Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inmigración compensa la baja natalidad y sitúa a España cerca de los 47 millones de personas

El saldo migratorio positivo de 333.672 extranjeros, el mayor número desde 2008, revierte el saldo vegetativo negativo de 56.262 españoles

Aeropuerto de Barajas, en Madrid.
Aeropuerto de Barajas, en Madrid. EFE

La inmigración se ha convertido en la tabla de salvación de una España cada vez más envejecida. El saldo migratorio positivo de 333.672 personas en 2018 compensó el saldo vegetativo negativo (56.212. personas) e hizo crecer a la población del país hasta los 46.934.632 habitantes, la cifra histórica más alta registrada, según los datos provisionales de la Estadística de Migraciones del Instituto Nacional de Estadística (INE). La población aumentó así en 276.186 personas gracias a la llegada de extranjeros, que ya suman 4,8 millones en total.

La caída de los nacimientos hasta un 30% en una década y del número de hijos por mujer ha hecho que los movimientos migratorios sean decisivos para determinar el crecimiento de la población en España. Los datos sobre natalidad son demoledores y, salvo políticas que logren revertir la tendencia, no se espera un cambio a corto plazo. Las mujeres tienen 1,25 hijos de media, frente a los 1,44 de hace una década, y el más de medio millón de nacimientos que se producían entonces se han reducido a menos de 370.000 el año pasado (28,95%). “Cuando tienes saldos vegetativos negativos muy importantes, la única opción es crecer por la migración exterior”, subraya Jordi Bayona, investigador del Centro de Estudios Demográficos.

Cataluña, la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana fueron las autonomías en las que más extranjeros se establecieron, mientras que aquellas comunidades que menos población extranjera lograron atraer —Galicia, Ceuta, Castilla y León, Extremadura y Asturias— fueron las únicas que perdieron población en 2018.

La población venezolana en España fue la que más creció en 2018 con la llegada de 42.803 personas, un aumento del 47% con respecto al año anterior. La grave crisis política y humanitaria que atraviesa el país sudamericano forzó a 341.800 venezolanos a pedir protección internacional y a emigrar hacia distintos países, siendo España uno de los principales destinos.

Un año más, el mayor número de llegadas se registró entre los marroquíes (con 61.000 entradas), que se mantienen como la mayor comunidad extranjera de España con 714.239 personas. La segunda nacionalidad por número de llegadas fue la colombiana (53.247) seguida de la venezolana.
Los datos del INE también reflejan que la mejora de la situación económica desde el año 2008 ha venido acompañada de un mayor flujo de entradas y salidas del país. Con un saldo positivo entre las personas que se establecieron en España (643.037, un 21% más que en 2017) frente a las que lo abandonaron (309.365, un 16% menos). “El volumen de migraciones dependerá de qué pasa con la economía y si se mantiene la tendencia alcista”, explica Bayona.

Frente al aumento de población extranjera, la población española se redujo en 9.368 personas debido al saldo vegetativo negativo (de 102.682 personas), que no se vio compensado por las adquisiciones de nacionalidad española (90.828). Si solo se contabiliza a los españoles nacidos en España, el año pasado la población se redujo en 98.595 personas.

Atendiendo a los cambios de población entre comunidades autónomas, Madrid fue la que más creció con la llegada de 7.300 personas, seguida de Valencia (3.700) y Baleares (3.686). En la cola, las salidas de personas hacia otras autonomías afectaron principalmente a Andalucía, que perdió a 6.300 personas, Castilla y León (4.000) y Extremadura (casi 3.000). Cataluña, en un año convulso por la crisis abierta por el procés, se ha colocado como la cuarta comunidad en saldo negativo entre las salidas y llegadas de población hacia otras comunidades con 2.811 personas menos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información