Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vientos ábregos traen al menos cinco días de mucha lluvia en la vertiente atlántica

España deja atrás el invierno adelantado y regresa al otoño, con las temperaturas en ascenso paulatino

tiempo vientos
Dos personas atraviesan el puente de San Telmo, con el puente de Triana y Torre Sevilla al fondo, en un desapacible domingo de lluvia en Sevilla. EFE

Tras un paréntesis de temperaturas invernales y de nieves copiosas, España saldrá del invierno adelantado para desembarcar en un tiempo de puro otoño. “El martes, comienza un episodio de lluvias intensas que durará al menos hasta el sábado y que dejará mucha agua en la vertiente atlántica, sobre todo en el sur de Galicia, Andalucía central y occidental, Madrid, Extremadura, oeste de Castilla-La Mancha y sur de Castilla y León”, avanza Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). “Lloverá con generosidad y donde más falta hace”, resume el experto. En zonas como Huelva, Sevilla y la sierra de Gredos pueden recogerse entre 60 y 80 litros por metro cuadrado, mientras que las temperaturas regresarán paulatinamente a los valores propios de esta época de año.

Precipitación más abundante de lo normal en la mayor parte de la Península, excepto en puntos del extremo norte y Mediterráneo.
Precipitación más abundante de lo normal en la mayor parte de la Península, excepto en puntos del extremo norte y Mediterráneo.

Este lunes será “un día de tregua” en la mayor parte del país y se repetirá el mismo patrón de frentes que había hasta la llegada del temporal de invierno de la semana pasada. Seguirá lloviendo en el tercio norte, con más intensidad en el Cantábrico. También lloverá durante las primeras horas del día en zonas de los sistemas Ibérico y Central, así como en el sur de Castilla-La Mancha y en Andalucía oriental. Se esperan tormentas y lluvias fuertes en Baleares y algo de agua en el norte de las islas Canarias. La cota de nieve se situará en torno a los 1.000 metros en la mitad norte y en los Pirineos puede nevar a cualquier altura. En el centro y sur, entre 800 y 1.000 metros. Las temperaturas, sin cambios, y los vientos, de nuevo del oeste.

“A partir del martes, comienza un cambio de patrón meteorológico”, advierte Del Campo, que lo describe así: “La circulación de borrascas de oeste a este en el Atlántico de las últimas semanas va a continuar, pero se van a generar y van a viajar por latitudes más bajas, más cerca de la Península, lo que hará que más zonas se vean beneficiadas por la lluvia”. Las borrascas se formarán en el entorno de las Azores y, en lugar de entrar por Galicia, lo harán por Portugal o incluso por el Estrecho. Y será gracias a que el anticiclón se debilita y se aleja hacia el suroeste.

“Esta situación es típicamente otoñal: borrascas atlánticas que traen vientos del sur y del suroeste, templados y húmedos, que reciben el nombre de ábregos o vientos llovedores como se los conoce en el campo”, precisa Del Campo. Se trata de vientos comunes en España a partir de octubre. “El 4 de octubre se celebra san Francisco de Asís y se habla del cordonazo de San Francisco, que en el argot popular supone el pistoletazo de salida de las borrascas atlánticas. Este otoño, se han hecho esperar mes y medio porque las borrascas han circulado más al norte de lo habitual y solo ha llovido en el tercio norte”, explica el portavoz.

Tanto ha llovido en esa zona en la primera quincena de noviembre que Cantabria, País Vasco, Navarra, este de Galicia y Asturias se ha recogido el triple de lo habitual y en otros puntos como Logroño, más del doble. En cambio, en las regiones del Mediterráneo y el valle del Guadalquivir, apenas si ha llovido.

Dónde lloverá más (y dónde menos). Con el cambio de situación, el marco es justo el contrario: “Las lluvias que entran con vientos del suroeste dejan mucha agua en la vertiente atlántica, es decir, toda la mitad interior oeste de la Península. Donde más lloverá será en Andalucía occidental, Extremadura, oeste de Castilla-La Mancha, Madrid, sur de Castilla y León, sur de Galicia sobre todo en las Rías Baixas, en el Pirineo de Lleida y de Huesca…”.

En cambio, donde menos probabilidad hay de que llueva es a orillas del Cantábrico, que queda parapetado tras las montañas, y en las comunidades mediterráneas, que cuando más llueve es con las danas. A Baleares puede llegar algo de lluvia, mientras que en Canarias los alisios dejarán lluvias en el norte de las islas más montañosas. La probabilidad de lluvia irá en aumento hasta el viernes, día que será “muy lluvioso” en toda la Península y Baleares.

¿Y qué pasa con las temperaturas? Al ser los vientos templados y húmedos, las temperaturas subirán. “El ascenso empieza este lunes y será progresivo, cada día un grado o dos, de forma que a mediados de semana habrán subido cinco, seis y siete grados y estaremos en los valores propios del otoño después del paréntesis invernal”, precisa Del Campo, que añade que las heladas, que han llegado a ser de -10º, desaparecerán. “Aunque la cota de nieve va a estar alta, en estas situaciones se recoge mucha nieve en zonas del sistema Central como Gredos y la zona más alta de la sierra de Guadarrama, a 1.500/1.600 metros, indica Del Campo, que apunta a que puede seguir nevando en el sistema Central, el sur de la cordillera Cantábrica y Pirineos, aunque habrá que esperar al paso de los días para poder afinar la cota.

¿Cuánto va a durar el episodio? En principio, hasta el sábado, aunque hay ocasiones en las que este tipo de lluvias son persistentes y duran semanas. “Nuestra predicción mensual del modelo del centro europeo, actualizada el pasado viernes, no nos sabe decir si las lluvias de ábregos continuarán porque la semana del 25 de noviembre es un mapa en blanco”, indica el portavoz.

¿Cuánto va a llover? Depende de las zonas, responde Del Campo, que subraya que la previsión está sujeta a mucha incertidumbre. “En el oeste de Galicia, en zonas de Andalucía occidental como Huelva y Sevilla y en puntos del sur de Castilla y León como Gredos pueden superarse en tres días los 60 o los 80 litros por metro cuadrado, oro líquido tal y como está la situación de déficit hídrico”, señala Del Campo. En Extremadura, de martes a viernes se pueden acumular más de 40 o 50 litros por metro cuadrado, mientras que en Madrid se esperan de 30 a 40. “Y caerá no de forma torrencial sino moderada y persistente, una lluvia muy buena”, concluye.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información