Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un capitán de la Guardia Civil de Algeciras por trabajar para el narco

Los investigadores vinculan al agente con los sucesores del Messi del Hachís

Una embarcación con fardos de hachís incautados en El Estrecho, en una imagen de archivo. En vídeo, detenido un capitán de la Guardia Civil por presunta relación con narcotraficantes.

El sospechoso se dedicaba presuntamente a acabar con el narco en el Estrecho de Gibraltar, pero ahora su propio cuerpo, la Guardia Civil, le ha arrestado por dedicarse justo a lo contrario. Asuntos Internos del instituto armado ha detenido a Joaquín Franco, capitán y jefe de la Policía Judicial de Algeciras, por su supuesta vinculación con el mundo del tráfico de drogas y a Emilio Mazuelo, alias Emilio el Moro, que lideraba una escisión de la organización dirigida por el Messi del Hachís, Abdellah El Haj Sadek, según han confirmado fuentes de la investigación.

El capitán fue detenido el miércoles por la tarde y trasladado a los calabozos de la comandancia de Algeciras, a la espera de pasar a disposición judicial. Además de proceder a su arresto, los agentes también registraron su domicilio en Tarifa y el despacho oficial que usaba en la comandancia. El sospechoso está siendo investigado por los delitos de prevaricación, omisión del deber de perseguir delitos y revelación de secretos, según ha confirmado la Guardia Civil. El juzgado número 4 de Algeciras, encargado del caso, ha declarado secretas las pesquisas.

Los investigadores sospechan que su compañero Joaquín Franco está vinculado con la red derivada de la organización de narcos que encabezaba el Messi del Hachís —uno de los mayores capos de la droga del Campo de Gibraltar—, según apuntan fuentes cercanas al caso. De hecho, el agente colaboró en su momento como mediador para que el traficante se entregase en noviembre de 2017, según confirman fuentes policiales, informa Patricia Ortega Dolz. "Él era el que se wasapeaba con el Messi", apunta un agente de la zona.

El Messi acabó detenido tras un polémico acuerdo con el fiscal de la zona que le dejó en libertad con cargos y a la espera de juicio. Así se mantuvo hasta que en marzo del pasado año decidió fugarse. El delincuente denunció en una misiva la "enorme presión" a la que se sentía sometido por el cerco policial que el Gobierno ha puesto en marcha desde mediados de 2018 con su Plan Especial de Seguridad para luchar contra el narcotráfico.

En todo este tiempo, los agentes sospechaban que miembros de esta organización habían mantenido su actividad de tráfico de drogas con Marruecos. Las suspicacias acabaron confirmándose en enero de este año, cuando más de 200 agentes de la policía y de Vigilancia Aduanera acabaron asestando un duro golpe a la organización del narco Emilio el Moro, una escisión del clan del Messi que seguía operando en la zona.

El Moro acabó detenido junto a 16 personas más, acusadas de mantener vivo el negocio de su anterior jefe. Fue apenas un mes y medio antes de que el Messi dejase de firmar periódicamente en los juzgados de la zona, como le habían impuesto, y enviase a los medios su polémica misiva en la que decía sentirse vigilado por las fuerzas de seguridad.

Para la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), la detención de este mando pone en evidencia "la extensión de los tentáculos del narcotráfico en la provincia de Cádiz hasta altas instancias de la Administración y la función pública". De hecho, no es la primera vez que las investigaciones policiales en la zona acaban con la detención de agentes por su presunta vinculación con el narcotráfico.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información