Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garicano renuncia a entrar en el nuevo equipo de Arrimadas

La candidata a presidir Ciudadanos promociona la presencia femenina en su núcleo

La portavoz parlamentaria de Cs a liderar el partido, Inés Arrimadas, en el Congreso, hoy.
La portavoz parlamentaria de Cs a liderar el partido, Inés Arrimadas, en el Congreso, hoy.

La nueva ejecutiva de Inés Arrimadas, en caso de imponerse en las primarias por la presidencia de Ciudadanos, no contará con ninguno de los dirigentes que en la última etapa de Albert Rivera se opusieron a la estrategia del giro a la derecha y el veto al PSOE. Luis Garicano, jefe de filas en Europa y última voz del sector crítico en la cúpula, ha renunciado a integrar el equipo de Arrimadas tras saber que no tendría un papel relevante. La candidata se rodea de más mujeres en su núcleo duro y elige a una secretaria general, Marina Bravo.

La salida de Luis Garicano de la dirección de Ciudadanos, decidida por él mismo al saber que Inés Arrimadas no contaba con él en un puesto de relieve, termina por consagrar el divorcio del partido de quienes se opusieron al giro a la derecha y al veto a pactar con el PSOE. La mayoría de los dirigentes que discreparon de la estrategia de Albert Rivera en la última etapa han dimitido: Toni Roldán, Javier Nart y Xavier Pericay están fuera del partido. Otro de los integrantes de este grupo, Francisco Igea, vicepresidente de Castilla y León, se ha lanzado a disputarle el liderazgo a Arrimadas. Y Garicano, el último de los críticos que quedaba en la cúpula, renuncia finalmente a ir en la lista de la candidata. Tampoco irá en la de Igea, y por tanto quedará fuera de la nueva ejecutiva.

La decisión del jefe de Cs en Bruselas se precipitó el martes, cuando Arrimadas terminó de cerrar los principales nombres de su propuesta de ejecutiva, que este miércoles registró junto con su candidatura a la presidencia de Cs. Garicano había respaldado hasta ahora a Arrimadas. Se significó, incluso, participando en su acto de campaña en Madrid del pasado 15 de febrero, en el que ella exhibió por primera vez sus apoyos: se rodeó de 28 dirigentes que subieron al escenario. Esa fotografía se interpretó como la de su próximo equipo. Además, Garicano formaba parte de la gestora que pilota el partido desde la dimisión de Rivera el pasado noviembre hasta el congreso de los próximos 14 y 15 de marzo.

Pero al final no ha habido acuerdo. El desencuentro tiene que ver con el papel que se le reservaba para la nueva etapa pero también, según Garicano, por diferencias con Arrimadas sobre el rumbo del partido político y organizativo. “Inés no ha confiado en mí para tener un papel relevante en este proyecto”, explicó Garicano a EL PAÍS. Fuentes de la candidatura de Arrimadas aseguran que se le había ofrecido formar parte de la nueva ejecutiva, aunque sin un puesto específico, y él prefirió no formar parte.

Garicano, amigo íntimo de Francisco Igea, había intentado evitar la confrontación entre ambos. En su opinión, además, el proyecto de la candidata es “muy continuista” con la etapa anterior, mientras él apostaba por “volver al Cs inicial” y “rectificar, asumir que se han cometido errores”. Como miembro de la gestora, no obstante, ha votado a favor de las coaliciones electorales con el PP.

La ejecutiva de Arrimadas sí contará con una voz crítica del pasado, la de Jordi Cañas, quien en el congreso de 2017 batalló para evitar que se eliminara la socialdemocracia del ideario de Cs. El eurodiputado no formaba parte de la dirección el año pasado cuando esta se quebró por el veto al PSOE.

El núcleo de Arrimadas destaca además porque se feminiza y reparte más el poder, que en la época de Rivera concentraba un reducidísimo grupo de personas. La ingeniera Marina Bravo, actual secretaria de Programas, será su número dos en caso de imponerse en las primarias. Tres hombres ocuparán las tres vicesecretarías generales, dos de ellos del círculo de Rivera: Carlos Cuadrado y José María Espejo, al frente de la parte orgánica, y Joan Mesquida, exdirigente del PSOE, que asumirá el área más política. Y otras dos mujeres, Melisa Rodríguez y Lorena Roldán, ejercerán la portavocía de la dirección. De los siete puestos de más peso de su organigrama, cinco formaban parte de la gestora.

Al menos de los 16 de los 19 miembros que Arrimadas comunicó este miércoles que formarían parte de su nueva dirección formaban parte también de la ejecutiva de Rivera. Solo tres integrantes del núcleo del exlíder —José Manuel Villegas, Fernando de Páramo y Fran Hervías—, están fuera porque dimitieron. En la estructura que Arrimadas ha diseñado para el partido desaparece además la secretaría de Comunicación, que ocupó De Páramo y que ahora no tendrá un responsable orgánico. En el partido hay consenso sobre que una de las causas más importantes del desplome en las urnas fueron los errores de comunicación.

Igea se rodea de cuadros medios, exdirigentes y miembros de su Gobierno

Francisco Igea, rival de Inés Arrimadas por la presidencia de Ciudadanos, se ha rodeado en su lista de cuadros medios, exdirigentes y miembros de su Gobierno en Castilla y León, así como afiliados de base. Ninguno de ellos formaba parte de la gestora.

La diputada en la Asamblea de Madrid Marta Marbán es su número dos de una lista para la ejecutiva en la que figuran, entre otros, los diputados en el Parlament Sergio Sanz, Antonio Espinosa y María Valle, el viceconsejero en el Gobierno de Castilla y León Fernando Navarro, el secretario general de la Consejería de Transparencia de la Junta de Castilla y León, José Miguel García, y la portavoz de Cs en las Cortes de esa comunidad, Carlota Amigo.

En su equipo, Igea incluye también a algunas de las voces críticas de la etapa de Rivera como Orlena de Miguel, que fue portavoz del partido en Castilla La- Mancha y fue destituida por la gestora.

El candidato ha registrado una lista con 31 miembros que deja 19 huecos para incorporar a la ejecutiva en caso de ganar a los 17 portavoces autonómicos, a la portavoz en el Congreso (Inés Arrimadas) y al portavoz en Europa (Luis Garicano).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >