Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El temporal mantiene a Teruel en alerta máxima por una nevada de medio metro

La borrasca Gloria se marchó desdibujada hacia el suroeste, pero otros factores que contribuyeron a potenciarla ponen a 30 provincias bajo aviso

Vista de Tronchón (Teruel), en el Maestrazgo, durante el temporal Gloria. En vídeo, los efectos de Gloria se extienden por todo el Maestrazgo.

Lo que queda de la potente borrasca Gloria, que “ha perdido entidad al irse rellenando y ganando presión”, continúa su viaje hacia el suroeste y ya desde la tarde del lunes desapareció de los mapas de la Agencia Española de Meteorología (Aemet), según informa su portavoz, Rubén del Campo. Pero la fuerte inestabilidad remanente que causó Gloria, unida a otros factores que contribuyeron a potenciar su poder destructor mantiene este martes a Teruel en alerta máxima, la roja, por una nevada de medio metro, la mayor de todo el episodio. En total, 30 provincias del norte y del este siguen bajo aviso por nieve, mala mar, lluvia y viento.

Gloria se marchó el lunes, desinflada y desdibujada, pero deja tras de sí la combinación del potente anticiclón europeo, los vientos húmedos del Mediterráneo que este arrastra y un área de bajas presiones en altura. Del Campo explica que el superanticiclón, bautizado Ekart por la Universidad de Berlín, es de 1.050 milibares, una presión que no se veía en el Reino Unido desde hace más de 60 años y que se sale de la escala que se usa en España para representar estos fenómenos. La gran diferencia de presión entre Ekart y los restos de la borrasca mediterránea siguen moviendo hacia la Península vientos húmedos y muy fuertes del noreste, que se suman a una dana o depresión aislada en capas altas de la atmósfera. El resultado es una importante inestabilidad que hace que siga lloviendo o nevando en abundancia.

Las precipitaciones se mueven este martes hacia el oeste, para afectar al Cantábrico, el centro y el este peninsular y Baleares. Están siendo fuertes y persistentes en Cataluña, el sur de Aragón y el norte de la Comunidad Valenciana, donde se pueden acumular de 80 a 100 y 150 litros por metro cuadrado en 12 horas, según las zonas. "Lloverá en todo el país salvo en Galicia, extremo occidental de Castilla y León, Huelva y Extremadura", destaca el meteorólogo. Así, tienen aviso naranja, el segundo de una escala de tres, Teruel, Barcelona, Girona, Tarragona y Castellón, mientras que es amarillo, el nivel más bajo, en Zaragoza, Lleida, Alicante, Valencia y Baleares por acumulaciones de entre 60 y 40 litros.

La gran diferencia con los dos días previos, subraya Del Campo, es que el aire frío se va retirando y suben las temperaturas. Tanto las máximas como las mínimas sumarán 5 o 6 grados centígrados a los valores del lunes, por lo que las nevadas se retiran a cotas más altas, de 1.000 a 1.500. En los Pirineos estará por encima de los 1.000 metros, en la cordillera Cantábrica empezará baja, por debajo de 500 metros, pero acabará en 800 o 1.000, lo mismo que en el centro, donde pasará de 500 a 800 o 1.200. En el este, de entre 500 y 600 a 1.000 o 1.200.

Pero, como la cota irá subiendo lentamente, en la primera mitad del día seguirá nevando mucho en zonas bajas, sobre todo en el sur de Aragón y norte de Castilla-La Mancha. Teruel sigue bajo aviso rojo por nevadas, con acumulaciones de nieve de medio metro en 24 horas en las comarcas de Gúdar y Maestrazgo. También se esperan nevadas de 20 centímetros en Zaragoza, Albacete, Cuenca, Guadalajara, Barcelona, Girona y Castellón y, de menor entidad, en Almería, Granada, Jaén, Ávila, Burgos, Segovia, Soria, la sierra de Madrid, Valencia, La Rioja, Álava y Murcia.

A pesar de la subida de las temperaturas, habrá heladas en la mitad norte, aunque menos fuertes, mientras que de día el ambiente será menos frío, con 12/14 grados a orillas del Mediterráneo y 6/8 grados todavía en la meseta norte.

A las diez de la mañana se han desactivado las alertas máximas que todavía pesan sobre Barcelona y Girona por olas de hasta siete metros. Pero el temporal marítimo, con olas de cuatro a seis metros, seguirá castigando el litoral catalán, valenciano, balear y coruñés y con menor fuerza, la costa de Lugo y Asturias. Por último, los fuertes vientos siguen siendo un factor muy importante, con 20 provincias alertadas. "Las rechas pueden superar los 70/80 kilómetros por hora en puntos del este y el centro", alerta el portavoz de Aemet, que destaca que en Barcelona y Tarragona serán de 100 kilómetros por hora. Hay avisos amarillos en Aragón, zonas de las dos Castillas, resto de Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Galicia y Baleares por picos de 90 a 70.

Los próximos días mejora la situación y las lluvias van remitiendo, aunque el miércoles y el jueves aún pueden ser intensas en dos focos, el suroeste y el noreste, a causa del movimiento de la dana, que ya se puede calificar de borrasca. El miércoles, serán fuertes en el tercio norte y en las regiones mediterráneas por un lado y en el sur de Extremadura y en Andalucía occidental por otro. Sobre todo, serán intensas en Cataluña y el sur de Andalucía, con una cota que se situará en 1.000/1.500 metros.

El jueves la situación será similar, con lluvias en Aragón, Cataluña, sur de Castilla y León, Extremadura y Andalucía occidental, las más fuertes y persistentes en Girona y sur andaluz, pronostica Del Campo. La cota de nieve estará alta, por encima de 1.200 metros. Las temperaturas bajarán por la noche en el interior y habrá heladas en el norte y el centro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información