y el aspecto con el que nos encuentra nuestra ex pareja o incluso su nueva pareja.

La estética en el primer cara a cara

No es raro fantasear con lucir un revenge dress en el reencuentro, pero cuando es la causalidad la que actúa, el atuendo no ha sido planeado y en ocasiones, puede ocurrir que ese cara a cara nos sorprenda bajando la basura o paseando a nuestras mascotas. ¿Por qué nos importa tanto esa primera impresión tras la ruptura? Domingo Delgado, coach de imagen y de poder personal, comienza aclarando que la relación de pareja es la que más toca nuestros valores y la autoestima, los pilares de nuestra identidad y las bases de la imagen que proyectamos. Por ello, todo dependerá de cuáles fueron las razones de la ruptura, quién dejó a quién, en qué condiciones y sobre todo, si finalmente hubo un terreno fértil para cerrar la relación de forma constructiva, pacífica y comprensiva, así como si fue algo liberador o todo lo contrario. “En cualquier caso, es la pérdida de un vínculo y eso hace que también algo se rompa dentro de nosotros mismos, afectando al autoconcepto y su proyección en la imagen corporal y estética. Si hacemos un duelo sano, todo irá bien y reconstruiremos nuestra forma de relacionarnos a nivel sentimental. Aunque a veces no va del todo bien y si el corazón roto no se vuelve a integrar, entonces es habitual que queramos usar la apariencia para reforzar o proteger por fuera lo que quedó dañado por dentro”, asegura. “La primera impresión tras la ruptura activará de nuevo el punto en el que se quedó la relación y es inevitable querer empoderarse mediante la apariencia para mostrar fortaleza, proteger la vulnerabilidad, poner distancia, relativizar… También para presentar confianza, seguridad y aceptación. Todo dependerá de cómo terminó todo. El estilo y cuidado personal se convierten en herramientas para recuperar el sentimiento de valía y para expresar nuestra individualidad. De alguna forma, la imagen personal permite controlar de forma efímera la expectativa de cómo somos percibidos, pero no la solución definitiva a nuestro mundo emocional”, advierte.

Anna Vicen Renner, coach experta en autoestima y relaciones de pareja, cree que lo esencial es preguntarse por qué nos importa tanto esa primera impresión tras la ruptura, si queremos mostrarnos de una forma determinada para dar un mensaje concreto y ante todo, qué hay tras ello. “Si quieres estar perfecta para ese encuentro, pregúntate por qué quieres dar esa imagen de ti misma y para qué quieres mostrar perfección. Siempre aviso que no deberíamos sentirnos mejor porque seamos más guapas, más atractivas, tengamos mejor cuerpo, vistamos mejor o ganemos más que otra persona. Debemos sentirnos bien con nosotras mismas sin necesidad de compararnos con nadie. Estamos quitando valor a la otra persona, y eso no es justo. Tampoco debemos sentirnos menos por compararnos”, dice.

Roberto Sánchez, autor de Tu mejor versión, asegura que en ese momento, nuestra imagen puede reflejar cómo nos sentimos internamente, por lo que lo natural es querer mostrar nuestra fortaleza y capacidad de superación. “Tras una ruptura, es muy común dedicar más tiempo a nuestra apariencia: cuidamos más nuestra vestimenta, probamos nuevos peinados y empezamos a hacer ejercicio si no lo hacíamos antes. Cuidar de nuestra apariencia y vernos bien ayuda a avanzar en el proceso de recuperación interior, que lleva más tiempo. Sentirnos bien con nuestra imagen exterior es algo personal y único para cada individuo, y contribuye de manera positiva en el camino hacia la sanación emocional”, comenta.

El encuentro (sorpresa) con la nueva pareja de tu ex

Incluso aunque no sintamos ya nada por nuestro ex, es normal que ese reencuentro nos afecte y que en el caso de que a quien nos encontremos sea su nueva pareja, ese momento sea una bofetada anímica. ¿El motivo? El duelo cuenta con la fase de la neutralización, la última de todas, y es esa en la que si te encuentras a tu ex pareja o piensas en ella con su nuevo amor, ya no sientes absolutamente nada. Sí: la superación plena es la indiferencia absoluta. El problema es que tendemos a pensar que hemos completado el duelo sin haber llegado a esta fase, por lo que la noticia de que tu ex se ha casado o un encuentro azaroso pueden dinamitar la recuperación amorosa forzándote a regresar a la casilla de salida.

