Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y Casado tuvo su cara a cara

El líder del PP ignora a Rivera e Iglesias y presume de "moderación" tras bajar varios decibelios el tono de su discurso de campaña

Pablo Casado, a su llegada al debate a cuatro de TVE. En vídeo, Casado, a Rivera: "Usted no es mi adversario".

Quería un cara a cara y al final lo tuvo. Pablo Casado quería batirse en duelo con Pedro Sánchez, es decir, subrayar —ahora que dos partidos le hacen la competencia— su papel de líder de la derecha, de la oposición. El presidente del Gobierno no se prestó a ese debate a dos, pero el popular se comportó durante la hora y media de programa como si lo fuera. Ignorando a los otros dos líderes políticos en el plató, el del PP dirigió toda su munición contra el socialista.

Ni siquiera cuando Albert Rivera le atacó directamente, robándole la frase a la ministra socialista de Hacienda  —“Su milagro económico está en la cárcel”, en alusión a Rodrigo Rato—, Casado entró al trapo. Sí le replicó más tarde —cuando el candidato de Ciudadanos le recordó los viejos pactos del PP con el PNV—,  pero casi para recordar que no debían pelear entre hermanos: "Ni sus votantes ni los míos entienden lo que está diciendo. Usted no es mi adversario. Yo no voy a pactar ni con el PNV ni con Sánchez. En materia de pactos soy más creíble que usted", dijo Casado, cuya única oportunidad de gobernar es sumando sus votos con Cs y Vox.

Al término del debate, Casado presumió de "moderación, tono constructivo y rigor en las cifras". El líder popular, como habían anunciado fuentes de su entorno, bajó varios decibelios el tono que ha empleado en las últimas semanas, acusando a Sánchez de "preferir las manos manchadas de sangre", por sus supuestos pactos con "los proetarras". Era una estrategia deliberada. Fuentes del partido celebraban el tono de su líder frente a "los ataques personales y refriegas" de sus rivales.  "Casado ha hecho un debate de presidente, sereno y constructivo, y ha puesto sus propuestas sobre la mesa", aseguraban en la sede de Génova. Un exdirigente del sector crítico celebraba también ese tono. "Ha estado muy moderado porque se juega los votos con Ciudadanos, aunque a riesgo de perder protagonismo, puede que esa estrategia dé resultado". Otro dirigente territorial del PP señalaba: "Aburrido. Me ha parecido más eficaz Rivera".

Casado acudió al plató de TVE con cuatro sparrings: su esposa, Isabel Torres, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, su jefe de campaña, Javier Maroto, y su directora de comunicación, María Pelayo. En su primera intervención, aseguró que el Gobierno de Mariano Rajoy había sentado a los independentistas “en el banquillo”. En la segunda, como repitió luego varias veces, se remontó a la herencia recibida de 2011. Su propósito era centrarse en Cataluña y la gestión económica, aunque prescindió de los ministros del ramo a la hora de elaborar sus listas electorales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información