Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Penúltimo día del episodio de calor intenso, que sigue arreciando en el Ebro

Hasta 36 provincias se mantienen bajo aviso, con lo peor en Córdoba, Jaén, Aragón, Toledo, Ávila, Lleida, Navarra, Cáceres y La Rioja

calor fuerte del verano
Un termómetro marca 42 grados en la céntrica plaza de Moyúa de Bilbao.

Penúltimo día del episodio de calor intenso que sufre casi toda Península y Baleares desde el pasado viernes. Según Delia Gutiérrez, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), se trata de una jornada "de transición", con apenas cambios en las temperaturas pero con un aumento de la estabilidad. "Otro día más de sufrir calor, tanto de día como de noche", advierte Gutiérrez, que precisa que las máximas estarán en general cinco grados por encima de lo habitual para esta época del año en todo el país, salvo en zonas costeras de Galicia y del sur peninsular, así como Canarias, donde incluso son más suaves. La anomalía puede llegar a ser de hasta 10 grados en zonas del alto Ebro que, como ya ocurrió en la ola de calor de junio, está sufriendo las temperaturas más altas. Las mínimas también son superiores a lo normal excepto en Galicia, la costa mediterránea y Baleares.

Eso sí, las temperaturas van a ser mucho más suaves, de 8 a 10 grados menos, en la franja que va de la mitad oriental de Cantabria al País Vasco, donde el martes sufrieron un pico muy alto de temperaturas. En este contexto y a causa de una galerna o cambio brusco de la dirección del viento, el observatorio del monte Igeldo, en Gipuzkoa, batió su récord de temperatura máxima en 92 años de historia al marcar 39 grados, cuatro décimas por encima de la anterior cota, que databa de agosto de 2003.

Además, se batió otro récord, pero en temperaturas nocturnas: Salamanca sufrió su mínima más alta en un mes de julio, que fue de 20,4º C. El martes, destaca Meteorología, se superaron los 40º C en muchas zonas con unas anomalías "muy llamativas", de entre 7 y 15 grados más de lo normal, en el alto Ebro, el Cantábrico oriental y Pirineos. El punto más caliente del país fue Quinto (Zaragoza), donde se alcanzaron los 41,8º C; seguido de Andújar (Jaén), con 41,7º C; y de Villanueva del Arzobispo, también en Jaén, con 41,2º C. 

Además de en el Cantábrico, este miércoles va a refrescar en el interior de Castilla y León, donde los termómetros restarán entre uno y dos grados, mientras que en el interior de Extremadura tendrán entre uno y dos grados, pero de más. "En el valle del Ebro, pocos cambios, un grado menos en la zona alta, en Navarra y La Rioja", añade Gutiérrez.

Hasta 36 provincias se mantienen bajo aviso. En aviso naranja, el segundo nivel de alerta, continúan Córdoba, Jaén, Aragón, Toledo, Ávila, Lleida, Navarra, Cáceres y La Rioja. En amarillo, continúan Almería, Granada, Sevilla, Cantabria, el resto de Castilla-La Mancha, el resto de Castilla y León menos León, las otras tres provincias catalanas, Madrid, Valencia, Badajoz, Baleares y País Vasco. Ya no hay, sin embargo, ningún aviso por tormentas después de los chubascos fuertes de lunes y martes y las precipitaciones quedan confinadas a la cordillera Cantábrica y a Pirineos. Del martes, destacan los 47 litros por metro cuadrado en algo más de una hora en Pedraza de Alba (Salamanca), de los que 23,8 cayeron en apenas 10 minutos. 

El calor comenzará a remitir el jueves a causa de la llegada de otro frente por el Atlántico que afectará a casi toda la Península. El frente, aunque muy débil, traerá un considerable alivio en las temperaturas que empezará el mismo jueves por el tercio más occidental del país. Donde más se notará será en Galicia y Extremadura, donde caerán entre seis y ocho grados, mientras que en el resto de dicha zona hará cuatro grados menos. Sin embargo, el jueves será un día infernal más para el resto del país y Baleares. Hasta 26 provincias seguirán en alerta. Los naranjas se reducen, pero continúan con el segundo nivel de aviso Aragón, Burgos, Lleida, Navarra y La Rioja. En amarillo, están Córdoba, Jaén, Cantabria, toda Castilla-La Mancha menos Ciudad Real, Ávila, Soria, Valladolid, el resto de Cataluña, Madrid, Valencia, Baleares y País Vasco.

El viernes, el alivio extenderá a todo el país salvo en la franja costera mediterránea y Baleares, precisa Gutiérrez. Será "muy significativo" en el alto Ebro, donde hará de 10 a 12 grados menos, mientras que en la mitad norte el descenso será de seis grados o más y en el resto del interior, de tres o cuatro grados. Así, apenas quedarán ya alertas. solo dos avisos amarillos en Málaga y Baleares.

El sábado seguirán bajando las temperaturas donde no lo hicieron el día anterior. "Notarán la caída en Baleares y en zonas costeras del Mediterráneo, sobre todo en Cataluña, donde hará seis grados menos, y en la costa de Málaga y Almería, de uno a dos grados menos", explica la portavoz. El frente dejará además lluvias de jueves a sábado sobre todo en Galicia, el Cantábrico y Pirineos, pero también en las montañas del norte peninsular y en los sistemas Béticos.

Sin embargo, el domingo se atisban nuevas subidas en los termómetros. "La tendencia es que la semana que viene sea cálida con respecto a los valores normales pero no como esta, que ha sido muy cálida", concluye Gutiérrez.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información