En el caso de que el encuentro sorpresa sea con la nueva pareja de nuestro ex, Anna Vicen Renner reconoce que no es un momento sencillo y que por ello, acudimos a herramientas que nos ayudan a llevarlo mejor. “Por eso es tan importante que elabores herramientas saludables para tu autoestima, para superar ese paso y para que poco a poco puedas aceptar esa nueva relación y centrarte en tu propia evolución, en tu propia vida, en tu presente y futuro. Aunque remueve ver a la pareja de tu ex hay que ir más allá y darnos valor más allá de nuestro físico. Cuídate, gústate, coquetea contigo y con el mundo y no lo hagas para demostrar nada a nadie, y menos a tu ex y a su pareja, que ya están viviendo otra vida. Demuestrate a ti misma que también tú vas a vivir nuevas experiencias, etapas y que vales muchísimo. Si te apetece brillar en ese encuentro, hazlo para ti misma y cuidando siempre tu autoestima”, recomienda.

Roberto Sánchez, experto en asesoría de imagen, señala que la primera impresión que generamos al ser vistos por alguien que no nos conoce se basa casi exclusivamente en nuestra imagen externa, pues el segundo factor es nuestra actitud. “Si nos cruzamos con la actual pareja de nuestro/a ex, con quien probablemente no interactuaremos el tiempo suficiente para que pueda valorar nuestra actitud, su primera impresión será prácticamente en base a nuestra apariencia. Por eso resulta agradable causar una buena primera impresión”, asegura. Anna Vicen Renner, autora de La ambición amable, señala que en sus sesiones, invita a sus pacientes a no malgastar la energía en hablar sobre cómo es la nueva pareja. “Sé que es un paso difícil, pero siempre encontrarás más soluciones y fuerza en tu vida y en tu entorno que imaginando la vida de ellos dos. Por esta razón, aunque descargues un rato la rabia al hablar con tus amigas, asegúrate de que no se vuelva un hábito. Recuerda: para superar nuestro dolor no necesitamos pisar a nadie, por mucho que deseemos que esa persona no haya entrado en la vida de tu ex. Por lo tanto, cuando tengas ese primer encuentro, piensa en que estás aceptando la situación y que si se acabó es porque no tenía que ser”, recomienda.

¿Por qué hacemos que nuestra autoestima dependa tanto de esta visión superficial?

Anna Vicen Renner se pregunta si cuidar y poner mucha atención en nuestro aspecto físico es reflejo de una baja autoestima, por lo que en primer lugar, nos invita a averiguar qué es la imagen para nosotros y que tratemos de ver nuestro valor más allá de la imagen que tengamos en cada momento… Algo que es especialmente útil cuando en ese reencuentro, el caprichoso azar ha querido que estuviéramos en chándal. “No deberíamos vernos “menos” cuando nuestro aspecto no acompaña. Nos convierte en esclavos de nuestro físico, así que vigila la forma en la que te miras. No obstante, una buena apariencia no debe ser sí o sí sinónimo de felicidad o de bienestar. De hecho, a menudo, alguien que vemos con un aspecto muy cuidado según los cánones puede estar sintiendo una baja autoestima o estar pasando un mal momento personal. Podemos esconder nuestro estado emocional bajo maquillaje, pintauñas y un look espectacular. Siempre digo que hagamos acciones que aporten a nuestro bienestar. Si cuidar tu físico, potenciar tu figura, mimar tu vestuario y cuidar la forma en la que te muestras te empodera, entonces hacerlo aporta a tu autoestima interior”, dice.

Domingo Delgado considera que usar la imagen personal como herramienta positiva vendrá bien para sentirnos bien con nosotros mismos y expresar nuestra forma de ser, sentirnos bien con nuestro cuerpo para cuidar de la tristeza y ansiedad causadas por la separación. También para recuperar la confianza a la hora de volver a sentirse deseado por otros, para dar un cambio de imagen que pueda brindar la sensación de renovación y de comenzar una nueva etapa, fomentar la actitud positiva y el sentimiento de esperanza hacia el futuro y para fortalecer la autoestima apoyándonos en una apariencia cuidada que evite caer en comportamientos de abandono personal, pensamientos autodestructivos o apegos emocionales no saludables hacia la expareja o las relaciones en general.

Para finalizar, Anna Vicen Renner recomienda que no nos quedemos en la superficialidad del asunto y ataquemos nuestra preocupación desde la raíz. “Si arreglarte te ayuda a estar mejor, hazlo, pero aprovecha para mirarte al espejo también al natural. Enamórate de tu imagen al natural para que puedas sentirte atractiva en todo momento”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_