La presidenta del Congreso comunicó la investidura a los grupos un minuto antes y por ‘whatsapp’

Algunos portavoces mostraron su malestar por no ser avisados al producirse un fallo técnico en el mensaje enviado por Batet

Meritxell Batet, durante su comparecencia ante la prensa ayer en el Congreso.ULY MARTIN / VÍDEO: QUALITY

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, comunicó este martes la fecha elegida para las primeras sesiones de investidura del candidato socialista Pedro Sánchez (22 y 23 de julio) a los demás grupos políticos de la cámara, tanto presidentes como portavoces o miembros de la Mesa, por un mensaje de WhatsApp enviado de manera conjunta minutos antes de su comparecencia de prensa. Más tarde ya contactó telefónicamente durante el resto de la jornada con los representantes políticos. Algunos mensajes no llegaron a los destinatarios. Podemos mostró su indignación por este trato.

Un poco después de las diez de la mañana de este martes, el presidente en funciones, Pedro Sánchez, telefoneó desde Bruselas, donde estaba negociando futuros cargos europeos, a la presidenta de las Cortes para comunicarle su parecer sobre la fecha para someterse a una sesión de investidura. La charla duró alrededor de 10 minutos. En cuanto terminó, los servicios de comunicación de la Presidencia del Congreso alertaron de que Meritxell Batet comparecería públicamente para informar sobre las 10.45.

Fue en esos minutos, antes de aparecer ante la prensa con 15 minutos de retraso sobre lo previsto, cuando desde la Presidencia del Congreso se remitió un mismo mensaje a través de la red de WhatsApp a los portavoces y presidentes de los grupos parlamentarios y también a todos los vicepresidentes de la Mesa. Algunos de esos mensajes llegaron a su destino, otros no. Fuentes oficiales no pudieron explicar este martes los problemas técnicos que ocasionaron esas diferencias.

La que peor digirió el método elegido para informar de las fechas de investidura fue la portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero, que se quejó de la “falta de respecto institucional” por no haberle llegado el mensaje. Y lo interpretó como un innecesario “síntoma de que el interés del PSOE es más una investidura fallida que un acuerdo de Gobierno”. Fuentes oficiales de la Presidencia del Congreso aclararon que se había producido un fallo en el aviso a Montero, pero que sí lo habían recibido el presidente de esa formación, Pablo Iglesias, y la vicepresidenta primera de la Mesa, Gloria Elizo, también de ese partido. El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, indicó que tampoco tenía el mensaje pero no le dio más importancia. Sí lo recogieron sin problemas en sus teléfonos los portavoces del PP, Ciudadanos, PNV y Vox. No el de Bildu.

Batet niega que el Gobierno eluda el control de las Cortes

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, aprovechó su comparecencia de este martes, convocada para informar de la fecha de la sesión de investidura, para adelantar también que tiene la voluntad de constituir la primera Diputación Permanente del Congreso —que es el órgano de gobierno de la Cámara en los periodos vacacionales— justo inmediatamente después de la primera votación en el primer pleno de investidura, es decir, a partir del 23 de julio. Batet se defendió así de las críticas lanzadas desde el PP y Ciudadanos por retrasar tanto esa sesión y la formación de las distintas comisiones parlamentarias. Ambos partidos sostienen que Batet intenta beneficiar políticamente al Ejecutivo de Sánchez.

“Se han admitido a trámite bastantes preguntas escritas y ninguna se ha frenado por estar el Gobierno en funciones”, respondió Batet a la primera pregunta que se le formuló tras anunciar la fecha: esto es, si el Gobierno estaba eludiendo el control de las Cortes. La Mesa ha calificado desde que se constituyó, el 21 de mayo, 335 preguntas, 19 solicitudes de informe y tres de comparecencia planteadas por la oposición.PP y Cs han criticado que el Congreso esté tan inactivo en esa labor tras haberse celebrado las elecciones generales el 28 de abril. Batet reconoció la peculiaridad de la situación, después de haberse solapado varias campañas y elecciones en este período y no disponer el Gobierno de una mayoría absoluta, pero negó que la demora sea inaudita.

“No estamos en fechas significativamente distintas” a las de otras legislaturas, afirmó, y citó como ejemplo lo que ocurrió en la quinta, que arrancó el 29 de junio de 1993, con la sesión de investidura el 8 y el 9 de julio, la constitución de comisiones el 8 de septiembre y la de la Diputación Permanente el 9 de septiembre.

La posición de los partidos minoritarios

ERC y Bildu han pactado defender una posición común. El viernes pasado, en Barcelona, ERC (15 escaños) y Bildu (cuatro) llegaron al pacto de defender posiciones comunes y no solo en la votación de investidura. Quieren mantener esa voluntad durante toda la legislatura y en especial sobre todo lo que afecte a Cataluña y el País Vasco. Son 19 votos clave. ERC sí estará citada a los contactos con Pedro Sánchez; Bildu, no. El portavoz de ERC Gabriel Rufián irá con el mensaje conjunto y la disposición a no bloquear el arranque de este mandato. En Junts per Catalunya hay debate interno. Sus tres diputados presos se pronunciaron por carta a favor de la abstención.

Los nacionalistas vascos quieren negociar mejoras para decir sí. El PNV (seis diputados) solo ha dicho sí a dos investiduras en el pasado, y a la moción de censura contra Mariano Rajoy. Es decir, su voto afirmativo no se debe dar por descontado, aunque es factible. Los nacionalistas vascos son maestros en el arte de negociar a varias bandas, con Gobiernos de todas las ideologías. Y siempre con su agenda de temas vascos, con la reivindicación recurrente de las transferencias pendientes y la aceleración de las infraestructuras pactadas (especialmente el tren de alta velocidad). Así lo hicieron con el Gobierno de Mariano Rajoy y la negociación de los Presupuestos.

Los socios valencianos y cántabros son los más dispuestos a apoyar. El diputado valenciano de Compromís, Joan Baldoví, lo ha repetido varias veces desde las elecciones: su partido quiere un Gobierno central progresista en sintonía con el valenciano, pero antes quiere negociar su apoyo. Y la línea roja es una: otro sistema de financiación para la comunidad valenciana. Más claro aún ha sido José María Mazón, el único diputado del Partido Regionalista de Cantabria que lidera Miguel Ángel Revilla. Ha cerrado un compromiso con el ministro de Fomento para el AVE entre Palencia y Alar del Rey, la deuda del hospital Valdecilla y un polígono en La Pasiega.

Canarios y navarros, incompatibles con Podemos y secesionistas. Coalición Canaria, con dos escaños, y Navarra Suma (la marca de Unión del Pueblo Navarro con Cs y PP), con otros dos, podrían llegar a ser dos aliados del PSOE, pero no en un Gobierno que necesita al mismo tiempo a Unidas Podemos y la abstención de alguna formación independentista. Para Ana Oramas (CC), Podemos es anatema. El líder del PP, Pablo Casado, insistió ayer en que los dos diputados de Navarra Suma podrían favorecer la investidura de Sánchez si éste rechaza los votos de los separatistas y a cambio de que, en Navarra, el PSN se abstenga para que gobierne el tripartito de la derecha.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50