Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos no logran un acuerdo para abaratar la campaña del 10-N

PP, PSOE y PNV rechazan una propuesta de Cs y Podemos que habría ahorrado casi 20 millones en el envío de papeletas por correo

campaña electoral 2019
Papeletas de las elecciones generales del pasado 28 de abril. EFE

Los partidos representados en las Cortes no lograron alcanzar este miércoles un acuerdo conjunto para abaratar sensiblemente la inminente campaña electoral para el 10-N. La mayoría estaba a favor de suprimir los carteles de las farolas y la publicidad exterior. Pero el PNV se negó y no hubo acuerdo por falta de unanimidad. PSOE y PP también pusieron reparos a unificar los envíos de papeletas de los partidos a los domicilios, la medida que hubiese supuesto un mayor ahorro.

Al final no hubo acuerdo de los partidos sobre la posibilidad de rebajar en algunas partidas los costes de la campaña para las elecciones del 10-N y modificar el artículo 55 de la Ley Orgánica de Régimen Electoral (Loreg) del 19 de junio de 1985 que los regula. Por discrepancias de unos y otros, ni siquiera saldrán adelante las iniciativas en las que parecía que sí que estaban de acuerdo todos los partidos.

Ciudadanos y el PSOE intentaron por separado un acuerdo con el resto, aunque ninguno prosperó. La propuesta del partido de Albert Rivera incluía la unificación del envío de papeletas, que podría suponer un ahorro de 20 millones de euros, según cuantifica el partido. Cs planteaba además al resto el compromiso de celebrar dos debates entre los líderes de las formaciones. Tanto Ciudadanos como el PSOE impulsaban la supresión de carteles y publicidad exterior.

Según el PSOE, la iniciativa de unificar el mailing ya la había anticipado su secretario de Organización, José Luis Ábalos, el pasado 19 de septiembre. Los socialistas aseguran que desde ese momento el partido contactó con otras fuerzas para buscar un acuerdo que permitiese una “campaña más sostenible”. Pero en el documento presentado ahora al resto de fuerzas, el PSOE aplazaba la decisión sobre el envío conjunto de papeletas al considerar que requeriría un estudio logístico y técnico previo.

El PP también se desmarcó de la idea de unificar el mailing electoral. “No hay que perder el objetivo de que los ciudadanos puedan disponer de toda la información y llevar las papeletas desde casa”, declaró su secretario general, Teodoro García Egea, en esRadio. “Hay personas en los pueblos que necesitan toda la información”.

Los socialistas señalaron que en sus conversaciones constataron un posible consenso sobre el compromiso de no colocar banderolas electorales ni otro tipo de publicidad en las calles. Solo se mantendría la tradicional colocación de carteles y pancartas en la noche de inicio de la campaña electoral. Los populares también se comprometieron a suprimir la publicidad en las calles.

PSOE y Ciudadanos, ante la cercanía de la campaña, enviaron sus propuestas a los demás partidos y pusieron en funcionamiento un sistema que permitiría a las fuerzas políticas adherirse con un compromiso suscrito ante notario. Ambas formaciones establecieron un límite temporal para alcanzar un posible pacto, que se cumplía el miércoles a las seis de la tarde. Los documentos del PSOE y de Ciudadanos indicaban que sus compromisos quedaban subordinados a su ratificación por todas las fuerzas con representación en el Congreso.

Unidas Podemos mostró su apoyo a la supresión de banderolas y carteles, aunque precisó que ya nunca ha usado ese sistema publicitario y denunció que algunas de las formaciones que se presentan al 10-N aún no han retirado la publicidad exterior de los últimos comicios. La coalición que encabeza Pablo Iglesias apoyó la unificación del mailing y el compromiso sobre los dos debates propuesto por Cs. ERC, Junts per Catalunya, Compromís y Vox también se sumaron, aunque los representantes de algunas de esas fuerzas lamentaron que no se hubiera planteado como una negociación sino como una mera adhesión.

El desmarque del PNV desbarató la posibilidad siquiera de un pacto de mínimos. Los nacionalistas vascos consideraron la oferta de PSOE y Ciudadanos de “ridícula, demagógica y llena de cinismo” porque, según ellos, solo supondría una rebaja del 10% del total de gastos y porque perjudicaría a los partidos de ámbito territorial.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información