Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos cede y acepta la coalición con el PP en Euskadi pese al rechazo de Feijóo

Tras amagar con romper las negociaciones, Arrimadas accede a "explorar otras fórmulas" de colaboración con el presidente gallego

PP y Ciudadanos (Cs) se presentarán juntos en coalición a las elecciones vascas del próximo 5 de abril con el popular Alfonso Alonso como candidato a lehendakari. Cs cede y acepta la alianza solo en Euskadi tras el rechazo de Alberto Núñez Feijóo en Galicia, como confirmó este miércoles el presidente de la Xunta a Inés Arrimadas. Aunque pretendía un acuerdo idéntico para las elecciones vascas, gallegas y catalanas, Cs se conformará con explorar “otras fórmulas” de colaboración en Galicia con el PP.

Reunión entre el PP y Cs, ayer en el Congreso. En vídeo, PP y Cs alcanzan acuerdo para ir en coalición electoral en el País Vasco. FOTO: CIUDADANOS | VÍDEO: EP

Ciudadanos apostó fuerte contra el barón más poderoso del PP, y perdió. No consiguió doblarle el brazo. Lograrlo era una hazaña casi imposible: Cs carece de representación en el Parlamento gallego, en los últimos comicios autonómicos obtuvo el 3,38% de los votos, mientras Feijóo tiene 41 diputados —la mayoría absoluta son 38— y se llevó a la cesta del PP el 47,5% de las papeletas. Los populares esgrimieron desde el primer día de las negociaciones que con esos números no podía decirse, como ha sostenido Ciudadanos, que lo que ambos partidos llaman “el constitucionalismo” esté “en peligro” en Galicia. Tampoco la amenaza del partido de Arrimadas de presentarse por su cuenta a esos comicios suponía problema alguno para los populares gallegos, convencidos de que Cs no les ayuda a sumar. Finalmente, Arrimadas ha tenido que ceder. No habrá coalición en Galicia y sí la habrá en el País Vasco.

La portavoz parlamentaria de Ciudadanos anunció, tras reunirse el martes con el presidente del PP, Pablo Casado, que llamaría personalmente a Feijóo en un último intento de convencerle de la coalición. La conversación este miércoles entre ambos fue larga: Arrimadas constató que el líder popular no iba a dar su brazo a torcer, pero ambos sí acordaron seguir hablando para explorar “otras fórmulas de colaboración electoral”. Según fuentes del PP gallego, Feijóo pidió a la portavoz de Cs que designara “interlocutores autorizados” en Galicia para aterrizar las negociaciones en esa comunidad. Beatriz Pino, candidata a las primarias gallegas de Cs, llevará los contactos con el PP.

Cs insistió después de la conversación entre ambos en que “Galicia es uno de los tres territorios de España más amenazados por el nacionalismo” y que el Gobierno podía ponerse en peligro por “un puñado de votos” (en alusión a los suyos). Aunque Feijóo no tiene ese temor, está de acuerdo en explorar una alianza con Cs pensando en una estrategia nacional: “Soy un defensor de que Cs y el PP se acaben entendiendo y planteemos una propuesta conjunta para España”, dijo este miércoles.

Lo que más interesa a Pablo Casado de esa alianza en Euskadi es sentar las bases para una coalición a nivel nacional, España suma, para las próximas generales.

El presidente gallego sí ha ofrecido incluir independientes en sus listas. La idea, rechazada de plano todos estos días pasados por Ciudadanos, podría abrirse paso. Según fuentes de Cs, el partido está dispuesto a estudiar ahora integrar a miembros de su partido en las listas del PP siempre que se asegurase su autonomía —una de las medidas para preservarla sería que sus diputados pudieran contar con independencia de voto—. No obstante, en la reunión del martes entre Casado y Arrimadas los populares no garantizaron esta posibilidad. Feijóo y la portavoz de Cs acordaron que seguirán negociando. El plazo para las coaliciones se cierra este jueves, pero tienen hasta marzo para presentar la lista electoral.

La coalición ha sido más fácil en el País Vasco, donde Ciudadanos tampoco tiene actualmente representación. El secretario general del PP, Teodoro García Egea, y el secretario general del grupo parlamentario de Cs, José María Espejo, se reunieron este miércoles a última hora de la tarde para cerrar los flecos del acuerdo. Aunque el plazo para registrar la coalición en Euskadi termina este viernes, Cs necesitaba tener un pacto antes porque este jueves se reúne el consejo general del partido que debe aprobar que pueda presentarse en coalición electoral. Por eso ambos partidos aceleraron las conversaciones.

El negociador de Cs envió por la mañana un documento al número dos del PP con las bases del acuerdo. En esa propuesta, a Cs le corresponde el segundo puesto de la lista que lidera Alonso y al menos otros tres puestos de salida, uno por provincia. El acuerdo marco propuesto por Cs dice también que ambas formaciones tendrán que llegar a un pacto programático. Ahí podrían surgir algunos escollos porque Cs cuestiona el concierto económico vasco, aunque ha modulado su posición y ahora se limita a pedir un cálculo del cupo “transparente”, en lugar de su eliminación. En Navarra, Cs ya aceptó el concierto navarro.

La coalición vasca será la segunda alianza preelectoral que firmen PP y Cs, tras la Navarra. Ambos partidos comparten además cuatro Gobiernos autonómicos y el del Ayuntamiento de la capital. Inés Arrimadas, con diez escaños en el Congreso, aspiraba a forzar al PP a negociar el pacto a tres —País Vasco, Galicia y Cataluña— haciendo valer su fuerza en Cataluña (donde cuenta con 36 diputados por los cuatro del PP) pero su estrategia perdió fuelle porque Quim Torra aún no ha convocado las elecciones catalanas.

Flecos pendientes

Fuentes del PP y Ciudadanos aseguraban este miércoles que han dejado pendientes algunos flecos del acuerdo, como el nombre de la coalición electoral y el programa conjunto. Los populares proponen una fórmula similar a “España Suma” (como “País Vasco Suma o Euskadi Suma”), mientras Cs apuesta por “Mejor Unidos”. El acuerdo programático también tendrá que cerrarse en los próximos días.

Ambos partidos aspiran a lograr en torno a 12 escaños con la coalición. Los populares cuentan con nueve diputados en el Parlamento vasco y Cs no tiene ninguno, pero fuentes de la negociación aseguran que según sus cálculos la suma podría elevar su representación hasta los 12 asientos. La coalición incluirá también a UPyD y a exreferentes de ese partido, como el filósofo Fernando Savater, que la apoyará pero no irá en puestos de salida.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >