_
_
_
_
_

7 zonas donde no nos ponemos protección solar, pero deberíamos

Los productos cosméticos con factor de protección cada vez son más y más específicos… no es para menos: hay zonas particularmente vulnerables a los signos de envejecimiento y el cáncer de piel que no solemos proteger.

proteccion solar
Getty Images

“Debes usar protección solar todos los días, aunque no tomes el sol… te expones a su luz los 365 días del año”. Es el consejo más repetido en el ámbito de la belleza en los últimos años: no en vano el sol es el mayor responsable de potenciar el envejecimiento de la piel. Por supuesto, también lo es en el terreno de la salud: “Se debe usar protección solar con SPF 15 o superior siempre que se pase tiempo al aire libre”, advierte la Fundación del Cáncer de Piel. Podríamos decir que la incidencia de este tipo de organizaciones, de expertos y también de medios de comunicación ha surtido efecto y, en general, estamos concienciados respecto a esta medida… Sin embargo, sigue habiendo lagunas en lo que a aplicación de protectores solares se refiere: sobre todo, porque no los utilizamos en todas las zonas de nuestro cuerpo que lo necesitan. Son estas:

1. Cuero cabelludo
Que el pelo regresa deteriorado de las vacaciones es un hecho innegable. Pero no debemos olvidar que el responsable de toda melena es su cuero cabelludo. Es éste el que está seco, graso u obstruido cuando notas cambios y/o problemas en tu cabello. Por eso protegerlo en primer lugar es fundamental (seguro que más de una y de dos veces te has quemado la raya del pelo y te has arrepentido de no haberte puesto un sombrero).

¿El problema? Que, por lo general, las lociones o sprays con protección solar son aceitosos e incómodos para aplicar en la cabeza. Por eso una de las marcas más implicadas en esta causa ha lanzado el producto definitivo para cuidar tu cuero cabelludo a rajatabla esta temporada: se llama Poof Part Powder, es de Supergoop, y se trata de una suerte de champú seco con textura en polvo, translúcido e indetectable, con factor 45.

Poof Part Powder con SPF 45 de Supergoop (30€ aprox.)
Poof Part Powder con SPF 45 de Supergoop (30€ aprox.)Supergoop

2. Párpados (y contorno de ojos)
Otra de esas zonas delicadísimas que solemos obviar. Para empezar, hay que tener en cuenta que “la piel del rostro está mucho más expuesta que la del cuerpo, así que será una piel más castigada por la radiación solar. Por eso hay que protegerla más, ya que su nivel de saturación para contrarrestar los radicales libres será mayor que la de la piel del cuerpo”, tal y como advierte la doctora Paula Rosso, del Centro Médico Lajo Plaza.

Por eso, si a diario utilizamos una crema específica para la zona del contorno de los ojos, ¿por qué no íbamos a hacerlo cuando la exponemos al sol? En la actualidad, muchos de los contornos de ojos del mercado incluyen factor de protección, por lo que aplicarlos varias veces al día es clave durante los meses más soleados. Una de las novedades más llamativas para esta zona es la sombra Shimmershade que también ha lanzado Supergoop –una sombra de ojos con SPF 30 y formato crema de larga duración disponible en cuatro colores–. Sin embargo, existen varios protectores solares en formato stick que son perfectos para este cometido: como este de Mesoestetic, testado oftalmológicamente para poder usar en párpados y contorno (además de aletas de la nariz, cicatrices y manchas) que favorece la regeneración y la cicatrización y cuenta con SPF +50.

Repairing Stick con SPF+50 de Mesoestectic (22€).
Repairing Stick con SPF+50 de Mesoestectic (22€).Mesoestetic

3. Manos
Y si el rostro debe estar más protegido por su mayor exposición, lo mismo exactamente pasa con las manos. Estamos muy acostumbrados a hidratarlas, pero no a protegerlas… Y sí, ellas también requieren un fotoprotector específico. No vale, por cierto, con haberte extendido la crema con ellas por el resto del cuerpo.

Una especialmente diseñada para esta zona e indicada, además, para pieles sensibles, es Multi-Protection –con factor +50– de La Biosthetique.

