Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PNV

Aitor Esteban (PNV): “La sociedad española no está preparada para un referéndum de autodeterminación”

El portavoz del PNV avanza su disposición a acordar los Presupuestos Generales con el Gobierno

Aitor Esteban, este martes en el Congreso. En vídeo, entrevista al portavoz del Grupo Nacionalista Vasco en el Congreso.

“Estamos en la batalla de Midway”. Aitor Esteban (Bilbao, 57 años) describe la situación de la política española como el combate aeronaval que enfrentó en la Segunda Guerra Mundial a EE UU y Japón en el Pacífico. “Hay buques y aviones por todos lados”, dibuja el portavoz parlamentario del PNV, socio decisivo del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez. A pesar del intercambio de torpedos los nacionalistas vascos, con sus seis votos imprescindibles para la investidura del líder socialista, pretenden contribuir a la gobernabilidad.

Pregunta. En su discurso en el debate de investidura dijo que el país necesita estabilidad. ¿Está dispuesto el PNV a apoyar los Presupuestos Generales?

Respuesta. No tenemos un acuerdo de legislatura ni muchísimo menos, pero, ¿qué sentido tiene un voto en la investidura para luego dejar colgado al Gobierno a las primeras de cambio? Pues no, intentaremos que se mantenga [el Gobierno], porque en la medida en que se mantenga, esos compromisos siguen vivos. Por tanto, tiene sentido que intentemos buscar un acuerdo presupuestario.

P. ¿Qué pedirá el PNV para apoyar las cuentas?

R. Enseguida se va a enterar el Gobierno. Hay toda una serie de cosas. No es el momento de adelantar, uno no va a decir qué cartas tiene en la partida.

Buscaremos un acuerdo presupuestario con el Gobierno”

P. ¿Y ERC entrará en ese acuerdo?

R. No lo sé, creo que sí, sería lo lógico. Incluso gente que no apoyó la investidura creo que es posible que entre en el acuerdo presupuestario. Una vez que el balón empieza a rodar, el juego se abre para todos. El Partido Regionalista de Cantabria, veremos Coalición Canaria qué hace...

P. El Gobierno nace con algunas fragilidades. La primera, por lo novedoso, es la relación entre los socios de la coalición. Usted alertó en la investidura del riesgo de los egos y de los intereses partidistas. Tras estos primeros compases, ¿cree que serán capaces de entenderse toda la legislatura?

R. Por ahora no lo están haciendo mal, es más, les encuentro a veces con unas frases y gestos hasta tiernos. Han pasado de un extremo a otro. Para mí la clave es el Presupuesto. Si se logra sacar adelante yo creo que este Gobierno tiene media legislatura asegurada.

Lo de Delgado no es estético, pero la justicia

está ya politizada”

P. La otra fragilidad es el apoyo externo de ERC y la situación en Cataluña, ¿Aguantará ERC la presión de Junts per Catalunya?

R. ¿Aguantará el PSOE la presión mediática, y la del PP y Vox? Aquí cada uno tiene que aguantar las presiones que tiene que aguantar. Yo espero que sí, y que la mesa [de diálogo entre el Gobierno y el Govern] sirva para hacer política, y para ser conscientes unos y otros de los límites objetivos que se dan en la situación actual, y tener cierta empatía con las posiciones de los otros. Al fin y al cabo, están representando a muchísimos ciudadanos. Vamos a ver si se empieza a hacer política.

P. Su pacto con el PSOE incluye la obligación de acordar previamente con el PNV las medidas fiscales que el Gobierno quiera proponer a las Cortes. ¿Pretenden moderar fiscalmente al Ejecutivo de coalición para evitar más subidas impositivas?

R. En algunos casos pueden ser adecuadas las subidas impositivas. El régimen general y el nuestro son dos piscinas separadas, pero cada vez que se mueve el agua en una de ellas, salpica a la otra. Intentaremos ser propositivos, sugerir alternativas. En algunas cosas tendremos que decir que no.

Yo diría que es crispación rancia. Los vivas, el oro en Moscú…Había un toque a naftalina el otro día en el Congreso

P. El acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos recoge una subida del IRPF a las rentas de más de 130.000 euros y un tipo mínimo del 15% en Sociedades y del 18% a la banca, ¿lo comparten?

R. Con esto estamos de acuerdo; vamos a hablarlo. El tipo máximo en Euskadi es más alto que en el régimen común, ahí hay un margen. Vamos a ver cuáles son las escalas, cómo lo plantean. En Sociedades vamos a hablarlo, a ver cómo se puede conjugar, porque los ecosistemas [el régimen vasco y el general] están ahí. Y lo de la banca tiene también muchos matices. No nos oponemos, pero sí tenemos que ser precisos, hacer una labor de cirugía en el detalle de los impuestos.

P. Su acuerdo de investidura con el PSOE establece que se impulsarán “las reformas necesarias para adecuar la estructura del Estado al reconocimiento de las identidades territoriales”. ¿De qué reformas hablan?

