Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno da por muerta la coalición con Podemos

La vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, traslada la presión al PP y Ciudadanos para evitar nuevas elecciones

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. EFE

La oferta de Gobierno de coalición a Unidas Podemos ha caducado. La vicepresidenta del Ejecutivo en funciones, Carmen Calvo, ha dejado este viernes clarísimo que no hay ninguna posibilidad de reiniciar las negociaciones para un Gobierno conjunto, como está reclamando el partido de Pablo Iglesias. Ni se estudiarán las últimas ofertas de Podemos, ni siquiera está ya en vigor la que lanzó el PSOE el pasado miércoles a mediodía con una vicepresidencia y tres ministerios. "La negociación ha ido en serio, pero ese espacio concluyó ayer [con la investidura fallida]. No podemos hacer ahora como si no hubiera ocurrido lo de ayer [por el jueves]", ha señalado Calvo, tras el Consejo de Ministros, en referencia a la votación en el Congreso. “Esa vía ya no está abierta”, ha añadido. "Toca explorar otras situaciones para evitar elecciones". La única oferta que está abierta en este momento, según el Gobierno, es la de que Podemos acepte un Gobierno en solitario del PSOE, que era el planteamiento inicial de Pedro Sánchez. Calvo también ha intentando trasladar al PP y a Ciudadanos la presión para evitar que haya nuevos comicios.

Calvo ha puesto como ejemplo los Ejecutivos de Portugal o de Dinamarca, donde la izquierda gobierna con apoyos desde fuera. La vicepresidenta en funciones ha culpado en todo momento a Podemos del fracaso de la negociación y se ha negado a hacer ningún tipo de autocrítica del hecho de que después de tres meses solo hayan conseguido el apoyo de un diputado ajeno al PSOE, el del Partido Regionalista de Cantabria, José María Mazón. Durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, la vicepresidenta en funciones ha insistido en que la autocrítica va "en el kit del gobernante", pero después ha culpado del retraso de las negociaciones a la negativa hasta el final de Pablo Iglesias a renunciar a un puesto en el Consejo de Ministros.

El Rey ha trasladado este viernes a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, su decisión de "no iniciar, por el momento", nuevas consultas con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria para que los partidos puedan tratar de hilvanar acuerdos para la elección de un presidente o presidenta del Gobierno. La Zarzuela ha emitido un comunicado con esta decisión apremiando a los partidos a llegar a un acuerdo después de que el jefe del Estado haya recibido a Batet, quien le ha notificado el fracaso de Pedro Sánchez en la votación del debate de investidura celebrado el jueves.

El presidente en funciones aseguró horas después de la votación que "no hay que tirar la toalla". "Hay que volver al punto de inicio y explorar otros caminos", explicó Sánchez, que reiteró su intención de intentar de nuevo la investidura hablando no solo con Unidas Podemos, sino también con PP y Ciudadanos. "Estoy frustrado. España necesita un Gobierno cuanto antes", explicó el líder del PSOE en una entrevista en Telecinco, en la que buscó culpar a Pablo Iglesias y su partido del fracaso en la investidura, sin descartar un posible acuerdo en los dos meses que quedan hasta la convocatoria de elecciones. Sánchez justificó su rechazo de la última oferta de Unidas Podemos en su falta de experiencia: "Podemos no tiene experiencia de gestión, solo tiene cinco años de vida. A mí me parecía que no era aceptable otorgarles la gestión de asuntos como la hacienda pública o la educación", opinó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información