Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arrimadas apela a algún diputado socialista “valiente” para frustrar la investidura de Sánchez

La portavoz de Cs defiende que existía una alternativa al acuerdo por el que saldrá investido el líder socialista: un pacto del PSOE, el PP y Cs

La portavoz de Cs, Inés Arrimadas, en el pleno de investidura. Victor J Blanco GTRES. Vídeo: EPV

Inés Arrimadas apeló este viernes a la bancada socialista para que algún diputado “valiente” rompa la disciplina de voto y frustre la investidura de Pedro Sánchez. “Solo está a un voto, a un valiente, de que no suceda”, interpeló la portavoz de Ciudadanos a los diputados del PSOE, a los que pidió que no priorizaran un “sueldo público” a evitar “tanta humillación a los españoles”. La iniciativa de la portavoz indignó al presidente en funciones, que le pidió “respeto” para su partido. Arrimadas reivindicó una alternativa de acuerdo con PP y Cs.

Arrimadas utilizó el debate parlamentario de la investidura para profundizar en la estrategia de buscar grietas en el PSOE que ya había iniciado con su ronda de llamadas a los presidentes autonómicos socialistas. En un paso más, la portavoz parlamentaria de Ciudadanos reclamó a los diputados socialistas que rompan filas y propicien el fracaso de la investidura de su propio candidato. Dirigiéndose a la bancada del PSOE, Arrimadas apeló a sus sentimientos tras escuchar la “humillación” de la intervención del líder de ERC, Gabriel Rufián, para que cambiaran el sentido de su voto sin aferrarse a sus “sueldos”. “No voy a tolerar que para usted votar no a mi investidura sea como consecuencia de su convicción moral, y en el caso de los diputados del PSOE porque quieren ganar un dinerillo. Un respeto al PSOE”, le replicó Sánchez.

La portavoz de Cs se estrenaba en el papel de jefa de su grupo parlamentario tras la dimisión de Albert Rivera el pasado noviembre como consecuencia del desplome electoral del partido, que ahora tiene solo 10 diputados. Arrimadas reivindicó a Ciudadanos como un partido de centro, pero en su debate con Sánchez no hubo ningún punto de encuentro con el socialista. Nada ha cambiado el resultado electoral en su desencuentro con el PSOE de Pedro Sánchez. A pesar de las continuas apelaciones del líder socialista a la portavoz para que cambie el paso de su predecesor y encuentre un papel de “utilidad” de Ciudadanos en la nueva etapa, Arrimadas no mostró ninguna posibilidad de salir del no.

Explicó su rechazo en la “humillación” y la “infamia” que suponen los acuerdos de Sánchez con ERC y el PNV, en las “nefastas” políticas económicas del acuerdo con Unidas Podemos. Argumentó que no tendría sentido que sus 10 diputados se abstuvieran para evitar el acuerdo con los republicanos porque el pacto con los peneuvistas es casi tan pernicioso como el otro. “¿Tengo que apoyar yo el acuerdo con el PNV, que dice que hay que adecuar las estructuras del Estado a las identidades nacionales?”, se quejó. Sánchez no puso paños calientes y fue muy duro: “Se dicen de centro y están a un paso de la extinción. ¿Por qué no prueban a hacer algo de centro? Dicen lo mismo que PP y Vox, van juntos a los mismos sitios; son el mismo libro. Vox de tapa dura, el PP de tapa blanda y ustedes, de bolsillo”, le espetó.

Arrimadas defendió que existía una alternativa al pacto con el que saldrá investido Sánchez, que era la única que podía dar estabilidad a la legislatura: su propuesta de una gran coalición “constitucionalista” entre el PSOE, el PP y Ciudadanos, aunque los populares nunca han estado por la labor. La portavoz advirtió a Sánchez de que tendrá que “pasar por caja” con los nacionalistas cada vez que tenga que aprobar una ley.

El tono de Arrimadas sonó más moderado que el de PP y Vox, quienes por la mañana habían competido en hipérboles y exaltación. Pero la posición del partido no se moverá en esencia de la que tuvo antes del 10 de noviembre. El nombre de Albert Rivera salió varias veces en el debate con Sánchez: Arrimadas lo reivindicó como un “hombre de Estado”, y reconoció la importante pérdida de escaños de Ciudadanos. “Hemos perdido un montón de escaños, 47, pero no hemos perdido la dignidad”, concluyó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información