Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Malestar en Ciudadanos por 60 nombramientos y ceses de la gestora

El presidente de la dirección provisional niega una purga de críticos

El vicepresidente de la Junta de Castilla y Leon, Francisco Igea.rn
El vicepresidente de la Junta de Castilla y Leon, Francisco Igea. JCYL

Las aguas internas de Ciudadanos (Cs) bajan revueltas hacia el congreso del partido. Hasta ahora había reinado una relativa calma, sin más candidata a suceder a Albert Rivera en la presidencia que Inés Arrimadas, portavoz parlamentaria. Pero la decisión tomada por la gestora el pasado lunes, que no trascendió hasta el martes, de aprobar 60 nombramientos y ceses de cargos autonómicos, amenaza con sembrar la división y provocar que Arrimadas pueda tener rival en la asamblea extraordinaria de marzo.

El vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, condiciona su decisión de competir con Arrimadas a que esta aclare si su modelo de partido es el mismo que se deriva de esa decisión de la gestora, “centralista y de arriba abajo”. La gestora decidió el lunes 60 nombramientos de cargos autonómicos por todo el país, como portavoces, secretarios de Organización y de Comunicación regionales, y destituyó a dos dirigentes del sector crítico.

Se trata de Ignacio Prendes, hasta ahora portavoz en Asturias, y Orlena de Miguel, portavoz en Castilla-La Mancha, que recibieron un email en el que se les informaba de su cese sin indicarles los motivos. El presidente de la gestora, Manuel García Bofill, negó este miércoles desde Almería, antes de participar en una asamblea con militantes, que las destituciones buscaran una purga de críticos.

“Hay personas que no tienen cargo público o cargo orgánico y antes lo tenían. Los estatutos [de Ciudadanos] exigen que para ser portavoz has de ser cargo público u orgánico. Se ha hecho una sustitución con este criterio, como no podía ser de otra manera. No podíamos ir a un congreso con situaciones irregulares”, afirmó. “Toda otra interpretación está fuera de la realidad de lo que nosotros hemos decidido”, apostilló. No obstante, los estatutos de Cs, según ha comprobado este diario, no recogen ninguna exigencia en ese sentido para los portavoces autonómicos.  En un comunicado, el partido precisó después que la elección de portavoces es “discrecional” por la dirección y la gestora “ha mantenido los criterios aplicados anteriormente por la Ejecutiva”.

La decisión ha provocado malestar en algunos círculos de las bases del partido, según chats de afiliados a los que ha accedido este periódico, y ha animado al principal dirigente crítico, Francisco Igea, a plantearse presentar una alternativa a Arrimadas. El barón regional ya meditaba hacerlo, pero este miércoles dejó ver que está más cerca de dar la batalla interna.

Competir con Arrimadas

“Pensamos que Inés [Arrimadas] es la mejor candidata, pero queremos saber cuál es su modelo de partido. Pero si su modelo es este, sí, nos presentaremos para presentar otro modelo”, avisó este miércoles Igea en declaraciones a la Cadena SER. Por su parte, el presidente de la gestora le replicó, sin citarle, que “nadie va a determinar por sí solo cuál va a ser la estrategia o el modelo de partido”.

Varios exdirigentes de Cs salieron en apoyo de Prendes, que fue vicepresidente del Congreso hasta las pasadas elecciones, como el exsecretario de Programas Toni Roldán o la exdiputada Patricia Reyes. El anterior portavoz en Baleares y cofundador de Cs, Xavier Pericay, criticó en Twitter la “purga” que “pretende silenciar toda discrepancia presente y futura”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >