Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta negocia contra reloj para evitar que Vox tumbe los presupuestos

Los parlamentarios del partido ultraderechista exigieron discutir con Ciudadanos directamente las cuentas

Los diputados de Vox en el Parlamento andaluz antes de registrar la enmienda a la totalidad de los presupuestos.
Los diputados de Vox en el Parlamento andaluz antes de registrar la enmienda a la totalidad de los presupuestos. Europa Press

Comienza la cuenta atrás para la salvación o condena de los primeros presupuestos no socialistas de Andalucía. Desde primera hora de esta mañana tanto el Gobierno bipartito de la Junta, liderado por el consejero de Hacienda, Juan Bravo, como parlamentarios del PP han retomado las negociaciones con Vox para tratar de que el partido de extrema derecha levante la enmienda a la totalidad a las cuentas autonómicas. El plazo expira a las cuatro de esta tarde de este miércoles, cuando comienza el pleno en el que se votarán las enmiendas presentadas por PSOE, Adelante Andalucía y los de Santiago Abascal. Si estos no se echan atrás, sumirían al bipartito en su primera gran crisis.

En las negociaciones no está implicado, al menos de manera directa y visible, ningún representante de Ciudadanos, si bien desde la Junta su portavoz y consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, insiste en que el Gobierno es una sola voz. Los parlamentarios de Vox exigieron discutir con Ciudadanos directamente el presupuesto, puesto que muchas de las partidas implicadas afectaban a consejerías lideradas por el partido naranja. En un comunicado remitido este martes a última hora de la tarde, el partido de Abascal subrayó que “la reunión entre PP y Vox había finalizado sin acuerdo”.

Desde el Gobierno andaluz, no obstante, se muestran optimistas y apuntan a que las negociaciones se están fijando en el ámbito económico y que buscan incorporar las concesiones al presupuesto de 2020. Así lo confirmó el propio consejero Juan Bravo en una entrevista con EL PAÍS la semana pasada. Para Vox la eliminación de la llamada administración paralela parece una condición inexorable.

El futuro de estas negociaciones contra reloj parece depender también de lo que ocurra en Madrid. El propio Abascal advirtió de que los presupuestos de Andalucía iban a ser moneda de cambio para amarrar poder en otras comunidades. Los avances en la Asamblea de Madrid, donde los populares y Vox votaron a favor de un representante de Ciudadanos para que presidiera la Mesa de la Cámara autónoma, ofrece esperanzas a los negociadores en Andalucía.

Si, finalmente, no se consigue que Vox dé marcha atrás, las cuentas serían devueltas y habría que prorrogar los presupuestos de 2018, una circunstancia que, tal y como reconoció el propio consejero de Hacienda “sería muy negativa por la imagen de inestabilidad que trasladamos”. La aprobación de las cuentas es el primer examen de calado a la firmeza de un Gobierno bipartito en minoría que depende del apoyo de la extrema derecha. Desde la Junta se aparenta tranquilidad, si bien su vicepresidente, Juan Marín, deslizó la semana pasada que quizás sería más fácil llegar a un acuerdo para los presupuestos de 2020. El presidente, Juan Manuel Moreno, advirtió este fin de semana del riesgo que supondría devolver las cuentas. “Los ciudadanos están cansados de elecciones”, señaló.

Orden del día

La sesión plenaria comenzará a las cuatro de la tarde con la intervención del consejero de Hacienda, sin límite de tiempo. Seguidamente, los portavoces de los grupos que defienden las enmiendas a la totalidad comparecerán en orden de mayor a menor representatividad, —PSOE, Adelante Andalucía y Vox—, por tiempo no superior a 30 minutos. Aunque el consejero puede hacer uso de la palabra siempre que lo solicite, la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, puede, en su caso, conceder un turno de réplica y otro de dúplica a los intervinientes por no más de 10 minutos.

Seguidamente, intervendrán Ciudadanos y PP, los grupos que no han presentado enmienda a la totalidad, cuyos turnos se acumularán en una única intervención por un tiempo no superior a 20 minutos por partido, dejando a decisión de los grupos la opción de replicar al consejero, que, en cualquier caso, cerrará el debate.

Finalizado el debate se procederá a la votación conjunta de las enmiendas a la totalidad con propuesta de devolución presentadas y si el pleno acuerda devolver el proyecto de ley al Ejecutivo, este quedará rechazado.

Si las enmiendas no salen adelante quedarán fijadas tanto la cifra global del presupuesto como la de cada una de sus secciones, que ya no podrán ser alteradas sin acuerdo entre la Cámara y el Consejo de Gobierno. En este punto, se remitirá el proyecto de ley a la Comisión de Hacienda para que prosiga su tramitación parlamentaria.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información