Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Errejón promete que su partido estará “al servicio de un Gobierno progresista”

La formación se presentará a las elecciones con la marca Más País

Íñigo Errejón, a su llegada al acto de Más Madrid. En vídeo, el anuncio de la candidatura a las generales.

Íñigo Errejón se ha convertido este miércoles en candidato a las elecciones generales por una plataforma que se llamará Más País. El ex número dos de Podemos ha aceptado el mandato de la militancia de Más Madrid, el partido que lidera desde hace apenas ocho meses, para liderar una lista que, según ha adelantado, saldrá de Madrid para buscar alianzas que “sumen al bloque de la izquierda”, y siempre que estos pactos le aseguren representación allá donde se presente. “Nos presentamos en un ejercicio de responsabilidad después del fracaso de los líderes que no han sabido pactar y pondremos nuestros escaños al servicio de un Gobierno progresista”, ha proclamado. 

Con un traje gris, camisa blanca y sin corbata. Errejón se ha vestido este miércoles de candidato a La Moncloa. Llevaba una semana en silencio. Recluido, dicen quienes le conocen, estudiando la propuesta que el pasado domingo le hizo la militancia de Más Madrid. Aquel día ya tomó la decisión de presentarse y enfrentarse cara a cara durante la campaña a Pablo Iglesias, el que fue su amigo, con el que ideó Podemos hace cinco años. Pero ha esperado tres días para decirlo públicamente, frente a unas 500 personas, en un lugar con gran simbolismo, la sede de UGT de la capital.

“Durante este tiempo he escuchado, reflexionado y he entendido el mensaje. Todo el mundo está pidiendo más responsabilidad. Hay que poner el país por delante de las siglas. Sé que esto no es lo más fácil, uno es responsable de lo que hace y también de lo que no hace. Os agradezco la confianza y estoy dispuesto a encabezar la candidatura”, ha dicho ante su militancia. Él sí fue recibido entre gritos de “¡Presidente, presidente!” y “Más País”. Ese será el nombre de la plataforma con la que concurrirá a las elecciones —ya ha asumido que en menos de dos meses no podrá constituir formalmente un partido—. Los gritos de la militancia confirmaron informalmente lo que también era un secreto a voces entre los cargos públicos que asistieron al encuentro.

El primer discurso de Errejón como candidato fue también su primer mitin electoral. El líder de Más País se presenta, declara, “como antídoto a la abstención”. La posibilidad de que una mayoría de españoles no acuda a las urnas el próximo 10 de noviembre se ha convertido en su acicate, ha asegurado.

Errejón ha adelantado algunas de las líneas maestras de una campaña en la que intentará evitar la confrontación directa con los líderes del bloque de la izquierda. No ha mencionado ni una sola vez a Pedro Sánchez ni a Pablo Iglesias, pero los ha hecho responsables de la repetición electoral. Aún así, sabe que tendrá que pactar con ellos si finalmente el bloque de la izquierda suma. Por eso los ha convocado al diálogo para conformar un Gobierno progresistas sin nombrarles. “Damos un paso adelante para hacer más sólido y responsable el bloque progresista”, ha subrayado.

“Conocemos bien el sistema, no vamos a jugar con los escaños”, ha comunicado Errejón. Su intención es formar listas más allá de Madrid a través de alianzas con formaciones de la izquierda. Pero la noche del miércoles no era el momento para detallar esos pactos. El dirigente ha reclamado que su plataforma, en plena construcción, cree un comité electoral que estudie cada una de las alianzas que pueda conseguir en un plazo reducido. El domingo 29 de septiembre es la fecha límite para registrar ante la Junta Electoral las candidaturas de las coaliciones políticas.

“Donde no podamos presentarnos le diremos a los compañeros que se mueren de ganas que no es el momento”, ha señalado. Fue su manera de dar las gracias a Equo, la Chunta Aragonesista y Compromís, las tres formaciones regionales que han mostrado su preferencia por ir en alianza con Más País. Un 70% de la militancia de la coalición valenciana ha aprobado la decisión el mismo miércoles. El partido verde está en plena votación interna y la formación de Aragón se ha mostrado más favorable a Errejón que a Iglesias.

La lista que lidere el propio Errejón es otra de las incógnitas. Él será el número uno por Madrid. Le seguirán, en orden, Marta Higueras, portavoz municipal de Más Madrid y la que fuera mano derecha de Manuela Carmena. La exalcaldesa no estuvo anoche en la asamblea, pero fue una de las personas más recordadas y aplaudidas. Antes de que Errejón confirmara su candidatura, la exjuez mostró su apoyo a la plataforma en una entrevista en la cadena SER. Luego estará Inés Sabanés, ex delegada de Medioambiente también con Carmena, según dan por sentado todas las fuentes confirmadas. Si las dos dirigentes aceptan la propuesta, además de otros cargos públicos de Más Madrid, los grupos municipales y autonómicos tendrán que reorganizarse. De esta manera, Errejón cumple con otro de los mandatos de la asamblea de Más Madrid: construir listas con mujeres en puestos relevantes.

El dirigente es consciente de que tendrá que hacerse un hueco en una parte del tablero electoral, el de la izquierda, que ha quedado completamente dividido tras la fallida negociación entre Iglesias y Sánchez para tratar de cerrar un acuerdo de Gobierno. El presidente en funciones ha mostrado su simpatía por la figura de Errejón al alabar su predisposición a parar a la derecha en la Comunidad de Madrid con un pacto con Ciudadanos que, finalmente, no prosperó. Iglesias, por el contrario, lleva semanas desdeñando la candidatura del que fuera su amigo. “La izquierda amable”, “la que tiene apoyo mediático”, “la que está dispuesta a pactar con Rivera”, son algunas de las frases a las que recurre el líder de Podemos para referirse a Errejón.

Aunque Errejón no ha nombrado a Sánchez e Iglesias en la sede de UGT, no han dejado de aparecer en su discurso. Les ha hecho responsables del bloqueo político, del enfado y el hastío entre el electorado de la izquierda, de ningunear el voto de los españoles y provocar la cuarta convocatoria electoral en cuatro años. “Hay que votar diferente. Hay un riesgo evidente de que perdamos dos meses en una campaña de insultos”, ha afirmado en referencia a la que prevé será la estrategia de campaña del PSOE y Unidas Podemos. “No hay derecho a convocar a la gente en un clima fratricida. Nos negamos a que esta campaña vaya de quién tiene la culpa. Cada uno de nuestros escaños será parte de la solución, no del ruido”.

Errejón tiene menos de 45 días para cumplir con su objetivo: no contribuir a la fragmentación de la izquierda y evitar que el bloque de la derecha sume el 10-N. Lo hará sin un partido, con una plataforma que el 26-M le permitió alcanzar el 15% del voto en la Comunidad de Madrid. Y se volverá a ver las caras con Pablo Iglesias.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información