Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos pierde cuota de poder en los niveles intermedios del Gabinete

Iglesias concentra el 22% de los ministerios frente al 14% de las secretarías de Estado

Consumo y Universidades
El rey Felipe Vl, el presidente y los vicepresidentes del Gobierno, entre otros, durante el acto de toma de posesión. EFE

El reparto de poder entre los socios del Gobierno de coalición varía ligeramente al descender al segundo nivel de la estructura del Gabinete. Y en esa fotografía sale perdiendo Podemos, que pasa de tener el 22% de los ministros al 14% de los secretarios de Estado, el siguiente escalón de responsabilidad administrativa; una especie de viceministros. El motivo es que dos de los cuatro ministerios en manos de Unidas Podemos (sin contar la vicepresidencia de Pablo Iglesias), Consumo y Universidades, no tendrán secretaría de Estado, y Trabajo, al desgajarse Seguridad Social, pierdela secretaría de esa área.

El Gabinete de Pedro Sánchez tendrá 28 secretarías de Estado, solo tres más que el anterior, según figura en el decreto que detalla la composición y competencias del nuevo Ejecutivo, publicado este martes en el Boletín Oficial del Estado. Las secretarías no aumentan en la misma proporción que han crecido los ministerios, que pasan de 17 a 22. Hay más contención en el incremento de este segundo escalón de altos cargos, que copa el PSOE: el partido de Iglesias solo contará con cuatro de los 28. En este nivel de gestión pura y dura el peso de Unidas Podemos se adelgaza, consecuencia también de que el PSOE ha dado a Unidas Podemos carteras algo mutiladas, o desgajadas de otros ministerios anteriores.

Cinco ministerios del total del Gobierno de Sánchez no tendrán secretaría de Estado. De ellos, dos están bajo la batuta de Unidas Podemos. En el caso de Consumo, el ministerio que pilota el líder de IU, Alberto Garzón, era hasta ahora Consumo una dirección general que dependía del Ministerio de Sanidad. Por lo tanto, una vez elevado a rango ministerial, no tenía sentido añadirle otro segundo nivel, según fuentes gubernamentales. Universidades, con el sociólogo Manuel Castells al frente, tampoco tendrá viceministro al separarse de Ciencia —en manos del PSOE, con el ministro Pedro Duque—. Hasta ahora existía una única secretaría de Estado que incluía Universidades y Ciencia.

La nueva ministra de Trabajo, la gallega Yolanda Díaz, ha perdido por su parte Seguridad Social, que se separa de Empleo para formar un nuevo ministerio exclusivo a manos del PSOE —Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, a cargo de José Luis Escrivá—. Díaz tiene una secretaría de Estado, la de Empleo. Las competencias sobre mercado laboral fueron objeto de intensas negociaciones entre los socios, que han llegado a acuerdos intermedios sobre algunas áreas en las que tenían discrepancias. Es el caso de las competencias sobre la renta mínima, que dependerán del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, esto es, del PSOE. Socialistas y Unidas Podemos han pactado, sin embargo, que las decisiones sobre estas ayudas deben ser coordinadas, porque Pablo Iglesias es vicepresidente con competencia sobre Derechos Sociales. Inclusión no tendrá una secretaría de Estado específica.

Sí se ha creado ex profeso una secretaría de Estado para Irene Montero, ministra de Igualdad. Será la primera vez que se combinan ministerio y secretaría en esta área: hasta ahora, si existía el Ministerio de Igualdad independiente, no había secretaría de Igualdad. Montero tendrá las dos. Pablo Iglesias, al frente de la vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030, contará con dos: la secretaría de Estado de Derechos Sociales y la secretaría de Estado para la agenda 2030.

Desaparece la secretaría territorial

Los presidentes configuran discrecionalmente los segundos niveles de su Gabinete, al igual que su Gobierno, aunque hay algunas carteras y áreas con tradición histórica. Pedro Sánchez ha decidido personalmente algunas modificaciones también en las secretarías de Estado de sus Ministerios.

Desaparece la secretaría de Estado de Política Territorial, por ejemplo. La nueva ministra del ramo, Carolina Darias, tendrá solo por debajo una secretaría de Estado de Función Pública. El cambio puede estar relacionado con la voluntad manifestada por Sánchez de pilotar él mismo, junto con la vicepresidenta Carmen Calvo, el conflicto catalán. Darias tendrá en todo caso la competencia de la política en materia territorial y las relaciones con las comunidades autónomas.

Hay otra secretaría de Estado de nuevo cuño: Memoria democrática, que dependerá de Calvo. Hasta ahora, la memoria histórica era una dirección general que dependía del Ministerio de Justicia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información