Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una nueva dana dejará lluvias torrenciales en Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares

Meteorología descarta 'a priori' que vaya a ser un episodio tan "adverso y catastrófico" como el de hace un mes

Una persona pasea por la playa de la Malvarrosa, en Valencia, protegida con un paraguas el domingo por la mañana.

Una nueva dana —acrónimo de Depresión Aislada en Niveles Altos o embolsamiento de aire frío en las capas altas de la atmósfera, popularmente conocida como gota fría— afectará a casi toda España desde este lunes hasta al menos el jueves, según alerta en un aviso especial la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que espera las lluvias más fuertes y persistentes, incluso torrenciales, en el Mediterráneo y en Baleares, unas zonas que ya sufrieron a mediados de septiembre el castigo de la peor gota fría en 140 años. Según las previsiones iniciales, este episodio será menos "adverso y catastrófico", subraya Rubén del Campo, portavoz de la Aemet.

"La dana de hace un mes estuvo más focalizada en el sureste peninsular y fue muy torrencial", rememora Del Campo. En cambio, este temporal no dejará cantidades de lluvia tan extraordinarias y lo peor se espera que caiga más al norte —sobre todo en Cataluña, pero también en el norte de la Comunidad Valenciana y en Baleares—. Además, afectará a más zonas nordeste, alto Ebro y Cantábrico. En resumen, esta gota fría será "menos intensa pero más extensa", concluye Del Campo, que recuerda que "una dana no es siempre sinónimo de catástrofe".

La dana se descolgará de la circulación general a última hora de este lunes. En principio, "se situará sobre el suroeste de la Península, donde apenas lloverá entre hoy y mañana, ya que la mayor inestabilidad se genera siempre al este de la dana", explica Del Campo. El martes, el embolsamiento se irá desplazando hacia el Mediterráneo, donde el temporal arreciará con fuerza el miércoles. Allí, se formará una borrasca, que hará que el viento sople de mar a tierra cargado de humedad en las comunidades del Mediterráneo, lo que favorecerá la persistencia de las lluvias.

La borrasca se moverá entre el martes y el miércoles para acabar situándose en el sur de Francia, una posición desde la que hará que se mantenga el tiempo adverso en el norte del Mediterráneo e inestabilizará, aunque no con tanta intensidad, a Aragón, al Cantábrico oriental —Cantabria y País Vasco— y al alto Ebro —noreste de Castilla y León, Navarra y La Rioja—, a donde impulsará vientos húmedos procedentes del Cantábrico. 

Las mayores acumulaciones de agua se producirán en el nordeste de Cataluña, donde se pueden recoger 300 litros por metro cuadrado. En el resto de Cataluña, norte de la Comunidad Valenciana, Baleares y Cantábrico oriental, se pueden superar los 150. Sin embargo, Meteorología advierte a la población de que esté muy atenta a las actualizaciones, ya que un pequeño cambio en la localización de la borrasca y la dana pueden desplazar las zonas de máxima precipitación de forma significativa.

Al margen de las áreas más afectadas, el mal tiempo alcanzará a casi en todo el país excepto Canarias. "Entre el martes y el jueves, puede llover en prácticamente en cualquier punto de la Península, salvo en el oeste de Galicia y el extremo más occidental de Extremadura y de Andalucía", subraya el experto, que añade que el temporal llega acompañado de vientos, con rachas de hasta 80 y 90 kilómetros por hora; mala mar, con olas de entre tres y cuatro metros, y nieve en cotas altas. Las temperaturas, que comenzaron a bajar el sábado, serán tanto las mínimas como las máximas "claramente más bajas que las habituales para estas fechas" en todo el país, constata Del Campo. Los valores estarán entre tres y cinco grados por debajo de lo normal este lunes en el oeste; entre cinco y diez, el martes en el este; y de nuevo entre cinco y diez, el miércoles en casi toda la Península.

Por lo pronto, este lunes "lloverá con cierta intensidad en las regiones mediterráneas, sobre todo en el sur de la Comunidad Valenciana y en Murcia", pronostica Del Campo, que añade que también habrá precipitaciones en el cantábrico, en el entorno de los Pirineos y en puntos de Cataluña. Puede nevar en los Pirineos a partir de los 1.800 metros. Las islas Baleares se encuentran a partir de las nueve de la noche en aviso naranja — el segundo nivel de un total de tres, que implica riesgo importante por fenómenos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales—  por lluvias, ante la previsión de que caigan 40 litros o más por metro cuadrado en una hora. En amarillo, el nivel más bajo, están a partir de las ocho de la tarde Alicante y Valencia por 20 litros a la hora.

El martes, la Aemet ha activado un aviso rojo, el máximo, para Girona, mientras que el resto de Cataluña, Castellón y las Baleares tienen aviso naranja. El aviso es amarillo en Aragón, Albacete, Alicante, Valencia y Murcia. Además, tienen aviso naranja por tormentas Barcelona, Girona, Tarragona y Baleares y amarillo, Teruel, Zaragoza y Lleida. También hay avisos por mala mar, que es naranja en el caso de Barcelona y amarillo en Girona, Tarragona, Alicante, Castellón y Baleares. Por último, Huesca, toda Cataluña, Castellón y las Baleares tienen aviso amarillo por viento.

El miércoles, continúa el aviso rojo por lluvia en Girona y los naranjas en Barcelona, Tarragona y Baleares, mientras que es amarillo en Huesca, Zaragoza, Cantabria, Lleida, Navarra, Bizkaia y Gipuzkoa. Los avisos naranjas por tormentas persisten en las mismas zonas que el martes. Por mala mar, hay aviso amarillo en Almería, Granada, Málaga, Cantabria, Girona, Melilla, Bizkaia y Gipuzkoa, mientras que por vientos están alertadas Burgos, León y Palencia.

El jueves, día al que no llegan los avisos, que se dan a tres días vista, la evolución "depende de dónde se sitúe la borrasca", aunque parece probable que las precipitaciones fuertes o muy fuertes continúen en las comunidades cantábricas, Baleares, litoral catalán, este de Castilla y León, Navarra y La Rioja. El viernes todavía quedará algún resto del temporal en Baleares y algún chubasco en Cataluña y en el Cantábrico.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información