Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos prepara ya la consulta a las bases para decidir su voto en la investidura de Sánchez

La previsión es que sea la próxima semana, haya o no un acuerdo de gobierno con el PSOE

Sánchez e Iglesias, el día de la moción de censura contra el expresidente Mariano Rajoy. En vídeo, declaraciones del secretario general de Podemos. Vídeo: EFE

Unidas Podemos aún no tiene decidido el sentido del voto de sus 42 diputados en la investidura de Pedro Sánchez. Las bases de la formación lo decidirán en una consulta que se realizará antes de la investidura del presidente en funciones. La previsión es que sea la próxima semana, lo más pegado a la fecha de la votación, haya o no un acuerdo de Gobierno con el PSOE. Podemos cuenta con más de medio millón de inscritos, pero no todos podrán participar en la votación.

El censo que cuenta es el de militantes activos, que son quienes en el último año han participado en alguna votación o han entrado en su perfil en el portal del partido. Lo componen alrededor de 190.000 personas. El reglamento de Podemos establece que este tipo de consultas a la militancia tienen carácter vinculante para la dirección, que tendría que respetar la decisión de las bases.

El socio prioritario del Gobierno se debate entre el voto en contra y la abstención en la investidura del presidente en funciones en la votación del 23 de julio, para la que no hay expectativas de que salga adelante pues requiere de la mayoría absoluta en el Parlamento. El gran interrogante es qué votará Podemos el día 25. Aunque la decisión de las bases es soberana, lo más probable es que la dirección exprese previamente cuál es su opción favorita entre las que se planteen en la consulta.

Las bases de la formación ya rechazaron apoyar la investidura de Sánchez en 2016, cuando el presidente del Gobierno se presentó a la investidura tras las elecciones de 2015 por la negativa del expresidente Mariano Rajoy a acudir a ella a pesar de contar con más escaños. Entonces, el 88,23% de quienes participaron en la consulta interna —en la que votaron alrededor de 150.000 personas, casi el 40% del censo con derecho a voto— no quiso que la formación apoyara el pacto de Gobierno que suscribieron Sánchez y Albert Rivera. Aquella votación zanjó las negociaciones entre el PSOE y Podemos y terminó con las escenificaciones de diálogo entre Iglesias y Sánchez.

En esta ocasión, la formación de Iglesias se ha mostrado desde el principio dispuesta a apoyar la investidura del líder socialista —a quien respaldó también en la moción de censura del año pasado contra Mariano Rajoy— pero a condición de entrar a formar parte del Gobierno. La negativa frontal del PSOE a cederle algún puesto en el Consejo de Ministros ha enturbiado las relaciones entre los dos principales partidos de izquierda y todo apunta a que Podemos negará de nuevo su voto favorable a Sánchez.

En la dirección del partido aseguran que los socialistas han cambiado radicalmente de estrategia desde las elecciones municipales, autonómicas y europeas del pasado 26 de mayo, que supusieron un revés para Iglesias. Hasta entonces, la dirección de Podemos asegura que Sánchez se había mostrado dispuesto a ceder algún ministerio e incluso apuntan a que llegó a plantear la creación de nuevas carteras, como las de Juventud y Mujer. Los socialistas, sin embargo, lo niegan tajantemente y sostienen que su negativa a un Ejecutivo de coalición ha sido la postura inamovible en los dos últimos meses. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información