El Gobierno descentralizará organismos para frenar la despoblación

"Cuando las administraciones propician el diálogo sincero, tranquilo y moderado es en beneficio de los ciudadanos”, afirma el presidente en La Rioja dos días después de la mesa de diálogo

Pedro Sánchez junto a la presidenta de La Rioja, Concha Andreu, este viernes en Logroño. En vídeo, declaraciones de Teresa Ribera sobre las medidas contra la despoblación, este viernes, en La Rioja.Vídeo: Alberto Ruiz (EP) / epv

No todo es Cataluña después de que haya acaparado la política española. Pedro Sánchez ha escogido La Rioja, la comunidad autónoma menos poblada (313.000 habitantes, el 0,67% de la población española) y uno de los siete territorios por debajo de la densidad media nacional de habitantes por kilómetro cuadrado —61,99 personas frente al 93 estatal— para lanzar un plan de choque contra el reto demográfico. Un problema crónico desde hace décadas sobre todo en el interior peninsular, con Madrid convertida en un foco de atracción por su oferta de empleos y servicios que acelera la despoblación de las regiones vecinas. Una España vacía que desde hace meses se reivindica como la España Vaciada. Entre las medidas que contempla el Gobierno está la flexibilidad de gasto para los municipios con superávit, potenciar la implantación digital para fijar la población más joven al territorio, el "fomento" de centros de la UNED o la descentralización de los organismos y su traslado fuera de las grandes urbes. Un plan estratégico que el Gobierno quiere llevar antes de fin de año a la Conferencia de Presidentes, órgano que no se reúne desde enero de 2017.

Las cifras hablan por sí solas y advierten del desequilibrio que implica que el 90% de los 47 millones de españoles se concentren en el 30% del país: la capital, el litoral y algunas excepciones como Zaragoza, donde viven más de 650.000 personas, algo más de la mitad de los residentes en Aragón. Lo mismo sucede en Logroño, con 150.000 habitantes. El 80% de los municipios de La Rioja no superan las 500 personas. La comunidad, como las nueve que han perdido población en los últimos diez años, según ha resaltado Sánchez, afronta más retos como el envejecimiento de sus habitantes y su dispersión en extensiones muy amplias, lo que encarece el mantenimiento de los servicios públicos. Otro dato que refleja el gravedad de la despoblación: el 48% de los más de 8.000 municipios españoles tiene menos de 10 habitantes por kilómetro cuadrado.  

Para voltear esta tendencia, o al menos contenerla, el presidente del Gobierno y la presidenta de La Rioja, la socialista Concha Andreu, han firmado un acuerdo para potenciar la economía riojana y su proyección internacional. Después se ha celebrado la primera reunión de la Comisión Delegada para el Reto Demográfico. La intensión es que se celebren cada mes y medio fuera de Madrid. “Los ciudadanos nos reclaman cohesión. La cohesión es igualdad entre territorios”, ha afirmado Sánchez dos días después del primer encuentro de la mesa de diálogo sobre Cataluña en La Moncloa.

Con su visita a La Rioja, el presidente ha explicitado su intención de ampliar el foco más allá de la crisis catalana —el 6 de febrero se reunió con Quim Torra en el Palau de la Generalitat— y dar respuesta a las inquietudes del resto de territorio. Un compromiso que ya adquirió en el último comité federal del PSOE, a mediados de febrero, en el que afirmó ante la mayoría de barones de su partido —hay nueve presidentes autonómicos socialistas— que el diálogo con la Generalitat no iría “en perjuicio” del resto de autonomías. “Cuando las administraciones propician el diálogo sincero, tranquilo y moderado es en beneficio de los ciudadanos”, ha afirmado el presidente en una comparecencia sin preguntas. “Cuando las relaciones son honestas y sinceras, la ciudadanía sale ganando”, ha abundado en la misma idea Andreu, que este sábado cumple seis meses al frente del Gobierno de La Rioja. Es la primera mujer en lograrlo.

Uno de los compromisos del Gobierno para “crear oportunidades donde no existen”, en palabras de Sánchez, es convertir a La Rioja en la capital digital del español mediante la puesta en marcha del Proyecto Cuna. Un guiño a San Millán de la Cogolla, cuna del castellano. El objetivo es crear una industria del conocimiento para generar contenidos digitales y utilizar la inteligencia artificial con el fin de potenciar el español en la red, difundir la cultura española o destacar los vínculos comunes con las otras lenguas cooficiales. La Rioja será la sede permanente de algunas de las acciones que realizan la Real Academia Española, el Instituto Cervantes o la Fundéu.

El acuerdo también contempla reconocer a La Rioja como “enorregión por excelencia a nivel mundial”. El modelo a seguir es el de la Toscana y se trata de una manera de consolidar su posición como referente enológico. El fin es convertirse en una región de referencia global como destino turístico y productora vinícola de calidad. Además, se creará un centro nacional de envase y embalaje. Un guiño a la economía circular aplicado para envases de todo tipo de materiales, incluido el vidrio o plásticos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Prueba de la relevancia que La Moncloa le ha dado al acto ha sido la presencia en Logroño de la mitad del gabinete de Sánchez. Casi un Consejo de Ministros. A La Rioja han asistido la vicepresidenta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera; la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transición Digital, Nadia Calviño; la ministra de Exteriores, Arancha González Laya; Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior; José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana; Isabel Celaá, ministra de Educación; Yolanda Díaz, ministra de Trabajo; Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo; Luis Planas, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación; Carolina Darias, ministra de Política Territorial y Función Pública; y José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social.

García-Page aúna esfuerzos con los sindicatos

El Gobierno de Castilla-La Mancha suscribió este viernes un pacto con la Federación regional de Municipios y Provincias y sindicatos como CC OO y UGT para aunar esfuerzos contra la despoblación. La comunidad tiene dos millones de habitantes, de los que 299.460 viven en 739 municipios con menos de 2.000 residentes, lo que supone que en el 80% de las localidades solo vive el 15% de la población regional. El presidente autonómico, Emiliano García-Page, pidió que la financiación autonómica no se plantee solo por población sino por dónde quieren vivir y que no haya agravios en el acceso a los servicios públicos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS