Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El episodio de calor intenso alcanza su pico con 37 provincias en alerta

Córdoba, Jaén, Aragón, Toledo, Ávila, Salamanca, Lleida, Madrid, Navarra, Extremadura y La Rioja tienen aviso naranja por temperaturas que pueden superar los 41º

Unos turistas se fotografían con un termómetro del centro de Córdoba.
Unos turistas se fotografían con un termómetro del centro de Córdoba. EFE

El episodio de calor intenso que comenzó el pasado viernes y que afecta a todo el país salvo los litorales y Canarias alcanza su pico más alto este lunes. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha elevado a 37 las provincias bajo aviso, de las que 14 —Córdoba, Jaén, Aragón, Toledo, Ávila, Salamanca, Lleida, Madrid, Navarra, Extremadura y La Rioja—, tienen aviso naranja o riesgo importante por temperaturas que pueden superar los 41 grados en el valle del Guadalquivir, los 39-40 grados en el valle del Ebro y los 39 en el resto de zonas. El aviso es inferior, amarillo, en Almería, Granada, Huelva, Sevilla, el resto de Castilla-La Mancha, de Castilla y León y de Cataluña, Lugo, Ourense, Baleares, Álava y Gipuzkoa.

Además, la Aemet advierte del riesgo de tormentas secas, que casi no dejan agua pero que vienen acompañadas de mucha actividad eléctrica y de ráfagas de viento muy fuertes, de hasta 120 kilómetros por hora. Se producirán en casi todo el interior peninsular, sobre todo en la mitad occidental y en las Béticas. Hay aviso amarillo por este fenómeno en Jaén, Cantabria, Ciudad Real, Toledo, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Zamora, Cáceres y Asturias.

La Aemet no considera que se trate de una ola de calor, aunque se encuentra "en el límite de los umbrales". Para que sea ola de calor, las temperaturas no solo deben ser más altas de lo normal, sino que el fenómeno "tiene que alcanzar una determinada extensión, duración e intensidad y no es suficientemente intenso, aunque sí se cumplen los criterios de extensión, al afectar a casi todo el país, y de duración, al ser seis días", ha confirmado Delia Gutiérrez, una de las portavoces de Aemet. 

El martes, avanza la meteoróloga, "el calor se va a concentrar en el noreste y se va a aliviar la situación en el oeste, donde comienza una bajada de las temperaturas". Hasta 33 provincias continuarán en alerta, con lo peor en Bizkaia, bajo aviso rojo, la primera y única alerta máxima que se ha activado durante el episodio. "En el País Vasco, las temperaturas subirán más de 10 grados de golpe porque tienen vientos del componente sur que a lo largo del día cambiarán a componente oeste, lo que bajará de forma inmediata las temperaturas", explica Gutiérrez, que detalla que en Bizkaia de verde o ausencia de aviso pasará a rojo de 12.00 a 17.00 y luego, de vuelta al verde.

"Refrescará en zonas del oeste peninsular, donde más en Galicia, donde pueden bajar entre seis y ocho grados. En el resto del país, las temperaturas se mantendrán sin apenas cambios", añade la meteoróloga. Así, en naranja continuarán Aragón, Burgos, Girona, Lleida, Navarra, La Rioja y el resto del País Vasco. En amarillo, Almería, Córdoba, Granada, Jaén, Cantabria, Castilla-La Mancha, el resto de Castilla y León salvo León y Zamora, el resto de Cataluña, Madrid, Extremadura y Baleares. Los avisos por tormentas afectan a Cantabria, León, Palencia, Zamora, Cáceres, Lugo, Ourense y Asturias.

El miércoles seguirán bajando las máximas respecto al martes. Así, habrá 35 provincias bajo aviso, aunque descienden los naranjas. En el segundo nivel de alerta quedan Aragón, Burgos, Lleida, Navarra y La Rioja. En amarillo, continúan Almería, Córdoba, Granada, Jaén, Cantabria, toda Castilla-La Mancha, el resto de Castilla y León menos León, el resto de Cataluña, Madrid, Valencia, Extremadura, Baleares y País Vasco.

Pero el verdadero cambio de situación llegará el jueves. "Un frente débil entrará por el Atlántico y dejará una caída de uno a dos grados en general en la mitad occidental, que será más acentuada en Galicia, donde bajará hasta seis grados", pronostica la portavoz, para añadir que el frente dejará además lluvias generalizadas en Galicia y en el Cantábrico y algún desarrollo tormentoso en otras zonas. El viernes, el descenso de temperaturas se extenderá al resto de la Península y se notará especialmente en el valle del Ebro, La Rioja, Navarra y zonas próximas de Castilla y León, donde habrá hasta 10 grados menos.

La causa del episodio es "un flujo de vientos débiles pero con predominio de la componente sur, lo que ayuda a que el viento venga cálido y, al estar muy estable sobre la Península, se va recalentando día tras día", explica la portavoz. Esta masa se va a extender desde este lunes hacia el centro y el oeste de Europa, donde sí se ha decretado ola de calor, advierte Gutiérrez. Este lunes, en el sur de Francia ya sufren valores bastante encima de lo normal. El martes, se generalizará al resto de Francia, con más de 40 grados en el suroeste del país galo, Alemania, Países Bajos, sur de Gran Bretaña y norte de Italia. El miércoles, cuando en España ya solo afectará al noroeste, el calor intenso arrecirá en las mismas zonas. El jueves y el viernes se mantendrá la situación, con amplias zonas a 40 grados e incluso Suiza a entre 32 y 34, y el viernes, Francia se librará y la canícula se limitará a Alemania, Austria y al centro de Europa. El sábado se regresará a las temperaturas habituales para la época en el continente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información