Creme Solaire con SPF 50+ de La Biosthetique (20€).
Creme Solaire con SPF 50+ de La Biosthetique (20€).La Biosthetique

4. Labios
De nuevo el mismo caso: los labios son especialmente vulnerables a los efectos de los rayos del sol y una de las zonas de nuestro rostro que antes envejece y desvela los signos de la edad. Además, como nos cuentan en Laconicum: “no producen aceite natural y por eso se deshidratan y secan pronto; tampoco tienen melanina, por lo que se pueden quemar y pelar, pero nunca broncear”.

Así que un protector labial es fundamental a diario y, en especial, cuando tomamos el sol, llevando a cabo una aplicación reiterada. Una buenísima opción es el Multi Active Lip Balm de Albus&Flora a la venta en Laconicum. Cuenta con SPF 30 y es súper nutritivo y rico en antioxidantes (disponible, por cierto, también con color).

Multi Active Lip Balm con SPF 30 de Albus&Flora (19,95€).
Multi Active Lip Balm con SPF 30 de Albus&Flora (19,95€).Laconicum

5. Axilas
A priori podría no parecer una zona conflictiva en cuanto a quemaduras y exposición solar, pero de nuevo resulta estar más desprotegida de lo que creemos. Es además, una de las zonas en las que más acusamos la hiperpigmentación causada por la constante irritación en la zona (debida a la depilación, entre otras cosas: como reacción, el cuerpo genera más capas de dermis).

Por eso es fundamental prevenir y aplicar protección solar para no contribuir a ese oscurecimiento. ¿Lo ideal? Hacerlo con un protector solar en formato roll-on para que sea más cómodo y menos engorroso a la hora de aplicarlo. Como el Skin Protect con SPF +50 de Be+: con textura no grasa y un formato perfecto para la zona de las axilas.

Skin Protect Roll On con SPF +50 de Be+ (12,59€ a la venta en farmacias).
Skin Protect Roll On con SPF +50 de Be+ (12,59€ a la venta en farmacias).Be+

6. Nariz y orejas
“La localización más frecuente del cáncer de piel es la nariz, pero una de las siguientes son las orejas”, confirma la Fundación del Cáncer de Piel. Son, claro, otras de las dos zonas olvidadas: no tanto la nariz, por incluirse al proteger el rostro, pero sí las orejas… Así que lo ideal es un bálsamo hidratante y solar creado para estas partes más delicadas. Por ejemplo, el Bum Bum Stick SPF 50 de Sol de Janeiro.

Bum Bum Stick con SPF 50 de Sol de Janeiro (22€ a la venta en Sephora).
Bum Bum Stick con SPF 50 de Sol de Janeiro (22€ a la venta en Sephora).Sephora

7. Cicatrices y tatuajes
Y que no se nos olvide: cualquier zona de la piel afectada por procesos quirúrgicos, heridas o cicatrices (también la tatuada) se convierte automáticamente en zona sensible. Por eso la protección total es necesaria en todos esos rincones de nuestro cuerpo que puedan verse sometidos a cambios físicos. Del mismo modo es preciso utilizar fotoprotectores de alto espectro: “Se trata de protectores que protegen contra la radiación UVA, la radiación UVB y los infrarrojos. Es necesario optar por ellos porque todos estos rayos atraviesan la atmósfera e inciden sobre nuestra piel”, confirma Laura Izquierdo, química y co-fundadora de Izba Nature.

En el caso de las cicatrices, además, suele ser frecuente el querer cubrirlas, por eso la opción que propone Isdin con su Stick & Brush con color de SPG +50 es idónea para dichas zonas.

Stick & Brush con SPF +50 de Isdin (20€ a la venta en Douglas).
Stick & Brush con SPF +50 de Isdin (20€ a la venta en Douglas).Isdin

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Eva Armas Gil
Graduada en Comunicación Audiovisual y Máster en Comunicación Editorial por la Universidad Carlos III de Madrid, ha dedicado su carrera a medios digitales especializados en belleza, moda y estilo de vida. Ha escrito en las ediciones españolas de AD, Glamour, Grazia y Harper’s Bazaar y, ahora, hace lo propio en EL PAÍS y S Moda.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_