Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cs pide explicaciones al Gobierno por el informe policial del Orgullo

El partido denuncia ante la Fiscalía delitos de amenazas, injurias y odio, pero no de agresiones

La portavoz parlamentaria de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

Ciudadanos ha puesto en el punto de mira el informe policial elaborado por la Jefatura Superior de Policía de Madrid a raíz de los incidentes registrados en torno a la participación de destacados dirigentes de Ciudadanos en la manifestación del Orgullo, que contradice la versión facilitada por el partido liderado por Albert Rivera sobre lo ocurrido. La formación ha pedido explicaciones este miércoles al Gobierno sobre el "informe Marlaska", como lo ha llamado Inés Arrimadas, portavoz parlamentaria, sobre el que ha sembrado dudas. "El informe no lo firma nadie, nadie se atreve a firmar ese informe", ha subrayado Arrimadas tras presentar ante la Fiscalía una denuncia por presuntos delitos de amenazas, injurias y odio sobre lo sucedido en el Orgullo, aunque no por agresiones.

"Yo creo que es un informe Marlaska, pero vamos a pedir explicaciones sobre ese informe y sobre todo, sobre quién lo ha hecho. Porque con los logos mal puestos, con el nombre mal puesto, sin firmar, como han denunciado los sindicatos, el Gobierno tiene que dar explicaciones", ha defendido Arrimadas. La Unión Federal de Policía (UFP), el quinto sindicato policial en representación, ha difundido en su cuenta de Twitter sus “dudas sobre la veracidad” del informe. Fuentes policiales han explicado a EL PAÍS que el documento difundido en los medios es "preliminar", al que seguirá uno definitivo que se expresa en el mismo sentido. 

El documento policial, adelantado por EL PAÍS, asegura que "no hay constancia" de que se produjeran "agresiones físicas" y afirma que solo hubo insultos y lanzamiento de agua. También identifica el lanzamiento "aislado" de algún objeto "no peligroso", en referencia a una botella de plástico vacía. El informe recalca, además, que Ciudadanos no siguió "en ningún momento las instrucciones policiales ni sus consejos" y que siempre estuvieron acompañados por agentes de "paisano".

Ciudadanos sostiene, por su parte, que "vivió un ambiente totalmente hostil, con insultos constantes, abucheos e, incluso lanzamiento de diversos líquidos (entre ellos agua y orín), vasos de plástico, hielos, latas de cerveza, y botellas tanto vacías como llenas de líquidos, contra sus dirigentes, militantes y simpatizantes del partido", según relata en la denuncia que ha presentado esta mañana ante la Fiscalía. En el texto presentado ante la Fiscalía no hay alusiones a agresiones físicas, ni tampoco se pide que se investiguen los hechos por un presunto delito de agresiones, aunque Albert Rivera sí dijo este martes que se produjeron "agresiones" e Inés Arrimadas ha asegurado este miércoles que además de los insultos y las amenazas hubo "patadas".

La contradicción entre los dos relatos, el policial y el del partido, está sobre todo en las declaraciones de la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, —presente en la manifestación aunque se marchó antes de que se iniciara el boicot a su partido—, que acusó este lunes a la Policía Nacional de "tardar mucho en llegar" y actuar "de forma muy ineficiente cuando podía haber pasado cualquier cosa". A eso responde el informe policial reprochando a los dirigentes de Ciudadanos que no hicieran caso de sus instrucciones, y que siempre estuvieron acompañados por agentes de paisano.

La denuncia del partido ante la Fiscalía, de 37 páginas, relata insultos que recibieron los dirigentes de Ciudadanos como "fachas", "puta" —dirigido a Inés Arrimadas, especifica— , o "gentuza fascista". También aporta enlaces a vídeos en los que se aprecia el supuesto lanzamiento de objetos. Asimismo, denuncia una "sentada perfectamente organizada por parte de activistas de distintos colectivos, a fin de evitar el paso de los manifestantes", vestidos con ropa naranja al estilo del traje de la serie de televisión  El cuento de la criada, que les "increparon de forma violenta". El texto relata como "insultos" de esa protesta los siguientes: "Los maricas y bolleras también son clase obrera”, “el aguilucho no es multicolor”, “CiudadaVox”, “Ciudadanos hipocresía”, “Fuera, fuera”, “el orgullo no se vende”, “No pasarán” y Capitalismo es LGTBIfobia”. "Dicho movimiento no fue algo espontáneo, sino que se trataba de un acto perfectamente organizado", denuncia Ciudadanos.

El texto recoge también expresiones "injuriosas" y "con un alto contenido de odio" en redes sociales contra el partido y sus dirigentes, en particular contra Arrimadas.

Ciudadanos señala ante la Fiscalía que los hechos son constitutivos de delitos de amenazas, injurias y odio. "Las múltiples amenazas vertidas frente a mi representado y el partido político al que representa, Ciudadanos, pueden llegar a herir la sensibilidad de la población creando un clima de miedo a expresar ideas políticas", alerta el texto, que apunta además a una acción organizada. "No son hechos aislados de concentración espontánea de personas descontentas con una idea o un partido político, sino que es una clara maniobra organizada", apostilla la denuncia. El partido no señala a autores concretos sino que pide que se averigüe la identidad de estos, y reclama que se cite como testigos a varios de sus dirigentes presentes en la marcha.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información