Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Solo Unidas Podemos limpiará las cloacas del Estado”

La 'número dos' de Podemos asegura que el objetivo de su formación es gobernar

Irene Montero (Madrid, 1988) transmite serenidad al inicio de una campaña frenética. Consciente de lo que se juega su partido, la número dos de Podemos deja claro que el objetivo es gobernar y lo presenta como garantía de que se erradicarán las llamadas cloacas del Estado. En las próximas dos semanas, Montero se repartirá el protagonismo electoral con Pablo Iglesias, el secretario general, para conciliar la contienda política con la crianza de sus hijos. Y, por prescripción médica, tratará de llevar “una campaña zen” compatible con su embarazo.

Irene Montero, número dos de Podemos, en Madrid.

Pregunta. ¿Con qué intención cree que les piratean unas imágenes de su casa?

Respuesta. Es sorprendente que dispositivos de seguridad de las fuerzas de seguridad del Estado puedan ser hackeados. Y esto ha ocurrido con el líder de la tercera fuerza de este país, mediante una trama criminal que presuntamente ha operado bajo órdenes políticas con un objetivo muy claro: evitar que Podemos gobernara. Hay un silencio atronador del resto de fuerzas políticas. ¿Cómo le podemos pedir a la gente que confíe en la democracia, si están viendo que ellos votan una vez cada cuatro años y que los 364 días restantes hay una trama criminal fabricando pruebas para intentar alterar los resultados de unas elecciones? Hasta quien no nos va a votar sabe que esto solo se limpia con Unidas Podemos gobernando. Desde el Parlamento es más difícil. Hay que entrar a gobernar.

P. ¿A qué atribuye ese silencio de otras formaciones políticas?

R. Habría que preguntarles a ellos. Cuando [el comisario retirado] Villarejo seguía en activo, con prácticas destinadas a fabricar pruebas falsas, PSOE, PP y Ciudadanos se negaron sistemáticamente a que viniera a la comisión de investigación parlamentaria. La mayoría de la gente piensa que algo tienen que esconder. Una clave importante es que en las comisiones de investigación hay obligación de decir verdad para los comparecientes. Si no, hay consecuencias penales graves.

P. ¿Considerarían un éxito participar en el Gobierno, más allá de los resultados electorales?

R. Es nuestro objetivo, gobernar. Si algo dicen los datos del CIS es que el escenario es más abierto que nunca. Desde el parlamento se pueden hacer cosas, pero mucho más lentas y con más dificultad. Obviamente salimos a ganar, pero nuestro objetivo es gobernar.

P. ¿Por qué hay un 40% de indecisos?

R. Mucha gente quiere ver lo que ocurre en campaña. Por eso nosotros nos centramos mucho en qué proponemos y qué garantías les damos. No pedir un euro a los bancos es una garantía de que, cuando digo que voy a pedir que devuelvan los 60.000 millones del rescate bancario, es verdad. Obviamente nos gustaría que las encuestas dijeran otra cosa, pero confiamos en nuestros argumentos. Somos los únicos que podemos garantizar que se aplican las políticas progresistas que necesitamos. Y esto puede hacer que muchos votantes, incluso del PSOE o los jóvenes, nos presten su voto.

P. ¿Hasta qué punto la foto de Pablo Iglesias en La Moncloa, esa imagen más institucional, les ha restado atractivo?

R. Mucha gente ha percibido en estos años que Unidas Podemos quizá no sea todo lo que esperaba. Incluso nosotros, al ser nuestra primera experiencia en la política institucional y aunque teníamos intuiciones de cómo funcionaba el poder, pensamos que se podía ir más rápido. Esto ha generado una reflexión en mucha gente que puede ser en forma de decepción.

P. Las perspectivas electorales no les dan el mejor escenario. ¿Las divisiones de los últimos meses les han perjudicado?

R. Es, sin duda, el mayor error que hemos cometido. Y lo hemos cometido a lo grande. Si hay un motivo por el que nos hemos parecido a los partidos tradicionales no es en el tipo de políticas que proponemos o en la actitud que tenemos ante las instituciones. Es en las cuestiones internas. Puede haber influido en cierto distanciamiento, pero cuando llega el momento de votar, la gente ve que, a pesar de estos errores, somos la garantía de que se apliquen políticas progresistas.

P. ¿No es contradictorio usar la Constitución como eje de su programa electoral cuando su partido ha sido muy crítico con lo que llamó régimen del 78?

R. La contradicción la tiene quien se dice constitucionalista pero no cumple un solo artículo de la Constitución. Nosotros siempre hemos dicho lo mismo: la Constitución necesita una reforma seria. Hay que blindar más los derechos sociales. Mi madre y mi abuela lucharon para que mi generación tuviera un futuro mejor. Y yo ahora mismo no puedo mirar a la cara a mi madre y decirle que mis hijos no van a tener un futuro mejor. Y eso no es responsabilidad de nuestras madres y abuelas. Los que han roto el pacto son los poderosos que no se presentan a las elecciones y que mandan mucho. Nuestro programa es el que puede blindar aquellos artículos que protegen a la gente. No la guerra de banderas, sino los que protegen. Es más coherente ser crítico pero querer cumplir lo que se incumple que decir que eres constitucionalista pero luego no cumplir ninguno de estos artículos. Eso no es ser muy patriota.

P. ¿Se ve sentada en el Consejo de Ministros?

R. Para eso nos presentamos, para gobernar. No sé si yo en concreto. Me veo preparada a mí y a mis compañeros.

P. ¿Y como secretaria general de Podemos?

R. Lo que tengo claro es que el próximo liderazgo va a ser una mujer. También tengo muy claro que el secretario general que tenemos ahora es el mejor que podríamos tener.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información