Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez aprovecha el pulso entre PP y Ciudadanos

El presidente del Gobierno se refiere a los rifirrafes entre Casado y Rivera como “las primarias de la derecha” y reitera que no pactó con los independentistas catalanes

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a los estudios de Atresmedia para el segundo debate a cuatro. En vídeo, los mejores momentos del debate.

Pedro Sánchez tuvo este martes la cintura y la iniciativa que le faltaron en el debate de RTVE. Ya en el primer minuto había colocado los tres mensajes que más le interesaban. Primero negó los acuerdos con los secesionistas catalanes que le achacan PP y Ciudadanos: “No he pactado con los independentistas. Es falso. Mentira. No es no. Nunca es nunca”, sentenció. También azuzó el temor a que Pablo Casado y Albert Rivera formen un Ejecutivo como en Andalucía con el apoyo de la ultraderecha. Y, por último, apeló al voto útil en el PSOE como la manera más eficaz de evitar que Vox influya en un futuro Gobierno.

“Hay silencios clamorosos, señor Rivera, usted no cita a la ultraderecha. Hay un riesgo real de que estos dos [los líderes de PP y Cs] sumen con ella”, espetó Sánchez al líder de Ciudadanos. Volcado en la conquista del electorado moderado indeciso, Sánchez hasta le ofreció a Rivera un ejemplar de España vertebrada, el libro de Fernando Sánchez Dragó sobre Santiago Abascal. Así de gráfica fue la vinculación que tanto rehúye Rivera del pacto de la plaza de Colón. “Las mentiras vuelan entre Casado y Rivera, cada vez se parecen más”, salió a la carga Sánchez.

Al candidato del PSOE se le vio bromeando con su jefe de gabinete, Iván Redondo, antes del debate. Se mostró cómodo y resuelto y aprovechó algunos de los rifirrafes entre Casado y Rivera, dentro de su pulso particular por el voto conservador. El presidente definió este duelo como “las primarias de la derecha”. Los 150 militantes, la mayoría muy jóvenes, que se congregaron en Ferraz le aplaudieron a rabiar.

“No entra en mis planes negociar con un partido que ha puesto un cordón sanitario al PSOE”, apostilló sobre un posible pacto poselectoral con Ciudadanos tras el 28-A. La afirmación no presupone que su primera opción sea un Gobierno de coalición con Unidas Podemos. Sin cerrarse del todo, Sánchez recalcó que prefiere Ejecutivo en solitario “con independientes progresistas de prestigio” y no compartido con Pablo Iglesias.

El análisis que el presidente del Gobierno realizó en la sede del PSOE fue mucho más optimismo que el de la noche anterior. "Ha quedado claro, hemos ganado el debate y el 28 de abril vamos a ganar las elecciones bien", afirmó pasada la una de la madrugada. "¡Estamos muy cerca!", animó a los presentes, a los que explicó que están utilizando este concepto porque, entre otras cosas, por primera vez en 11 años los socialistas volverán a ganar unas elecciones generales. "En esta causa estamos todos, la gente de izquierdas, progresista y la gente que no lo es pero quiere consensos", apeló una vez más al voto útil.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información