_
_
_
_

Un policía que asesoró a Cospedal, señalado como autor del informe contra Iglesias

Otro mando policial asegura al juez que los documentos fueron encargados por Interior

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante un acto de precampaña en Madrid.
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante un acto de precampaña en Madrid. Luca Piergiovanni (EFE)

El comisario Enrique García Castaño, imputado en el caso Villarejo, aseguró ayer en su comparecencia ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón que el informe que la policía elaboró en 2016 contra el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y que fue bautizado como Informe Pisa, fue redactado siguiendo órdenes de altos cargos de Interior por otro mando, el también comisario Andrés Gómez Gordo, según fuentes presentes en el interrogatorio. Gómez Gordo, que fue asesor de María Dolores de Cospedal cuando esta era presidenta de Castilla-La Mancha, es señalado como presunto integrante de la llamada brigada patriótica y está imputado por el espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas por ser quien contactó con el chófer de este para que facilitara información a la trama.

Más información
La ‘brigada patriótica’ usó una treta legal para investigar sin control judicial a Podemos
Las cloacas del Estado, bajo la lupa judicial
Interior costeó con dinero público el viaje de la ‘policía patriótica’ a EE UU para recabar datos contra Podemos

García Castellón investiga el Informe Pisa (acrónimo de Pablo Iglesias SA) junto al robo del teléfono móvil de una colaborada de Iglesias en la pieza separada del caso Villarejo denominada Dina, en la que están imputados el propio comisario José Manuel Villarejo y dos periodistas.

Las acusaciones de García Castaño, conocido como El Gordo, se produjeron durante su comparecencia para responder por su supuesta implicación en las cinco piezas del caso Villarejo en las que está imputado, pero no por la que investiga el Informe Pisa. Sin embargo, la abogada de la acusación popular, que ejerce Podemos, aprovechó su presencia para preguntarle por el origen tanto del informe sobre Iglesias como de unos supuestos documentos bancarios que recogían entregas de dinero al líder político por parte del régimen venezolano en un banco de las islas granadinas. El contenido de ambos documentos se reveló en su día como falso.

García Castaño aseguró que el encargo de elaborar ambos trabajos partió de la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía Nacional, que entonces encabezaba el comisario Eugenio Pino, supuesto creador de la brigada patriótica e imputado en la causa. Y añadió que quien redactó el Informe Pisa fue su compañero Gómez Gordo, entonces inspector jefe, que fue ascendido por el ministro Jorge Fernández Díaz poco antes de abandonar Interior. García Castaño recalcó que él no intervino en su elaboración y que no recordaba la identidad de más involucrados. El juez interrumpió en ese momento el interrogatorio al considerar que no era este el asunto de la comparecencia de García Castaño.

El Informe Pisa, que afirmaba que las arcas de Podemos se nutrían de fondos iraníes y venezolanos, salió a la luz en 2016. Pese a no tener membrete oficial, Interior, entonces encabezado por Jorge Fernández Díaz, le dio validez al atribuírselo a un grupo de “inteligencia” policial. El Tribunal Supremo, la Audiencia Nacional y el Tribunal de Cuentas rechazaron investigar su contenido tras considerarlo inverosímil.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_