Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP vasco amenaza a Casado con dinamitar la coalición con Ciudadanos

Los populares aseguran haberse enterado por la formación que dirige Arrimadas del reparto de las listas para las elecciones del 5 de abril

Reunión entre el presidente del PP, Pablo Casado, y la portavoz parlamentaria de Ciudadanos, Inés Arrimadas, junto Teodoro García Egea y José María Espejo-Saavedra, para hablar de coaliciones en elecciones autonómicas.rn rn
Reunión entre el presidente del PP, Pablo Casado, y la portavoz parlamentaria de Ciudadanos, Inés Arrimadas, junto Teodoro García Egea y José María Espejo-Saavedra, para hablar de coaliciones en elecciones autonómicas. Europa Press

El PP y Ciudadanos (Cs) anunciaron a última hora de la tarde del miércoles un acuerdo para presentarse en coalición a las próximas elecciones vascas, el 5 de abril, con el popular Alfonso Alonso como candidato a lehendakari. El pacto, según confirmaron fuentes de ambos partidos, estaba pendiente de algunos flecos, como el nombre con el que acudirían a las urnas. Pero menos de 24 horas después y a punto de expirar el plazo para la presentación de coaliciones (este viernes a las 00.00), parece que los flecos eran algo más que eso y que la interlocución con el PP vasco ha sido escasa.

Fuentes de los populares en la comunidad aseguran haberse enterado por las declaraciones del secretario del grupo parlamentario de Ciudadanos, José María Espejo, del reparto de las listas, por el que Cs obtendría el segundo puesto por Bizkaia y por Álava. "Eso es inasumible porque no se corresponde con la realidad. La realidad es que nosotros tenemos nueve diputados en el Parlamento vasco, 11 en las juntas generales y 55 concejales; Ciudadanos, nada. Carece de representación en el territorio y si se presentaran solos, continuarían sin tenerla. La negociación tiene que ajustarse a esa realidad", afirman fuentes del PP vasco.

Fuentes de PP nacional, por su parte, aseguran que Ciudadanos se ha adelantado, porque ellos tenían que "hablar con mucha gente". Además, señalan que aún queda tiempo —hasta las 00.00 del viernes— para cerrar definitivamente el nombre de la coalición, el programa y el reparto de listas. El PP nacional es optimista y, de hecho, prepara un acto público para oficializar la coalición con la presencia del presidente o el secretario general del partido.

Ciudadanos insiste en que lo anunciado por José María Espejo esta mañana es lo pactado con el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, "en los términos concretos en que se ha cerrado con el equipo negociador del PP", apuntan fuentes del partido. Según estas mismas fuentes, en las conversaciones, la formación conservadora no les pidió que esperaran a comunicar el pacto. "El problema lo tienen en el PP", enfatizan en Cs, a la espera de que la dirección nacional del Partido Popular arregle el asunto con sus compañeros vascos.

Ciudadanos acepta el Concierto Económico

De momento, la coalición ha salvado otro de los escollos: la apuesta por el foralismo del PP vasco, que Ciudadanos había criticado en el pasado, aunque ya lo asumió en la coalición en Navarra con los populares y UPN (Navarra Suma). Populares y liberales han pactado que la posición sobre el Concierto Económico sea la misma que la que cerraron en Navarra: se comprometen a respetar el régimen económico, pero con la exigencia de que el cálculo del cupo se haga con "transparencia" y "respetando el principio de solidaridad entre españoles", según Ciudadanos. El cupo es la contribución que tiene que pagar el País Vasco a las arcas estatales para sufragar las competencias que el Estado presta en beneficio de los residentes de esta comunidad al no haber sido transferidas. Los de Arrimadas pidieron suprimir el sistema de financiación propio del País Vasco cuando saltaron a la política nacional, en 2015, aunque después modularon su posición y pasaron a cuestionar el cálculo de la contribución, que critican en su programa electoral de las últimas elecciones generales por "arbitrario e insolidario". 

José María Espejo, secretario general del grupo parlamentario de Cs y negociador con los populares, ha asegurado este jueves que la postura sobre el concierto "es exactamente la misma" que la de la coalición Navarra Suma. "Es un caso análogo al del País Vasco: hay un compromiso a respetar la cuestión, porque viene reflejada en la Constitución española, pero con la exigencia de que los cálculos se hagan con absoluta transparencia, con absoluta lealtad y siempre bajo el respeto al principio de solidaridad entre todos los españoles", ha detallado. La asunción del concierto es una de las "cesiones" que Cs defiende haber asumido con el PP para que prosperara el pacto.

Ciudadanos ha ido modulando de forma progresiva su posición sobre el Concierto Económico vasco: Albert Rivera defendía suprimirlo en 2015, hasta que pasó a asumir que no existen mayorías para eliminarlo (está recogido en la Constitución) y decidió criticar el cálculo del cupo. Rivera lo definió como "cuponazo", un "privilegio" y un "amaño". "Vamos a acabar con los privilegios", proclamaba uno de los vídeos electorales de Ciudadanos en las generales del 28 de abril.

En su último programa electoral, Cs lleva como compromiso "acabar con el privilegio que supone el actual cálculo arbitrario e insolidario del cupo vasco" y sustituir el sistema actual de cálculo quinquenal, "opaco y politizado", por una metodología estable elaborada por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). Cs votó en contra del cupo vasco en el Congreso en noviembre de 2017, mientras el PP votó a favor. Los populares criticaron en aquel debate parlamentario que Ciudadanos pretendiera convertir dicha contribución en "un elemento de confrontación electoral".

Espejo no ha renegado del término "cuponazo" que tantas otras veces ha utilizado el partido. Preguntado por si sigue pensando que el concepto es válido, ha contestado que sí. "Es un cuponazo cuando el resto de españoles no tienen la información transparente de bajo qué criterios se ha calculado y cuando se negocia con absoluta opacidad como vemos, por desgracia, cada día, en esta Cámara", ha subrayado, en referencia a los seis diputados del PNV.

Por último, Cs ha decidido suspender la negociación de la coalición con el PP en Cataluña a la espera de que se convoquen las elecciones y tras la negativa del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a acordar una coalición en Galicia. Cs amenaza con vengarse en Cataluña y ofrecer al PP integrarse en sus listas, como le ha ofrecido Feijóo en Galicia. “Parece evidente que no se puede pedir en un sitio lo que no das”, ha avisado Espejo. “Las situaciones son perfectamente asimilables”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información