Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo se estrella en las ciudades de Galicia por la resurrección socialista

El PSOE arrasa en Vigo y suma con otras fuerzas de izquierda para hacerse con el bastón de mando de A Coruña, Santiago, Ferrol, Lugo y Ourense

E presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, valora los resultados de las elecciones municipales. foto: EFE | vídeo: atlas

Consulte aquí todos los resultados de las elecciones en Galicia

La resurrección socialista en Galicia se confirma. El PSdeG-PSOE es la fuerza más votada en tres de las siete ciudades gallegas, arrasa en Vigo con Abel Caballero y suma concejales con otras fuerzas de izquierda para hacerse con el bastón de mando de A Coruña, Santiago, Ferrol, Lugo y Ourense. La de este domingo, como ocurrió en las municipales de 2015, volvió a ser una noche oscura para el PP de Alberto Núñez Feijóo, que pierde hasta Ourense, la única urbe que gobernaba. Aciaga fue también para las mareas, que dieron la campanada hace cuatro años. Han visto cómo se esfumaban las alcaldías de A Coruña, Santiago y Ferrol y se han quedado fuera de las corporaciones de Lugo, Ourense y Pontevedra.

En Vigo el socialista Abel Caballero bate todos los récords y logra la única mayoría absoluta de las siete urbes. El regidor, exministro de Felipe González de 72 años, pasa de 17 a 20 concejales, consigue cerca de un 68% de los votos, una marca insólita en un ayuntamiento de casi 300.000 habitantes, y deja al PP reducido a un grupo de cuatro representantes.

En Santiago, los socialistas recuperan el poder con un exalcalde como cabeza de cartel. Xosé Sánchez Bugallo, que perdió el bastón de mando de la capital gallega en 2011 tras 13 años de gobierno, se perfila como nuevo regidor tras la caída de Compostela Aberta. En A Coruña, aun siendo el PP la fuerza con más votos, será su compañera de partido Inés Rey, que se estrena en la primera línea política, la que deberá negociar con Marea Atlántica y BNG para convertirse en alcaldesa.

El BNG sigue en el primer puesto en Pontevedra, aunque pierde un concejal y se queda a dos actas de poder gobernar sin necesidad de más apoyos. Los nacionalistas recuperan terreno en Vigo, A Coruña y Ourense. Los resultados de estos comicios locales dan un vuelco a las corporaciones urbanas y barren en muchos casos a las candidaturas de unidad popular que irrumpieron en 2015. En Lugo, Ourense y Pontevedra, Lugonovo, Ourense en Común y Marea de Pontevedra, que entraron con entre dos y tres escaños, se han quedado fuera.

La participación en Galicia ha subido ligeramente. Según los datos ofrecidos por el Gobierno, votaron un 67,81% de los electores, casi dos puntos más que en el año 2015. El ascenso se registró en todas las ciudades, pero fue significativo en Ferrol y Santiago.

A poco más de un año de las autonómicas, el presidente del PP de Galicia y de la Xunta se ha empleado a fondo en esta campaña, consciente de que el resultado marcará su posición de poder dentro del PP nacional. Después de la dura noche electoral que vivió en 2015, cuando el PP perdió en favor de las mareas sus mayorías absolutas en A Coruña, Santiago y Ferrol, la Diputación de Pontevedra que dominaba desde hacía 32 años y solo logró gobernar Ourense pero en minoría, el líder de los populares se volcó en el esprint final en las siete ciudades.

Las recorrió todas el viernes en el cierre de campaña junto a sus candidatos, que en cinco de las urbes son apuestas personales suyas, ya que se trata de exconsejeros de su gobierno. Pero no fue suficiente. El avance socialista en Galicia se llevó por delante hasta un feudo popular con gran significado histórico. El PP perdió la mayoría absoluta en Vilalba (Lugo), la localidad natal del fundador del partido, Manuel Fraga. Allí gobernaba desde hace 36 años.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información