Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez e Iglesias rompen los puentes en vísperas de la investidura

El presidente veta al líder de Podemos, que logra el apoyo del 70% de sus bases

Pedro Sánchez, durante una entrevista en La Moncloa, este jueves. En vídeo, los dardos de Sánchez a Iglesias este lunes en una entrevista en la cadena SER.

La ruptura entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha llegado a un punto de difícil retorno, al menos por parte del líder socialista. Sánchez ha asegurado este jueves que el escollo principal reside en la pretensión de Iglesias de formar parte del Gobierno. No puede admitirle en su Gabinete, alegó, porque sus discrepancias son profundas, sobre todo acerca de Cataluña, hasta el punto de que llegó a poner en duda que en este asunto Iglesias “defienda la democracia española”. Del lado de Podemos, el veredicto también es claro: el 70% de los casi 140.000 militantes que participaron en la consulta interna respaldan la estrategia de Iglesias.

La desconfianza total entre los líderes de las dos principales formaciones de izquierda se había puesto de manifiesto en los últimos días, pero este jueves estalló con gran estrépito. En la estrategia del presidente era el día elegido para dar a conocer su versión de las razones que han llevado a la interrupción, o prácticamente la ruptura, de las negociaciones con Unidas Podemos.

A pesar de todo, Iglesias no tira aún la toalla y está dispuesto a seguir negociando con Sánchez, según fuentes de su formación. Estas mismas fuentes señalan que Sánchez por fin ha aceptado un posible Gobierno de coalición, como exigía Iglesias, aunque sea con ministros de perfil más técnico que político. Y, sobre esa base, argumentan en Podemos, todavía es posible conversar.

Sánchez había comenzado el día difundiendo la idea de que ya no tiene margen para ofrecer más a Iglesias. Lo contó a los miembros de su ejecutiva y, después, en una entrevista en La Sexta. Y allí señaló que Pablo Iglesias es el problema. No dejó la menor duda de que “el escollo” para avanzar en un acuerdo de investidura con Unidas Podemos ha sido siempre la exigencia de su líder de formar parte del Ejecutivo. Y anunció que no aceptará por las profundas diferencias que les separan en temas de Estado.

En vídeo, declaraciones de Irene Montero (Unidas Podemos) en 'Hoy por hoy' de la cadena SER este viernes.

“Pablo Iglesias habla de presos políticos y yo necesito un vicepresidente que defienda la democracia española, que defienda que España es un Estado de derecho, social y democrático”, enfatizó Sánchez. Una consideración de tanto alcance tuvo respuesta de la portavoz parlamentaria de Podemos, Irene Montero, a través de su cuenta de Twitter. “Hoy el presidente del Gobierno ha llegado a decir que Pablo Iglesias no defiende la democracia; no todo vale, y menos entre fuerzas políticas que aspiran a gobernar juntas y, por tanto, a respetarse y entenderse. Sánchez debe rectificar”.

No parece que vaya a producirse esa rectificación, toda vez que el argumento central del líder socialista para rechazar a Iglesias como miembro de su Gobierno es la distinta percepción sobre Cataluña. Cuando llegue la sentencia de los políticos independentistas a principios de otoño, Sánchez quiere un gobierno unido ante la reacción que pueda haber en Cataluña. En ningún caso puede haber “dos líderes de dos partidos en el mismo Gobierno con tan profundas discrepancias”, justificó Sánchez en La Sexta, donde no entró en detalles de las carteras que le habría pedido Iglesias.

Comunicación compartida

Antes ya había trascendido algunas de las manifestaciones que Sánchez hizo ante la ejecutiva de su partido. Les aseguró que el líder de Podemos había pedido la vicepresidencia social para él y las áreas de Hacienda, Trabajo y Comunicación. Esa versión la ofrecieron fuentes gubernamentales desde el pasado viernes con la matización de que la comunicación sería “compartida”. El pasado lunes, durante una entrevista en la Cadena SER, el presidente en funciones había negado que Iglesias pidiera una vicepresidencia, lo que también desmiente el líder de Podemos. Sánchez alegó entonces que no quería dar a conocer en público las conversaciones privadas.

A pesar de la profundidad del desencuentro, Sánchez está dispuesto aún a negociar la entrada de ministros de Podemos con perfil técnico, pero solo “hasta la próxima semana”, cuando se celebrará el debate de investidura, que comienza el lunes. Si esta es fallida y hay un segundo intento en septiembre, la oferta habrá decaído, avisó: “Ya no pasará por un Gobierno de coalición”.

En vídeo, declaraciones de José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, sobre la presencia de Pablo Iglesias en el Gobierno.

La intervención de Sánchez coincidió con el final de la consulta a los inscritos en Podemos, que Sánchez calificó en su día de “mascarada” y consideró una prueba de que Iglesias apostaba por la ruptura. En la consulta participaron casi 140.000 de los inscritos en la formación, de los que un 70% se decantaron por apoyar al líder socialista únicamente en el caso de que se avenga a un Ejecutivo de coalición.

Para empeorar aún más las cosas, Podemos consumó este jueves su boicot a la candidata socialista en La Rioja en la segunda votación de investidura en el Parlamento autonómico. Sánchez lo conoció en directo, mientras era entrevistado en La Sexta e interpretó el episodio como una prueba de la falta de control de Iglesias sobre lo que hace su formación en ámbitos regionales, otras de las razones que esgrimió para negarle la entrada en su Gobierno.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >