_
_
_
_

De las piedras preciosas a los baños de sonido: por qué las millennials vuelven a los rituales para relajarse

Antídotos para los miedos de la vida moderna, los rituales vuelven en tiempos de incertidumbre porque aportan un sentido del propósito. Estos hacen furor.

GettyImages-684639957
getty

Cada luna nueva Chani Nicholas (conocida por ser una de las astrólogas más famosas y solicitadas de Internet) imparte un taller sobre cómo afecta a cada signo del horóscopo el satélite terrestre. A diario comparte pequeños mantras de bienestar con sus casi 400.000 seguidores, la mayoría mujeres de unos 30 años, en su perfil de Instagram. Autora de You Were Born for This (un superventas de la librería de The New York Times), sugiere crear en casa un altar «para un viaje de autoaceptación» con piedras como jade, amatista, obsidiana, turmalina o topacio. Una vuelta a lo trascendental que tiene su sentido en el mundo de incertidumbre en que vivimos hoy.

Una de las piedras naturales que se usa para crear altares caseros.
Una de las piedras naturales que se usa para crear altares caseros.getty

Las piedras están de moda. Son bonitas y transmiten bien un mensaje reconfortante en las redes sociales. En los últimos meses, bajo la potente influencia de los valores mileniales, que reivindican el bienestar mental y la capacidad de la mística para generarlo, se ha producido un innegable auge de antiguas prácticas adaptadas al mundo contemporáneo y no solo porque estén revestidas con diseños modernos. Rituales con minerales, baños de luna, horóscopos, pintura de mandalas, retiros de silencio, rodillos de jade, masajes corporales o velas de meditación son hoy cultura popular a través de Internet.

Elementos frecuentes en rituales detox: infusiones, aceites esenciales, cepillos exfoliantes o hierbas aromáticas.
Elementos frecuentes en rituales detox: infusiones, aceites esenciales, cepillos exfoliantes o hierbas aromáticas.getty

Todos ellos tienen en común una conexión con elementos de la naturaleza y algo aún más importante: el factor repetición. Puede que la ciencia no valide la frecuencia curativa de los cristales ni el influjo de la Luna, pero la psicología sí ha probado que quienes participan en un ritual con una intención adquieren más fácilmente lo que necesitan para conseguir su objetivo. Además, ante cualquier crisis, el ser humano requiere una sensación de control y el misticismo le proporciona justamente eso. La variedad de ritos en boga, hoy, es asombrosa.

Con la luna nueva se suceden los baños lunares o de té, en los que uno se sumerge en agua tibia infusionada con plantas a las que se atribuyen propiedades calmantes, como la camomila o la lavanda. Este ciclo inspira también la creación de listas mensuales: Moon List es un ritual que se repite cada luna llena y que propone responder a una misma lista de preguntas sobre los últimos 30 días. El formato de repetición ayuda, según sus adeptos, a encontrar perspectiva y enfocar la mente.

Moon Lists, la agenda en la que se propone al usuario 18 meses de ejercicio para el desbloqueo emocional.
Moon Lists, la agenda en la que se propone al usuario 18 meses de ejercicio para el desbloqueo emocional.dr

Otros rituales se centran más en la meditación. 3rd Ritual, fundada por una profesora de meditación especializada en aromaterapia, es una firma popular en la moda con adeptas como la influencer Leandra Medine. Crea ungüentos botánicos y también «objetos con propósito» que ayudan a la introspección. La que siempre se agota es su vela marcada por espinas de bronce, que al ir quemándose caen con un sonoro ding que marca un periodo de tiempo.

Vela de 3rd Ritual, también llamada ‘objeto con propósito’. Según se derrite, caen las espinas de bronce provocando un sonido.
Vela de 3rd Ritual, también llamada ‘objeto con propósito’. Según se derrite, caen las espinas de bronce provocando un sonido.dr

Otra de las tendencias al alza son los baños de sonido –cuya búsqueda ha aumentado un 285% según Google Trends– que consisten en utilizar instrumentos a frecuencias específicas para «desbloquear» ciertas áreas del cerebro y ayudar a la relajación. En un verano tan atípico como el que acabamos de dejar atrás también han proliferado los retiros de yoga tanto presenciales como online.

Desde la villa del artista Nacho Cano en Ibiza, Keila Velón (considerada la mejor española en la modalidad Birkam) y su pareja Rafa Veiga completan esta práctica con rituales de vibración de sonido, talleres de respiración y de cocina. Conectan todo ello con una herbología que predica el retorno a bálsamos, aceites esenciales y cremas formuladas con plantas que se aplican con determinadas maniobras como vehículo para el bienestar.

Esto explica el furor por aplicarse las cremas con rodillos faciales y también el auge por masajes como el Dry Brushing, un cepillado en seco del que es defensora, por ejemplo, Joanna Vargas (facialista de Julianne Moore o Naomi Watts). Los ingredientes cosméticos al alza proceden de las plantas, como el cannabidiol (sin el efecto psicoactivo del cannabis, pero con sus propiedades calmantes). Favorecidas por el mercado online, en todo el mundo florecen marcas cosméticas con rituales que trascienden la estética como Poppy & Someday en Los Ángeles, Sana Skin Studio en Miami o Rassa en Barcelona.

Gel Sun de 3rd Ritual hecho con aloe vera y mantequilla de mango.
Gel Sun de 3rd Ritual hecho con aloe vera y mantequilla de mango.dr

Pero ¿por qué tantas mujeres jóvenes buscan alivio en la mística en pleno 2020? La ansiedad social que existe actualmente es el contexto que le da sentido. Psicológicamente estas prácticas no difieren tanto de los rituales que siguen deportistas de élite (Rafa Nadal y sus famosos gestos de concentración en la pista de tenis) o de los líderes mundiales (Barack Obama o Tim Cook se levantan siempre a las 6.30 en el llamado despertar de los exitosos).

De hecho, algunas investigaciones sostienen que los rituales pueden ser más racionales de lo que pensamos: mirar hacia delante con un plan previsto da al cerebro una regularidad, una previsión y una sensación de certeza. Tareas que en realidad son descanso. Los rituales son un antídoto para los miedos de la vida moderna, aportan un sentido de comunidad, un propósito y un significado. Y aunque todas estas prácticas convergen bajo una mirada un tanto mágica funcionan en realidad como una terapia reflejo
de la época en la que han resurgido .

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_