Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE rompe la alternancia histórica en Baleares y la izquierda gobernará cuatro años más

El PP sufre una caída histórica pero se mantiene con holgura por delante de Ciudadanos

Los militantes socialistas celebran la victoria electoral en la madrugada de este lunes.
Los militantes socialistas celebran la victoria electoral en la madrugada de este lunes. Europa Press

Consulte aquí todos los resultados de las elecciones en Baleares

En las Islas Baleares, con el 99,62% escrutado, el PSIB-PSOE ha ganado las elecciones autonómicas con el 27% de los votos y 19 escaños en el Parlamento autonómico. Es la primera vez en la historia de la región que los socialistas ganan en número de votos al PP en unos comicios autonómicos, donde la mayoría reside en 30 diputados. La formación liderada por la candidata a la reelección Francina Armengol ha mejorado visiblemente sus resultados con respecto a las elecciones de hace cuatro años, donde obtuvo el 18,9% de los apoyos que le valieron 14 diputados en la Cámara balear.

La segunda fuerza más votada ha sido el PP, que sufre una caída histórica pero se mantiene con holgura por delante de Ciudadanos, tras obtener el 22% de apoyos y un total de 16 escaños. A pesar de mantener el liderazgo de la derecha, la sangría de votos de los populares es importante con la pérdida de cuatro escaños con respecto a los 20 que obtuvieron en las autonómicas de 2015. Ciudadanos se convierte en la cuarta fuerza en las islas con un crecimiento importante. El partido de centroderecha obtiene el 10% de votos y cinco escaños y mejora con respecto a los dos diputados que lograron hace cuatro años, aunque no lo suficiente para superar a Unidas Podemos.

Es precisamente Unidas Podemos la formación que se queda la tercera plaza ya que ha obtenido el 9% de apoyos y seis diputados. El partido del juez en excedencia Juan Pedro Yllanes ha caído en cuatro escaños con respecto a los 10 de la anterior cita electoral, aunque se mantiene en una cifra similar a los siete que tenía al final de la legislatura, tras la fuga de tres diputados al Grupo Mixto por desavenencias con la dirección. La quinta plaza se la quedan los ecosoberanistas de Més per Mallorca, que han obtenido el 8% de votos y cuatro escaños. A eso, se suman los obtenidos por su marca en Menorca, que ha logrado dos escaños y el 1,2% de votos. La suma de los escaños de ambas formaciones fue de nueve diputados en la pasada legislatura.

Los regionalistas de Proposta per les Illes (PI) han quedado en séptimo lugar con 7% de votos y tres escaños, unos resultados parecidos a los de 2015 que les dejan de nuevo sin poder convertirse en la llave para otorgar la mayoría a un bloque. El partido de ultraderecha Vox irrumpe en la Cámara balear con tres escaños y el 8,4% de votos. El codiciado escaño de Formentera ha sido para Gent per Formentera, formación que en esta isla concurría en coalición con el PSIB-PSOE y cuyo diputado suma al bloque de la izquierda.

Los resultados aventuran a priori un Gobierno de izquierdas, cuyos partidos suman 32 diputados, cuando la mayoría se sitúa en los 30. Es la primera vez en la historia de Baleares que no se produce una alternancia con el bloque de las derechas y los partidos progresistas pueden gobernar durante ocho años ininterrumpidos. La líder socialista, Francina Armengol, gobernó esta última legislatura con 14 diputados de su partido y mediante un acuerdo de gobernabilidad de cuatro años con los apoyos de Més, que obtuvo nueve escaños. Las políticas del Gobierno fueron apoyadas también por Podemos, que alcanzó los 10 diputados y decidió no entrar en el Ejecutivo autónomo avalando las medidas de PSOE y Més sin entrar a gestionar, algo que, según avanzó el candidato al Parlamento balear, Juan Pedro Yllanes, cambiará si tienen la oportunidad.

En la capital de las Baleares, Palma, con el 99,33% escrutado, el PSIB-PSOE ha ganado las elecciones y ha obtenido 9 concejales con el 26% de los votos. La suma de las izquierdas con PSOE, Més per Palma y Unidas Podemos permite mantener la vara de mando a las fuerzas progresistas que se quedan con 15 ediles, los necesarios para poder gobernar. La segunda fuerza en el Consistorio pasa a ser el PP, con una importante caída que lo situará en seis ediles con el 18,5% de las papeletas, mientras que la ultraderecha de Vox entra con fuerza en el Ayuntamiento y se convierte en la tercera fuerza con cuatro concejales y el 13% de los votos. Ciudadanos también suma cuatro ediles y el 12% de los votos, quedándose como la cuarta formación con más apoyos. Unidas Podemos sufre una caída de dos concejales y se planta en tres ediles mientras que los ecosoberanistas de Més per Palma, cuyo candidato Antoni Noguera ha gobernado dos años en alternancia con el PSOE, sufren un importante descalabro siendo ahora la sexta fuerza con tres ediles. El mapa en el Ayuntamiento de Palma queda muy ajustado, ya que bloque de la izquierda suma 15 ediles, mientras que el de la derecha se queda en 14 concejales.

Consulte aquí todos los resultados de las elecciones

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información