Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Lo escuchan? Es España flipando

Rivera se erigió en protagonista del debate porque un 'sorpasso' de Vox condena a su partido a un retrato poselectoral feroz

Varias personas pasean por una calle de Madrid con el debate electoral en una pantalla. En vídeo, el 'minuto de oro' de Albert Rivera.

La primera consecuencia de la intervención de Albert Rivera fue anular a Pablo Casado. Rivera lo echó a empujones de su papel, le arrebató el vocabulario y hasta el rubor en las mejillas, dejando al líder del PP pálido y desbordado la primera mitad del debate. Rivera pidió la dimisión de Rosa María Mateo y le dijo a Sánchez que llevaba la palabra “indultos” en la frente, una expresión que repitió después haciendo que se la escribía él mismo en la suya, con tanto énfasis que casi acaba el debate con ella escrita. Sacó la noticia de un niño Antonio arruinado a los 10 años por culpa de una mala herencia, enseñó una foto de Sánchez con Torra y la dejó colocada en el atril como si fuese su mesilla de noche, le pasó luego un recorte a la mesa de Sánchez, que se “arrodilla ante quienes quieren liquidar España”, los que “escupen” a España, si gobierna la izquierda “cójanse la cartera” porque “van a ir a saco” (¿pako?), el “milagro económico del PP está en la cárcel” con una foto de Rato entrando en el coche policial, “no sea carca” a Sánchez, “se me saltaron las lágrimas” y “me duele España” al hablar del procés. El viaje al centro de Rivera, cuando lo emprenda, va a necesitar mucho queroseno.

Rivera (“¿lo oyen?, es el silencio”) se erigió en protagonista del debate porque un sorpasso de Vox condena a su partido a un retrato poselectoral feroz. Lo hizo transitando entre la efectividad y la vergüenza ajena, especialmente en su discurso final declamando como un poetuitero. No luchaba contra nadie específicamente en el plató, sino contra Vox, llevando a los simpatizantes de la extrema derecha contra Sánchez como un flautista de Hamelin; ningún votante de Abascal pudo sentirse huérfano en el debate a la hora de atizarle al presidente del Gobierno. Del jaleo organizado se benefició Pablo Iglesias, que se pasó una hora y media pidiendo a la gente que bajase el tono porque no le dejaban leer la Constitución tranquilo, sin apretarle las tuercas a Sánchez ni a nadie en general; fue el que menos espectáculo dio y el que menos dio la murga con fotos, gráficos y barritas, e intentó hablar de vivienda, salario mínimo y esos asuntos que suelen pasarse por alto en las grandes citas: que lo hiciese leyendo la Constitución hizo pensar en una futura Ley Fundamental con el director's cut del padre Iglesias, religioso constitucional, sin la injerencia de los artículos que menos le convienen. Fue, con todo, el que mejor estuvo, algo que en un debate así y con el electorado que se está criando en España no implica necesariamente una victoria.

Sánchez, el hombre sin cintura, perdió su minuto de oro con el guion aprendido en lugar de responder a los silencios a los que apeló Rivera segundos antes. Le ocurrió lo mismo en su primer discurso; fue a piñón fijo y luego dejó silencios ruidosos a las preguntas de Iglesias y Rivera sobre sus pactos del día después. Empezó acartonado con un tono profesoral que tuvo que remontar hasta aferrarse a una expresión (“detector de verdades”) que perdió todo su encanto la segunda vez que la dijo. Bien es verdad que el destino del sintagma, Pablo Casado, ya estaba para entonces inmerso en su tradicional espiral de datos tergiversados y acusaciones chanantes (“Otegi dice que está harto de que le llame todos los días”) en su intento de volver a parecerse a sí mismo. El mejor momento del apocado Sánchez fue cuando heló a Casado con las iniciativas parlamentarias que votó el PP con Bildu en el País Vasco ("¿de qué color tiene las manos?"); Casado eligió cuidadosamente la enorme sonrisa con la que responder: esos segundos fueron eternos.

Casado primero genera una atmósfera de realismo mágico antes de meterse en harina. Por ejemplo, si tiene que anunciar una revolución fiscal, la anuncia como "la mejor de la historia". Si unos Presupuestos tienen a su juicio demasiado contenido social, no son socialistas ni socialdemócratas, sino "comunistas". Estas exageraciones infantiles, casi divertidas, las utiliza como calentamiento suyo y del personal, de tal forma que cuando empieza a dar números y porcentajes lo hace con la misma contundencia con la que daría el censo de Macondo, su registro de nacimientos y defunciones. Sus números son de verdad porque ya no pertenecen a este mundo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información