Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los CDR detenidos establecieron un “canal seguro” de enlace entre Torra y Puigdemont

El sistema de comunicación se estableció a través de la hermana del 'expresident', según los autos del juez

El presidente Quim Torra, junto a Puigdemont en Waterloo el pasado mes de julio. En vídeo, sus declaraciones. Vídeo: Atlas

Cinco de los siete independentistas encarcelados desde el pasado jueves por integrar los Equipos de Respuesta Táctica (ERT), un grupo que busca la secesión de Cataluña por vías violentas, supuestamente mantuvieron una "reunión secreta in itinere" el 15 de septiembre de 2018 con Anna Puigdemont, hermana del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, para establecer “un sistema seguro de comunicaciones” entre el exmandatario huido en Bélgica y su sucesor, Quim Torra, según informa este domingo la cadena SER y han confirmado a este periódico fuentes cercanas al caso. Según las mismas fuentes, este sistema para mover información secreta y sensible entre Waterloo y el Palau de la Generalitat no llegó a pasar de un “ensayo de infraestructura” de comunicación que “no llegó a ir más allá”.

Fuentes próximas al expresident Puigdemont niegan que su hermana participara en ningún encuentro de este tipo y califican de “demencial” el relato que hace el juez Manuel García-Castellón en los autos de prisión. En esas resoluciones —una por cada uno de los siete encarcelados— el magistrado escribió la siguiente frase: “Esta instrucción fue testigo el 15 de septiembre de 2018 de una maniobra orquestada por el ERT que se gestó en la máxima clandestinidad. En la citada estrategia se planteaba el encuentro con una persona que por la reacción de los integrantes al conocer su identidad debía tener un componente peligroso”. Esta persona supuestamente es, según la investigación, la hermana de Puigdemont, según confirman fuentes conocedoras de las pesquisas. Fuentes cercanas al expresident señalan que el día de la supuesta reunión con los miembros de los ERT, Anna Puigdemont se encontraba en el hospital cuidando a su padre, recién operado.

La Guardia Civil tenía controlado desde hace más de un año y medio a los ERT, siete de cuyos miembros fueron detenidos el lunes y encarcelados por delitos de terrorismo, tenencia de explosivos y conspiración para cometer estragos. Este grupo es una escisión violenta de los Comités de Defensa de la República (CDR), las organizaciones surgidas en municipios de toda Cataluña y que se han arrogado la misión de empujar a los políticos independentistas a proclamar y llevar a efecto la república catalana.

La cadena SER tuvo acceso este domingo a la versión íntegra de los autos de prisión de los siete detenidos. Según este medio, el juez detalla que la reunión con la hermana de Puigdemont se produjo, que los ERT adoptaron “grandes medidas de seguridad” y que constan comunicaciones intervenidas a los encarcelados Ferrán Jolis y Xavier Buigas, en las que detallan cómo aquel día "organizaron, planificaron y ejecutaron" el encuentro, al que asistieron cinco de los sospechosos.

Otros autos citados por la SER señalan que los detenidos tenían intención de atentar con explosivos contra “infraestructuras críticas”. Según fuentes policiales, el grupo planeaba colocar explosivos en puntos clave de la autopista de peaje AP-7 para obligar a los Mossos a cortar esta vía. También proyectaban inutilizar torres de telefonía móvil. Estas acciones supuestamente se iban a llevar a cabo entre el segundo aniversario del referéndum ilegal de autodeterminación del 1 de octubre y la sentencia sobre los líderes políticos y sociales del procés, que el Tribunal Supremo tiene previsto hacer pública a mediados del mes que viene.

Otro de los supuestos planes de los ERT, según la cadena de radio, era ocupar durante cinco días el Parlament. El detenido Ferrán Jolis era una “pieza clave” para la organización de este plan, que según los investigadores se encontraba en fase muy embrionaria. Según los autos, Jolis se encargaría de establecer las “comunicaciones seguras e indetectables” desde el interior de la Cámara autonómica, cuya instalación se realizaría en “establecimientos y restaurantes cercanos mediante la usurpación de puntos wifi”. En este contexto, según el auto, Jolis manifestó por teléfono lo siguiente: “Me estoy jugando el culo, porque si me pillan me van a meter terrorismo y banda organizada”.

Precisamente, uno de los detenidos involucró, de manera indirecta, en su declaración ante el juez al president Quim Torra en estos planes para ocupar el Parlament. Este detenido declaró que una tercera persona, no identificada, le dijo que Torra sabía de sus actividades y les apoyaba. Además, otro de los supuestos integrantes de los ERT mantuvo, según fuentes policiales, un "encuentro directo" con Torra, aunque no especifican ni el contexto, ni la naturaleza ni el contenido de la supuesta conversación. La Generalitat ha rechazado valorar la noticia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información