Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iñaki Urdangarin sale de prisión por primera vez para hacer voluntariado

El marido de la infanta Cristina ha abandonado la cárcel a las 8.58 y ha llegado una hora después al Hogar Don Orione de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón

Iñaki Urdangarin a la entrada del centro de Pozuelo de Alarcón donde realizará voluntariado. En el vídeo, su salida de la prisión de Brieva. En vídeo, declaraciones de Francisco Sánchez, director de Hogar Don Orione.

Iñaki Urdangarin, marido de la infanta Cristina y cuñado del rey Felipe VI, inicia este jueves las labores de voluntariado en un centro para personas con discapacidad de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón. Urdangarin ha abandonado la cárcel de Brieva (Ávila) a las 8.58 en un vehículo, una medida autorizada por Instituciones Penitenciarias "por seguridad" y que ha impedido que se capte la imagen de su salida a pie. Una hora después, a las 9.58, ha entrado a pie en el Hogar Don Orione de Pozuelo. Vestido con camisa, pantalón azul y zapatillas deportivas, ha saludado y no ha hecho más comentarios antes de entrar en el recinto. Lo mismo ha sucedido a su salida, sobre las cuatro de la tarde, cuando ha asegurado a los periodistas que la jornada ha transcurrido "muy bien".

El marido de la infanta Cristina ha empezado su trabajo apoyando a los equipos que ayudan a mejorar la movilidad de los usuarios del centro con tareas de psicomotricidad, fisioterapia o deporte, según ha explicado Paco Sánchez, el director del centro. Prestará apoyo y tendrá una pausa para comer, "el bocata o la tartera, si la trae", o en el comedor con el resto del personal, ha añadido el director. Pasará en el recinto entre cinco y seis horas cada jornada y podrá andar por sus instalaciones con normalidad. "El centro es abierto, hay libertad de movimientos, pero las visitas que normalmente se reciben son a los usuarios, no a los voluntarios", ha añadido Sánchez, que ha asegurado que el primer día de Urdangarin ha transcurrido con mucha normalidad y que ha estado con los internos igual que cualquier otro voluntario.

El director, que se ha tuteado con el cuñado del Rey, asegura que ha encontrado a Urdangarin "agradecido y colaborador", además de "tranquilo y contento". También ha hecho hincapié en la normalidad con la que ha hablado con usuarios y voluntarios. A mediodía, han empezado a enseñarle el centro y le han proporcionado un kit de voluntario (camiseta e identificador). En el centro hay 140 usuarios con una discapacidad intelectual severa y trabajan 100 profesionales y otros 40 voluntarios, algunos también son presos que salen para realizar labores de ayuda, según aseguran fuentes de la dirección del Hogar Don Orione.

Urdangarin ha vuelto a ingresar a las cinco de la tarde en la prisión en la que cumple desde junio de 2018 la condena de 5 años y 10 meses que le impuso el Tribunal Supremo por prevaricación, malversación, tráfico de influencias, fraude y dos delitos fiscales. Repetirá estas salidas de ocho horas diarias dos veces a la semana después de que el juez de Vigilancia Penitenciaria 1 de Castilla y León, Florencio de Marcos, las autorizase este martes. Lo hizo en contra del criterio de Prisiones y la Fiscalía, que consideran que el riesgo de reincidencia del marido de la Infanta es aún “medio-alto”. En su auto, el magistrado sustentó su decisión por la situación de aislamiento en la que, también por seguridad, cumple su pena Urdangarin: en un módulo sin otros reclusos.

El magistrado argumenta su decisión al amparo del artículo 117 del Reglamento Penitenciario, que permite a los reclusos en segundo grado con “baja peligrosidad social” “acudir regularmente a una institución exterior para la realización de un programa concreto de atención especializada, siempre que este sea necesario para su tratamiento y reinserción social” y que no se adviertan riesgos de quebrantamiento de condena. Este artículo se ha aplicado en los seis primeros meses de 2019 a 263 reclusos, según fuentes penitenciarias.

Urdangarin es el único recluso del módulo masculino de la cárcel de Brieva, en la que ingresó tras hacerse firme la sentencia por el caso Nóos de corrupción. Instituciones Penitenciarias, que tenía potestad para cambiarle de centro, decidió mantenerlo en Brieva por motivos de seguridad, pese a que en esa prisión carece de relación con otros reclusos y su vida social se limita a las visitas de sus familiares. “La situación de aislamiento como forma de cumplimiento en la cual se encuentra el recurrente no es fruto de su elección, sino decisión de la autoridad penitenciaria. No es la voluntad de los internos la que determina el centro penitenciario de cumplimiento, pronunciamiento que, de nuevo, corresponde a la Administración”, recuerda el juez De Marcos en un auto insólitamente extenso (22 folios).

Sobre el voluntariado —que fue propuesto por Urdangarin en el recurso en el que solicitó salir—, el magistrado destaca que va a ser "sin contraprestación económica o material" e implica "por sí un elemento de asunción de valores prosociales". "En el ámbito de la delincuencia económica, cuyo eje es el egoísmo, el afán desmedido de lucro, además del desprecio al interés comunitario, la toma de contacto con la vida real, con los problemas de los demás, coopera a generar un elemento de conciencia de la trascendencia de la propia conducta delictiva", resalta el magistrado, que enmarca la labor que realizará el cuñado del Rey "en el concepto de justicia restaurativa, una forma de reparación a la sociedad".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información