Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Poder Judicial abre expediente a la juez del tarot por conceder indultos

El órgano de gobierno de los jueces investiga a la magistrada de Galicia por asumir una competencia que corresponde al Gobierno

La juez María Jesús García, en octubre pasado.
La juez María Jesús García, en octubre pasado.

A la juez María Jesús García Pérez, que fue investigada por supuestamente anunciarse como tarotista, se le abre un nuevo frente: el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) la investiga ahora por conceder el indulto a al menos tres presos cuando era juez de Vigilancia Penitenciaria de Lugo. La autoridad disciplinaria del Consejo abrió diligencias informativas tras tener conocimiento de que la juez había otorgado a presos de la cárcel de Monterroso indultos parciales, una competencia exclusiva del Gobierno a través del Consejo de Ministros. Tras verificar los hechos, el CGPJ ha abierto expediente a García al considerar que puede haber incurrido en una falta, informan fuentes de este órgano.

Dos indultos fueron recurridos por la Fiscalía y la Audiencia Provincial ya ha anulado al menos uno de ellos. El tercer recurso se presentó ante el juzgado de Vigilancia Penitenciaria del que entonces era titular García y esta rectificó y anuló su resolución. La magistrada tendrá ahora que presentar un informe por escrito ante el CGPJ en el que explique su versión de los hechos. Si la autoridad disciplinaria considera que su conducta es irregular, propondrá una sanción disciplinaria.

No es la primera vez que la magistrada afronta este trámite: García ya ha sido investigada por el CGPJ en anteriores ocasiones. La última, por, supuestamente, echar el tarot y cobrar por ello. El Promotor de la Acción Disciplinaria del Consejo propuso entonces sancionarla con seis meses de suspensión de funciones por una falta muy grave consistente en el ejercicio de actividades incompatibles con el cargo judicial. En sus alegaciones al Consejo, la juez explicó que la consulta la llevaba su asistente, aunque admitió que ella, aficionada al tarot, se había hecho cargo en alguna ocasión.

García se libró del castigo en octubre pasado porque la comisión disciplinaria consideró ilícita la prueba en la que se basaba la denuncia: una grabación con cámara oculta realizada por un medio de comunicación en el domicilio de la magistrada. El expediente se cerró y, unos meses después, la juez pidió el traslado a un juzgado de Violencia machista de A Coruña. Lo consiguió y, hace unas semanas, su nueva ciudad se llenó de carteles como los que el año pasado se difundieron en Lugo.

Tras el fracaso del expediente anterior, el Poder Judicial descarta por ahora investigarla por estos hechos. Por su parte, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) explica que no ha recibido ninguna queja por la supuesta actividad extrajudicial de la magistrada. Las fuentes consultadas insisten en que no pueden actuar de oficio.

Con todo, el perfil esotérico de la juez García resulta incómodo para una parte mayoritaria de la judicatura porque creen que daña la imagen de la justicia. Un vocal del Consejo que participó en la votación en la que se acordó el cierre del expediente anterior (cuatro votos en contra de la sanción y tres a favor) explica que quizá habría hecho falta una investigación “más pormenorizada” que la que se hizo en aquella ocasión. “Nosotros tenemos que atenernos a las pruebas y con la que había no se podía sancionar. Pero no es que bendigamos lo que hizo”, afirma este vocal.

Al margen de su supuesta reincidencia con el tarot, el nuevo destino de la juez, en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer 1 de A Coruña, también ha recibido críticas de asociaciones feministas porque, hace 11 años, el CGPJ le impuso una multa de 3.000 euros por unas declaraciones contra los juzgados de violencia. “Llegan una cantidad de ridiculeces que considero innombrables; mujeres que vienen porque les han dado un mensaje en el móvil, a las que en un calentón, les han podido decir una palabra más alta que otra, mujeres que les pegan a ellos, gente que se cree que esto es un divorcio exprés”, dijo en una entrevista en El Mundo.

El CGPJ alega que la plaza obtenida por la juez se decide por antigüedad y que ella era la primera del escalafón entre los solicitantes. En el mismo sentido inciden fuentes del TSXG. “No se trata de ninguna elección por parte del Consejo. Cuando quedan plazas vacantes los interesados las piden y es para el que tenga mayor puntuación”.

Antes de aquella multa, García había sido suspendida durante año y medio porque, en 1996, cuando era juez de Collado-Villalba (Madrid) se fue al gimnasio sin tomar declaración a un detenido. Durante el tiempo que estuvo apartada, según ha reconocido ella, ejerció como estríper. Su última estridencia es más reciente: mientras esperaba para tomar posesión en su nuevo destino, la juez se presentó como aspirante a encontrar pareja en el programa de televisión First Dates, que emite la cadena Cuatro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >