Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oramas ignora la decisión de Coalición Canaria y votará no en la investidura de Sánchez

La diputada considera que "hoy se está inaugurando la demolición del Estado que conocemos"

La diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, tras su intervención ante el pleno del Congreso. En vídeo, las palabras de Oramas.

Pedro Sánchez ve reducirse la ventaja de síes sobre los noes en la votación de investidura. Ana Oramas, única diputada de Coalición Canaria, ha decidido de forma sorpresiva cambiar su voto de la abstención al no, lo que deja en solo dos los votos de diferencia el margen para que el candidato socialista sea elegido el próximo martes. La parlamentaria ha anunciado esta tarde durante su intervención en el Congreso que al final votará no, aunque el viernes la dirección de su partido decidió abstenerse.

"Hoy se está inaugurando la demolición del Estado que conocemos", ha arrancado Oramas su discurso en el pleno de investidura. La sentencia parecía poco compatible con una abstención. "Su pacto es una ofensa contra el resto de comunidades", ha criticado a Sánchez la diputada de Coalición Canaria, antes de acusarle también de "arrodillarse ante el secesionismo". Con el no de Oramas, Sánchez tendrá 167 votos a favor frente a 165 en contra. 18 diputados se abstendrán.

La decisión de Oramas ha sido personal y se aparta del acuerdo unánime de su dirección. Fuentes del consejo político de Coalición Canaria han confirmado a EL PAÍS que el criterio del partido sigue siendo abstenerse, informa Jorge Berástegui. La formación ha publicado un breve comunicado a través de Twitter en el que informa de que Oramas "será escuchada por adoptar una posición de voto contraria a la decisión del CPN (el órgano de dirección del partido)". "Coalición Canaria actuará con sus estatutos para las indisciplinas que se produzcan por cualquier militante del partido", ha advertido la formación."Y máxime cuando la decisión ha sido por unanimidad de nuestro máximo órgano", ha resaltado.

En su réplica, Sánchez ha instado a Oramas a rectificar y volver a la abstención: "Le pido que reflexione. Deje al menos echar a andar la legislatura con su abstención y no con su voto en contra". La diputada le ha contestado después que se mantiene firme, y ha sugerido que seguirá en el no incluso aunque fuera expulsada de su partido por romper la disciplina de voto. "Le pido que me respete... Usted ha dicho de sus compañeros de viaje cosas mucho más duras de las que yo he dicho hoy", ha replicado al líder socialista.

El PRC mantiene su voto en contra

Pedro Sánchez creía afrontar con cierto confort el debate con el carrusel de partidos que conforman el Grupo Plural. El PSOE había amarrado durante la semana el voto favorable a la investidura de Más País, Nueva Canarias, Compromís, Teruel Existe y el BNG. El voto que parecía el más claro de todos era el de los regionalistas cántabros del PRC, pero el acuerdo de los socialistas con Esquerra, anunciado el jueves y que contempla una mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat, abrió un frente inesperado. La tregua que el presidente en funciones esperaba concederse en una jornada interminable no fue completa. Pese a los intentos del candidato, el PRC se mantuvo firme en el no a Sánchez. Un giro de 180 grados por parte del único socio del PSOE en la investidura fallida de julio. Sánchez advirtió de las consecuencias que podría tener para la estabilidad del Ejecutivo de Cantabria, donde ambos partidos comparten Gobierno. Horas antes, el líder del PP, Pablo Casado, se ofreció al partido de Miguel Ángel Revilla como aliado potencial en caso de que la ruptura con los socialistas fuese irreversible.

El único diputado del PRC, José María Mazón, pidió a Sánchez “un mínimo de sentido de Estado” y que revisara el pacto con Esquerra. “El acuerdo es un paso más en la estrategia de desconexión de los independentistas, supone una humillación para muchísimos españoles y el abandono de los catalanes constitucionalistas”. “De verdad que no lo entiendo, no tiene argumentos, tiene excusas. Ni se va a romper España ni se va a romper la Constitución”, le trató de convencer el presidente en funciones.

Inquietud por la ausencia de Errejón

Descontando el revés inesperado que provocó la decisión de la portavoz de Coalición Canaria, Ana Oramas, que votará en contra saltándose a la dirección de su partido, Sánchez dedicó la mayoría de las intervenciones a agradecer el respaldo de los partidos minoritarios. Pero ni aun así el PSOE se vio capaz de concederse unos minutos de asueto. La ausencia de Íñigo Errejón por unas anginas alimentó las peores pesadillas en la bancada socialista y sus excompañeros de Unidas Podemos. Su presencia en la votación decisiva del martes se daba por segura. Con Errejón fuera de juego, Inés Sabanés fue la interlocutora de Sánchez. El secretario general del PSOE recordó la época en que coincidieron como concejales en la capital y alabó su papel en la implantación de Madrid Central durante la etapa de Manuela Carmena como alcaldesa.

Apoyo de Nueva Canarias, Compromís y BNG

El voto de Nueva Canarias también está asegurado, lo que no evitó que su portavoz, Pedro Quevedo, recordara los “incumplimientos” que el Gobierno central ha acostumbrado con el archipiélago. Quevedo ha reclamado el reconocimiento de la singularidad insular.

El apoyo de Compromís también es incontestable. “Hay a quienes les gusta el olor a napalm por la mañana y quieren provocar un Apocalipsis Now... Esta investidura la vamos a ganar quienes creemos en una España plural y diversa”, vaticinó Joan Baldoví, que recomendó mucha tila a la derecha. Néstor Rego (BNG), que arrancó su intervención en gallego, instó al reconocimiento de la España plurinacional y defendió el derecho de autodeterminación, pero se comprometió a “cerrar el paso a la derecha cada vez más ultra”. El diputado nacionalista subrayó que no se trataba de "un cheque en blanco" ni un acuerdo de legislatura y limitó su apoyo a la investidura. Aun así, Sánchez la agradeció su voto con un “obrigado” muy comentado.

Teruel Existe reivindica la “revuelta” de la España vaciada

La agrupación de electores de Teruel Existe difícilmente podría haber tenido mayor protagonismo en su estreno en un debate de investidura. Primero fue Santiago Abascal, el líder de la ultraderecha, el que acusó a su único diputado, Tomás Guitarte, de convertirse en una “triste alfombra de los privilegiados”. “Ninguna migaja, mendrugo o festín justifica la traición a España”, le acusó por la decisión de votar a favor de la investidura de Pedro Sánchez. En su primera intervención parlamentaria, Guitarte reivindicó la “revuelta de la España vaciada”, que afecta a grandes extensiones del país —el 90% de la población española se concentra en el 30% del territorio— al tiempo que denunciaba las presiones sufridas para que cambiara el sentido de su voto. Su denuncia en el estrado de las pintadas de “Guitarte, traidor” en Cutanda (Teruel), su pueblo, provocó la reacción empática del PSOE. Toda la bancada socialista se levantó y aplaudió a Guitarte, que reclamó un ministerio específico para combatir la despoblación, una de las promesas electorales de Sánchez.

Guitarte recordó al bipartidismo las razones del éxito de Teruel Existe. "Es un movimiento transversal donde hay ciudadanos de derechas y de izquierdas que han dejado de lado la ideología para hacer frente al olvido de nuestra provincia y sus problemas estructurales".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información