R. Tenemos unas cuantas ideas trabajadas, pero no creo que deba ir más allá de decirle la trinidad: primero, reconocimiento nacional. Segundo, bilateralidad en las relaciones. Luego, Europa puede contribuir a la solución arbitrando un espacio, que ya sabemos que no es de un Estado, pero de unas entidades que tienen un sentimiento nacional. Y tercero, un árbitro neutral. El Tribunal Constitucional no puede ser considerado ya un árbitro neutral. Tenemos que buscar otro tipo de fórmulas de arbitraje. Puede ser una sala especial en el Constitucional, y que el nombramiento de esa sala sea diferente.

P. ¿Están pensando en un referéndum de autodeterminación en Cataluña y Euskadi?

R. Sí, para los siete territorios y para mañana por la mañana. ¿Hemos dicho nosotros algo de un referéndum de autodeterminación?

P. Se lo digo porque la derecha alerta de que tras estos acuerdos con ERC y el PNV se esconde el riesgo de un referéndum de autodeterminación.

R. Creo que la solución al final, no sé cuándo, acabará siendo algo así. Hoy por hoy tenemos una sociedad compleja a la que le gustaría votar, porque en Cataluña también lo está pidiendo incluso gente que votaría que no. Ahora, ¿está la sociedad española preparada para asumir eso? No. Porque tampoco se es muy pedagógico en términos democráticos desde los partidos. ¿Qué es lo que estamos intentando aportar? Soluciones para el futuro a un embrollo territorial complicado.

P. También han pactado con el PSOE el traspaso de competencias de tráfico a Navarra. ¿La Guardia Civil va a salir de Navarra? ¿Por qué ha querido el PNV decidir sobre Navarra?

R. Si la Guardia Civil sale algún día de Navarra lo tendrán que decidir los navarros. No, lo que significa es que deja de hacer funciones de tráfico, y que la recaudación de las multas será para Navarra. ¿Qué hacen luego con los agentes? Eso lo tendrá que ver el Ministerio del Interior. Mire, esto lo podría haber hecho UPN, pero que no se diga que nosotros no somos agentes en Navarra. Tenemos una ejecutiva en Navarra desde 1910, nuestra coalición [Geroa Bai], de la cual somos el grupo mayoritario, forma parte del Gobierno; tenemos consejero, parlamentarios, el presidente del Parlamento navarro es el presidente de la ejecutiva del PNV en Navarra... Todos los partidos negocian. Los Gobiernos serán los que cierren los aspectos concretos.

P. Está pendiente también la renovación del Estatuto de Gernika. En su propuesta técnica con Podemos y el PSE se reclama la transferencia de la competencia penitenciaria y la gestión del régimen económico de la Seguridad Social. ¿Aspiran a conseguirlo esta legislatura?

R. Evidentemente, no pusimos ningún límite en el acuerdo [de investidura]. El acuerdo [vasco] dice en este año. Técnicamente no tendría que haber ningún problema. Lo que tiene más complejidad es la gestión del régimen económico de la Seguridad Social, lo reconozco. Se avecina una reforma en Seguridad Social, si vamos a hacer eso, es el momento de que hablemos del contenido. Vamos a ver a dónde llegamos.

P. El PNV se desmarcó el pasado octubre de la llamada Declaración de Llotja de Mar, de una decena de formaciones nacionalistas catalanas, vascas, gallegas, baleares y valencianas en defensa del "derecho de autodeterminación de los pueblos", con el argumento de que aportaba una visión muy negativa del Estado español y no constructiva. ¿El nacionalismo catalán está en una deriva en la que no se encuentra con el vasco?

R. Está en una evolución, en todo caso. Allí sí estaba Bildu. Nosotros no estuvimos porque entendemos que el momento exige hacer propuestas en positivo. Lo veíamos como algo declarativo que entra dentro de la lógica de escenificación de los movimientos del procés, pero no iba más allá.

P. ¿El nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general es adecuado? Ha despertado una ola de críticas porque siembra sospechas de politización de la justicia.

R. Es reflejo de la situación en la que nos encontramos. ¿Es que la justicia no está politizada? Que lo diga el PP, que ha hecho nombramientos como le ha dado la gana, que bloqueó el Constitucional hasta meter a Enrique López, que ahora es su portavoz de Justicia. ¡Más descarado que eso! Claro que todo está politizado, ¿es una casualidad que Pedro Sánchez nombre a Delgado? Desde luego que no es estético, pero creo que lo hace conscientemente, sabiendo que el PP ha avisado de que va a plantar la batalla en los tribunales.

P. La estrategia de la crispación no es nueva, pero ¿reviste rasgos novedosos?

R. Hemos tenido momentos bien duros. Yo diría que es crispación rancia. Los vivas, el oro en Moscú…Había un toque a naftalina el otro día en el Congreso de los Diputados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >