Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos avanza en las cesiones a Vox mientras crece el malestar interno

En el partido de Rivera aumentan las voces que alertan contra una estrategia fallida

Inés Arrimadas, portavoz parlamentaria de Cs. En vídeo, declaraciones de Arrimadas.

Paso a paso, Ciudadanos se ha ido encontrando en un callejón sin salida con Vox. Albert Rivera pretendió una cuadratura del círculo que se está demostrando imposible: conseguir el apoyo de la extrema derecha para sus Gobiernos con el PP sin mancharse en un pacto conjunto. Quería los votos de la ultraderecha gratis, pero Vox ha roto la baraja después de progresivas cesiones de Ciudadanos. En el partido de Rivera crecen las voces que alertan contra una estrategia fallida.

El diputado nacional de Ciudadanos Miguel Garaulet se sentó el jueves a las nueve y media de la mañana con los representantes de Vox y del PP para tratar de sacar adelante un pacto para que la derecha gobernara en Murcia. Mientras, en Madrid, se reunía el grupo parlamentario de Ciudadanos. A su llegada a este encuentro, el diputado Juan Carlos Girauta desmentía que en Murcia su partido estuviera negociando con la extrema derecha: “Será un café”, dijo. Las cinco horas que duró la reunión en Murcia parecen muchas horas para tomarse un café, pero Cs insistió en negar la negociación con Vox en una mesa a tres, que es la última de sus cesiones.

El 4 de junio, tras la reunión de la ejecutiva de Ciudadanos en la que se aprobó que no formarían Gobiernos con Vox, José Manuel Villegas, secretario general, declaró: “No va a haber mesas a tres”. El partido sostiene que en Murcia no se negoció para salvar otra de las concesiones que les ha arañado Vox. No ha sido la única: la extrema derecha ha logrado ya cogobernar con Cs y PP en Badajoz y ha conseguido que Cs acepte su entrada en otros niveles de la Administración, como en el Ayuntamiento de Madrid. La vicealcaldesa madrileña, Begoña Villacís (Cs), que logró su cargo gracias a los votos de Vox,  acepta que esta formación haya entrado en las llamadas concejalías delegadas con el argumento de que “no son gobierno”. Muchos de los cargos institucionales de Cs se deben a los votos de Vox: la vicepresidencia de Andalucía —donde se llegó a un acuerdo presupuestario con los logos de los tres partidos— y los presidentes de los parlamentos de Andalucía, Murcia y Madrid.

“Pensar que íbamos a tener el apoyo externo de Vox sin contaminarnos era hacer castillos en el aire”, se queja un dirigente crítico, que cree que Cs se ha quedado “colgado a la brocha” cuando Vox ha votado en contra de la investidura del candidato popular en Murcia. “En un ménage à trois hay implicación de todos”, incide.

El malestar con la estrategia de Cs con Vox se extiende más allá del sector crítico. También alcanza a quienes, estando de acuerdo en pactar con el partido de Santiago Abascal, no entienden que Cs niegue la realidad: “Si es que no se pacta es que no, y si es que sí es que sí, pero hay que explicarlo”. “Tenemos un gabinete de incomunicación”, lamenta un dirigente andaluz.

Los acuerdos con Vox incomodan cada vez más por sus propuestas contra el ideario de Cs. “Están planteando que no se apoye la violencia de género o que el Orgullo no se celebre en el centro de Madrid, eso es incompatible con nuestro ADN”, apunta una diputada. ¿Cómo vas a depender de ellos en un Gobierno? Es un riesgo”. La cúpula, de momento, se mantiene firme. “Vox no puede sabotear los buenos acuerdos. Espero que rectifiquen”, confió ayer Inés Arrimadas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información