Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anticorrupción sospecha que el espionaje a Podemos fue un encargo del Gobierno del PP

La policía localizó referencias al informe PISA en casa de Villarejo y los fiscales le interrogaron sobre si recibió instrucciones de altos cargos de Interior

Caso Villarejo
El comisario jubilado José Manuel Villarejo, en junio de 2017 a la entrada de los juzgados de Plaza de Castilla (Madrid).

La Fiscalía Anticorrupción sospecha que el comisario jubilado José Manuel Villarejo, en prisión desde noviembre de 2017, participó en el plan de elaboración y difusión del llamado informe PISA, un falso documento policial sobre las finanzas de Podemos utilizado en la guerra sucia contra la formación, y que este se redactó por encargo de altos cargos de Interior en la etapa de Jorge Fernández Díaz (PP). El 28 de marzo de 2019, un fiscal preguntó directamente al policía si ese documento apócrifo se elaboró por “orden del Ministerio del Interior”.

Según recogen los audios de los interrogatorios incorporados al sumario del caso Villarejo, a los que ha accedido EL PAÍS, aquel día la Fiscalía también preguntó expresamente al policía si la idea del informe PISA (acrónimo de Pablo Iglesias SA) partió del entonces director adjunto operativo de la Policía, el comisario Eugenio Pino; de Ignacio Cosidó, en ese momento director general de la Policía Nacional y posterior portavoz del PP en el Senado; o de Francisco Martínez, entonces secretario de Estado de Seguridad y exdiputado de los conservadores, y recientemente imputado en la causa por el espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas.

“El señor [José Ángel Fuentes] Gago —un inspector jefe vinculado a la llamada policía política [el grupo de policías dedicado al espionaje de los rivales políticos del PP también conocido como brigada patriótica] e imputado en otra pieza del sumario— me dijo que se lo ordenó Cosidó”, respondió Villarejo, que se desentendió del documento y dijo que se enteró por la prensa de su contenido. Otro mando policial, el comisario Enrique García Castaño, que figura como investigado en otras piezas del sumario, señaló meses después a otro presunto integrante de la brigada patriótica, el también comisario Andrés Gómez Gordo, como autor del mismo.

La declaración del comisario jubilado se producía dentro de la pieza separada número 10, bautizada como Dina y abierta solo nueve días antes tras descubrir la Policía que entre los archivos informáticos intervenidos en el domicilio de Villarejo en Boadilla del Monte (Madrid) había al menos tres con el contenido de un teléfono móvil sustraído en noviembre de 2015, un mes antes de las elecciones generales de aquel año, a Dina Bousselham, una colaboradora de Iglesias.

Viaje a Nueva York

En ese momento, la Fiscalía ya contaba con otro informe policial que detallaba que en casa del comisario jubilado habían sido localizada “documentación” que hacía “referencia” al informe PISA sobre Iglesias y su partido. Aquel documento policial había sido elaborado en diciembre de 2018 a instancias del juez Diego de Egea, entonces responsable de la investigación sobre las actividades presuntamente irregulares del comisario, y los agentes de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) habían enviado a la Audiencia Nacional un DVD con los hallazgos.

Durante aquel interrogatorio a Villarejo, Anticorrupción también se interesó por los viajes de agentes de la brigada patriótica al extranjero para investigar a Podemos. El comisario jubilado admitió que llegó a planificar trasladarse a Venezuela y EE UU para buscar datos contra la formación, que había irrumpido apenas un año antes en la política española. Una “misión” que, ante las preguntas del fiscal, aseguró que le habían encargado miembros de la cúpula de Interior: “Ir al viaje a investigar me lo encomienda el señor Pino o Cosidó. O ambos”, dijo, antes de añadir que nunca llegó a ejecutar el proyecto y que viajaron otros policías en su lugar. “Estos gastos se sufragaban con fondos reservados”, apostilló Villarejo, también a preguntas del ministerio público.

Según consta en una grabación, fue Fuentes Gago quien viajó, en abril de 2016, a Nueva York para convencer a un exministro chavista para que facilitara datos contra Iglesias. Lo hizo, según se escucha en el audio, por “mandato” de Fernández Díaz. Sin embargo, el viaje no se financió con fondos reservados, como afirmó Villarejo, sino con el presupuesto ordinario de Interior según la documentación remitida al Congreso durante la comisión que consideró probada la existencia de una policía política creada para espiar a los rivales políticos del PP.

El partido pide investigar la “pata mediática”

El documento policial de 2018 no es la única referencia al llamado informe PISA incorporada a la investigación. En mayo de 2019, los investigadores buscaban similitudes entre varias noticias publicadas en 2016 sobre las finanzas de Podemos y los documentos intervenidos a Villarejo. En los 11 meses en los que la pieza ha estado bajo secreto, los abogados del partido han solicitado al juez imputar e interrogar a mandos policiales y periodistas. El magistrado lo rechazó con el apoyo de la Fiscalía. Este viernes, fuentes de Podemos anunciaron que volverán a pedir la imputación de Eduardo Inda, director de OK Diario, para desentrañar la ”pata mediática” de la trama.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >