Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gobierno y ERC se culpan de la falta de diálogo en Cataluña

Los republicanos insisten en que la única vía para solucionar el conflicto es un referéndum

El presidente del Senado, Manuel Cruz, antes de la celebración del pleno. En vídeo, declaraciones del portavoz parlamentario de ERC, Gabriel Rufián. Europa Press | Vídeo: Atlas

El Gobierno y el independentismo catalán circulan por caminos que no se cruzan para establecer un diálogo que permita superar la situación creada en Cataluña. El Senado, presidido por el socialista Manuel Cruz, fue este martes el escenario de este crónico desencuentro a propósito de una interpelación al Gobierno por parte del grupo ERC-EH Bildu, a través de la senadora republicana Mirella Cortès, “sobre la necesidad de un diálogo político con la Comunidad Autónoma de Cataluña”. El debate evidenció que las posiciones no se han movido desde que el Gobierno de Pedro Sánchez abrió la posibilidad de abordar el problema catalán a través de la ley y el diálogo y chocó contra la exigencia del independentismo de que la única vía era un referéndum de autodeterminación.

La senadora republicana ha reprochado al Gobierno que se niega a hablar, pese a llenarse la boca con el diálogo, y de haber roto “unilateralmente” la negociación bilateral establecida en los primeros meses de Gobierno de los socialistas y de haberlo hecho “sin que aún sepamos por qué”. Cortès acusó al Ejecutivo de querer establecer “un cordón sanitario a quien tiene la mayoría en Cataluña” y, frente al diálogo, de haber optado por la judicialización del conflicto, suspendiendo al senador Raül Romeva, “el más votado de Cataluña” de la representación en la Cámara alta.

La interpelación presentada por Cortès no ha abierto ninguna brecha en la posición conocida: “Nuestra propuesta es el referéndum de autodeterminación”, ha remarcado. En su argumentación ha añadido que “es la respuesta para los que creen en España y los que no” y que no es una propuesta de su partido “sino del 80% de la población catalana”. La senadora ha negado que el conflicto que sacude Cataluña sea “un problema de convivencia”, como defiende el Gobierno, “sino del pueblo de Cataluña con el Estado español”. Incluso ha acusado al Gobierno que tratar de “confundir independencia con referéndum” y de “imponer la unilateralidad al negar el referéndum”.

El ministro de Agricultura en funciones, Luis Planas, fue el encargado de dar la réplica a Cortès, al haber asumido la cartera de Política Territorial que dejó Meritxell Batet para presidir el Congreso. Planas ha defendido el diálogo llevado a cabo por Sánchez “desde el primer día de Gobierno y particularmente con Cataluña”, y ha insistido en que “con voluntad y trabajo [el conflicto] se puede resolver”.

Ciudadanos y el próximo “golpe digital”

El conflicto catalán ha resonado la víspera del 11 de septiembre en el primer, y quizá último, pleno del Senado de la legislatura, subrayando su vigencia parlamentaria. Pero no ha sido una exclusiva de la interpelación de ERC: también ha aflorado durante las preguntas al Gobierno en funciones. Ciudadanos ha cambiado a última hora de la mañana una de sus preguntas para requerir al Gobierno qué pensaba hacer contra los planes del presidente de Cataluña, Quim Torra, para crear un documento nacional de identidad catalán. La senadora ha augurado que "el próximo golpe en Cataluña va a ser digital", mientras que el Gobierno da “manga ancha al separatismo”. El ministro Planas le ha contestado que no confundiera el Senado con un plató.

“Ese diálogo lo hemos mantenido y lo vamos a continuar manteniendo y practicando a pesar de algunas incomprensiones y críticas de quienes no lo hicieron en el pasado”, ha insistido. Planas ha señalado que el Gobierno había puesto en práctica “todos los mecanismos de colaboración previstos en la Constitución y en el Estatuto de Autonomía de Cataluña”. En ese sentido, se ha referido a la reunión bilateral Estado-Generalitat, la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales, la Junta de Seguridad, los foros multilaterales y sectoriales, “además de los encuentros que mantenemos con el conjunto de las comunidades autónomas, los consejos consultivos y las conferencias sectoriales”.

El ministro ha remarcado que “diálogo, por supuesto”, pero ha devuelto la pelota a Cortès: “Qué hacen ustedes por el diálogo en Cataluña, entre catalanes, porque usted no representa a todos los catalanes”. Planas ha afeado a la senadora que los partidos independentistas no quisieran hablar en una mesa política de diálogo con el conjunto de las fuerzas de Cataluña: “Ahí les falla el argumento”. Respecto al referéndum, ha recordado que el Tribunal Constitucional se ha pronunciado “de forma clara” en 2008 “y ha sentado doctrina de los que es posible en el marco de la Constitución” . “Creo que hay un problema de comprensión, porque diálogo, todo. Pero tiene un límite y es la Constitución y el respeto de la ley”, ha recalcado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información